MAQUILLAJE - Canal Hablamos

NUEVO

30 mayo 2015

MAQUILLAJE

Mariano  Rajoy  en  un  acto  electoral.
Autor: Manuel  V.  Montesinos

Los  resultados  de  las  elecciones  municipales  y  autonómicas  han  dado  pie  a  multitud  de  análisis  sobre  diversos  temas.  Muchos  de  ellos  han  llamado  la  atención  sobre  cómo  estamos  recogiendo  ya  los  primeros  frutos  de  ese  deseo  de  regeneración  democrática  que  canalizó  el  Movimiento  15M  y  que  ahora  se  plasma  en  el  ascenso  de  nuevos  partidos.  Desde  luego,  ninguna  duda  queda  de  que  el  bipartidismo  “PPSOE”,  como  lo  llaman  sus detractores,  está  a  punto  de  desvanecerse.  Si  saliésemos  a  la  calle  a  preguntar  motivos  para  votar  a  otras  formaciones,  la  mayoría  de  respuestas  apuntarían  en  el  mismo  sentido: ineficacia,  corrupción,  decepción…  Sin  explicitarlo,  todos  estarían  refiriéndose  a  lo  mismo: mala  imagen.
  
El  mal  hacer  de  los  partidos  tradicionales  a  la  hora  de  relacionarse  con  el  electorado  es  el  mayor  de  todos  los  problemas  que  amenazan  con  arrebatarles  el  poder.  Por  supuesto,  asuntos  como  el  de  la  corrupción  son  mucho  más  preocupantes  que  la  torpeza  de  Rajoy  en  la  sala  de  prensa,  pero  no  influye  tanto  en  el  votante  a  la  hora  de  decantarse  por  un  candidato  como  este  otro  factor,  por  sorprendente  y  vergonzante  que  nos  parezca.
  
No  es  que  ser  un  showman  se  haya  convertido  en  requisito  indispensable  para  ir  en  unas  listas,  ni  que  cada  una  de  las  frases  de  un  discurso  deba  arrancar  las  carcajadas  de  los  asistentes  a  un  meeting,  pero  sí  que  se  echa  en  falta  un  mayor  acierto  por  parte  de  nuestros  gobernantes  al  comunicarse.  Los  españoles  ya  no  demandamos  dirigentes  con  los  que  compartamos  un  mismo  ideario,  sino  personas  que  transmitan  sus  ideas  con  eficacia  y  con  las  que  seamos  capaces  de  identificarnos.

Precisamente  son  los  partidos  que  mejor  lo  han  entendido  (Podemos,  Ciudadanos)  los  que  se  van  abriendo  paso  y  adquieren  cada  vez  más  protagonismo  en  este  escenario  de  cambios.  Cierto  es  que  al  Partido  Popular  no  le  bastará  con  un  lavado  de  cara  para  evitar  la  derrota  en  las  elecciones  generales  de  diciembre,  pero  sin  maquillaje  la  cita  con  las  urnas  puede  terminar  en  catástrofe.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

-->