LA FATAL ARROGANCIA DEL SOCIALISMO - Canal Hablamos

NUEVO

18 febrero 2015

LA FATAL ARROGANCIA DEL SOCIALISMO

F.A.  Hayek,  Premio  Nobel  de  Economía  en  1974.

La  curiosa  tarea  de  la  Economía  es  demostrar  a  los  hombres  lo  poco  que  realmente  saben  de  aquello  que  creen  que  pueden  diseñar.
F.A.  Hayek

A  la  hora  de  hablar  sobre  Economía,  una  de  las  cosas  que  debemos  tener  muy  claras  desde  el  principio  es  que  nadie  tendrá  nunca  la  verdad  absoluta. De  hecho,  la  subjetividad  es  uno  de  los  elementos  que  hacen  interesante  a  esta  disciplina.

A  menudo  escuchamos  que  la  Economía  es  una  ciencia,  y  es  cierto,  ya  que  hablamos  de  un  "conjunto  de  conocimientos  obtenidos  mediante  la  observación  y  el  razonamiento,  sistemáticamente  estructurados  y  de  los  que  se  deducen  principios  y  leyes  generales".  Sin  embargo,  no  es  una  ciencia  exacta,  como  pueden  serlo  las  Matemáticas  o  la  Física,  aunque  la  primera  se  halle  estrechamente  relacionada  con  ella  y  algunos  expertos  se  empeñen  en  ello.  Ya  nos  gustaría  que  fuese  así.  Imagínatelo:  más  que  una  España  sin  crisis,  una  Economía  capaz  de  hallar  soluciones  indiscutibles  haría  posible  un  mundo  sin  problemas  tan  graves  como  el  hambre,  el  agotamiento  de  los  recursos  naturales  o  la  desigualdad,  en  el  que  todos  seríamos  felices  y  a  nadie  le  faltaría  nada.  Bonito,  ¿verdad?  Claro,  como  todas  las  utopías.  Pero  que  una  realidad  así  sea  imposible  de  alcanzar  no  quiere  decir  que  no  nos  podamos  acercar  a  ella.

En  este  contexto  se  manifiesta  la  subjetividad,  cuando  los  economistas  debaten  sobre  qué  debemos  hacer  para  aproximarnos  a  esos  ideales.  No  es  que  cada  economista  diga  lo  que  le  interesa  o  lo  que  más  le  conviene  para  agradar  a  ciertas  personas  con  influencia  y  contar  con  su  apoyo  (el  que  haga  eso  no  es  buen  economista),  sino  que  existen  distintas  maneras  de  ver  las  cosas,  o  mejor  dicho,  de  interpretar  los  signos  que  todos  podemos  observar.

Esta  problemática  es  la  que  ha  dado  lugar  a  las  distintas  corrientes  de  pensamiento  económico  que  han  ido  enriqueciendo  poco  a  poco  este  ámbito  del  saber  tan  necesitado  de  distintos  puntos  de  vista.  De  todas  ellas,  se  suele  hablar  más  de  dos:  el  socialismo  y  el  liberalismo.  Pues  bien,  esta  vez  me  gustaría  hablar  de  alguien  que  defendió  a  ultranza  el  segundo  de  estos  dos  modos  de  pensar  (ya  tendremos  ocasión  de  conocer  a  alguien  que  hiciese  lo  propio  con  el  primero).

Economista  y  filósofo  nacido  en  Viena,  el  nombre  de  Friedrich  August  von  Hayek  (1899-1992)  pasó  a  la  historia  vinculado  con  el  de  la  Escuela  Austriaca  de  Economía. Surgida  entre  finales  del  siglo  XIX  y  principios  del  XX  en  el  país  natal  de  nuestro  protagonista,  entre  otras  contribuciones  esta  escuela  dio  lugar  a  un  riguroso  análisis  de  la  acción  individual  de  la  mano  de  estudiosos  como  Carl  Menger,  Ludwig  von  Mises  o  el  mismo  Hayek.

Docente  en  instituciones  como  la  London  School  of  Economics  o  la  Universidad  de  Chicago,  recibió  el  Premio  Nobel  de  Economía  en  1974,  en  reconocimiento  a  sus  importantes  contribuciones  en  campos  como  la  teoría  monetaria,  ciclos  económicos  o  interdependencia  entre  fenómenos  económicos,  sociales  e  institucionales.  Asuntos  como  este  último  son   los  que  aborda  en  La  fatal  arrogancia  (1988),  su  última  obra.

Con  este  libro,  Hayek  culmina  una  intensa  vida  intelectual  dedicada  en  gran  medida  a  demostrar  los  errores  del  socialismo.  "¿Socialismo?  ¿Errores?  ¿Pero  qué  tiene  de  equivocado  buscar  una  sociedad  más  igualitaria  y  justa?",  habrás  empezado  a  preguntarte  si  he  conseguido  que  te  pique  la  curiosidad.  No,  no  se  refiere  Hayek  al  socialismo  tal  como  podemos  entenderlo  tú,  yo  y  la  mayoría  de  la  población  actualmente  (socialdemocracia  europea),  sino  a  su  vertiente  más  radical,  la  que  abarca  desde  el  socialismo  venezolano  al  comunismo  soviético,  que  fue  la  que  él  conoció  y  se  esforzó  por  combatir.

Así,  para  demostrar  cuán  equivocado  está  el  socialismo,  Hayek  basa  su  argumentación  en  el  rechazo  de  lo  que  él  llama  "racionalismo  constructivista",  es  decir,  esa  confianza  en  la  razón  humana  que  empiezan  teniendo  pensadores  como  Descartes  allá  por  el  siglo  XVII  para  extenderse  posteriormente  por  todo  el  mundo  intelectual.  Es  esta  sobrevaloración  de  las  capacidades  de  la  mente  humana,  que  se  manifiesta  también  en  otras  corrientes  como  el  empirismo,  el  positivismo  o  el  utilitarismo,  la  que  niega  Hayek.  Tal  como  explica  él,  el  desarrollo  de  la  civilización  se  produce  gracias  a  la  evolución  de  nuestra  moral  (las  reglas  que  utilizamos  para  determinar  lo  que  está  bien  y  lo  que  está  mal)  e  instituciones  (pautas  repetitivas  de  comportamiento).  Sin  embargo,  esta  transformación  no  es  fruto  de  la  acción  deliberada  del  ser  humano,  sino  de  un  proceso  similar  a  la  selección  natural  de  Darwin.  Dicho  de  otro  modo,  Hayek  cree  que  el  ser  humano  no  es  o  no  puede  ser,  más  bien,  el  encargado  de  fijar  las  normas  que  rigen  la  sociedad  en  la  que  vivimos,  sino  que  debemos  dejar  que  el  tiempo  haga  su  trabajo  y  estas  acaben  imponiéndose  por  sí  solas.

Suena  un  poco  raro,  ¿verdad?  Sí,  reconozco  que  este  tipo  de  pensamientos  pueden  parecerte  un  poco  extraños,  pero  no  tanto  si  tenemos  en  cuenta  que  hablamos  de  un  economista  liberal,  es  decir,  de  un  firme  creyente  en  que  solo  una  economía  que  se  regula  automáticamente  mientras  cada  individuo  defiende  sus  propios  intereses  y  en  la  que  el  Estado  apenas  interviene  puede  conseguir  el  mejor  resultado  posible.

"Pero,  ¿qué  tiene  que  ver  el  socialismo  con  todo  esto?"  Para  Hayek,  el  socialismo  se  equivoca  desde  el  mismo  momento  en  que  se  convierte  en  el  heredero  de  esa  tradición  racionalista  de  la  que  he  hablado  antes,  es  decir,  al  pretender  cambiar  radicalmente  la  sociedad  en  la  que  vivimos  por  otra  más  comprensible  y  acorde  con  los  valores  naturales  del  hombre  (altruismo,  solidaridad,  cooperación)  y  así  más  justa  e  igualitaria.  El  economista  austriaco  pensaba  que  alcanzar  esta  meta  es  imposible.  No,  no  es  que  Hayek  no  quisiera  vivir  en  un  mundo  mejor,  sino  que  no  estaba  de  acuerdo  con  la  propuesta  socialista  para  lograrlo.

Hayek  creía  que  cuanto  más  libre  sea  el  ser  humano,  mejores  resultados  podemos  conseguir  al  relacionarnos  los  unos  con  los  otros  y  que  por  eso  el  Estado  no  debe  entrometerse  demasiado  en  lo  que  hacemos  o  dejamos  de  hacer  cada  uno  de  nosotros  para  ganarnos  la  vida.  Por  eso  el  socialismo  se  equivoca,  porque  plantea  todo  lo  contrario,  cometiendo  la  fatal  arrogancia  que  da  nombre  a  esta  obra.  Aparte  de  la  coacción  que  termina  ejerciendo  necesariamente  sobre  todos  los  individuos  para  alcanzar  sus  objetivos,  el  principal  error  del  socialismo  se  halla  en  otorgar  al  Estado  el  papel  protagonista  en  la  distribución  de  los  bienes  y  la  riqueza  y  así  en  la  organización  de  la  economía  y  la  sociedad.  No  se  pueden  conseguir  resultados  eficientes  de  este  modo,  pues  la  razón,  o  la  mente  humana,  si  queremos,  y  siguiendo  el  rechazo  hacia  el  racionalismo,  es  incapaz  de  captar  y  reunir  información  suficiente  para  que  el  mercado  funcione  correctamente.  Por  eso,  concluye  el  austriaco,  solo  seremos  capaces  de  satisfacer  nuestras  necesidades,  progresar  y  vivir  en  un  mundo  cada  vez  más  rico  y  mejor  si  las  instituciones  derivadas  de  ese  proceso  de  selección  natural  que  mencioné  antes  (libertad  de  empresa,  propiedad  privada...)  son  respetadas.

Pero,  si  bien  el  socialismo  ha  cometido  graves  errores  dando  lugar  a  terribles  dictaduras  carentes  de  libertades  e  incapaces  de  solucionar  problemas  como  el  hambre  o  la  escasez,  también  es  cierto  que  ha  tenido  un  papel  fundamental  en  la  lucha  por  los  derechos,  la  consecución  de  un  mayor  bienestar  y  la  mejora  de  la  vida  de  las  clases  trabajadoras  en  Occidente.  Y  lo  repito:  Hayek  criticó  la  vertiente  más  radical  del  socialismo,  tan  peligrosa  como  cualquier  otro  tipo  de  ideología  extremista,  y  al  fin  y  al  cabo  su  punto  de  vista  es  uno  más  entre  la  multitud  de  opiniones  que  podemos  encontrar  en  el  mundo  intelectual.

Para  terminar  con  una  sonrisa  quiero  enseñarte  algo  bastante  curioso.  Lo  encontré  hace  un  par  de  años,  cuando  oí  hablar  de  Hayek  por  primera  vez.  Es  un  vídeo  que  representa  de  una  manera  muy  original  sus  famosas  discrepancias  con  el  británico  John  Maynard  Keynes,  del  que  también  debería  contarte  algunas  cosas.  Pero  eso  ya  lo  dejamos  para  otro  día...

Autor: Manuel  V.  Montesinos



No hay comentarios:

Publicar un comentario

-->