CLAQUETA Y ACCIÓN: BATMAN - Canal Hablamos

NUEVO

16 junio 2015

CLAQUETA Y ACCIÓN: BATMAN

Póster de Batman (1989).
Autor: Manuel  V.  Montesinos

De  todas  las  artes,  seguramente  el  cine  es,  junto  con  la  música,  el  que  atrae  más  espectadores  y,  por  lo  tanto,  el  que  más  dinero  mueve.  No  conozco  a  nadie  a  quien  no  le  guste  el  cine.  Todos  tenemos  una  película  favorita,  un  actor  o  actriz  al  que  deseamos  parecernos,  un  director  al  que  admiramos.  En  Hablamos?  no  podíamos  ser  menos.  Detrás  de  la  preocupación  que  manifestamos  por  los  asuntos  políticos  y  económicos  que  más  nos  afectan  se  encuentran  unos  verdaderos  cinéfilos.  La  cultura,  en  concreto  el  cine,  también  forma  parte  de  la  actualidad,  así  que,  ¿por  qué  no  reservarle  un  espacio?  Así  nace  Claqueta  y  acción,  una  sección  cuyo  propósito  no  es  tanto  realizar  una  crítica  rigurosa  (eso  se  lo  dejamos  a  los  profesionales)  como  comentarios  acerca  de  distintos  títulos  de  ahora  y  de  siempre.

Así  las  cosas,  he  considerado  oportuno  dedicar  este  estreno  a  la  serie  Batman  por  dos  razones:  primero,  porque  el  cine  de  superhéroes  ha  marcado  mi  infancia  y  adolescencia  frente  a  la  gran  pantalla  y,  segundo,  porque  la  saga  dedicada  a  las  aventuras  del  Hombre  Murciélago  lo  merece.

Retrocedamos  en  el  tiempo  hasta  1989.  Cuando  a  ambos  lados  del  Telón  de  Acero  se  celebraba  con  entusiasmo  la  caída  del  Muro  de  Berlín,  los  espectadores  disfrutaban  en  las  salas  de  la  primera  entrega  de  la  serie  distribuida  por  Warner  Bros.  Tim  Burton  añadió  con  su  Batman  un  éxito  más  a  una  obra  inconfundible  en  la  que  destacan  títulos  como  Pesadilla  antes  de  Navidad  o  Eduardo  Manostijeras.  En  una  ciudad  de  Gotham  tenebrosa  donde  se  mezcla  la  arquitectura  gótica  con  la  soviética  y  los  personajes  siguen  la  estética  propia  de  los  años  30,  el  héroe  encarnado  por  Michael  Keaton  explora  unas  calles  plagadas  de  criminales  en  busca  del  asesino  de  sus  padres.  Para  los  habitantes  de  Gotham  Batman  es  solo  un  mito  del  que  de  vez  en  cuando  se  habla  en  los  periódicos.  Sin  máscara,  Bruce  Wayne  es  un  multimillonario  al  que  no  le  gusta  llamar  la  atención.  Traumatizado  por  su  pasado,  se  oculta  en  la  paz  de  su  mansión  donde  su  mayordomo  Alfred  (Michael  Gough)  es  su  única  compañía.  Sin  embargo,  el  destino  le  enfrentará  a  Joker,  un  temible  gánster  que  sembrará  el  pánico  en  Gotham.

Joker (Jack Nicholson) en Batman.
La  inolvidable  actuación  de  Jack  Nicholson  junto  con  el  acierto  de  la  trama  y  el  gran  trabajo  de  Danny  Elfman  con  la  banda  sonora  convirtieron  al  filme  de  Burton  en  un  éxito  de  taquilla  ante  el  que  se  respondió  con  tres  secuelas.  

Cartel promocional de Batman vuelve (1992).
Al  mantener  a  Tim  Burton  como  director  y  a  Michael  Keaton  como  protagonista,  con  Batman  vuelve  (1992)  se  aprecia  una  continuidad  con  la  primera  entrega.  No  obstante,  se  trata  de  una  historia  más  oscura  en  la  que  los  villanos  son  en  realidad  seres  maltratados  por  la  vida  que  buscan  venganza.  Es  lo  que  transmiten  Catwoman  (Michelle  Pfeiffer)  y  el  Pingüino  (Danny  DeVito),  si  bien  la  búsqueda  de  comicidad  que  se  aprecia  en  algunos  de  sus  diálogos  chirría  un  poco.

El  Enigma  (Jim  Carrey)  y  Dos  Caras  (Tommy  Lee Jones),  villanos  en  Batman  Forever.
Con  el  cambio  en  la  dirección  (Tim  Burton  deja  su  lugar  a  Joel  Schumacher  para  pasar  a  la  producción)  la  saga  inicia  un  fuerte  declive.  Menos  pronunciado  en  Batman  Forever  (1995)  que  en  Batman  y  Robin  (1997),  la  calidad  de  ambos  capítulos  deja  mucho  que  desear.  Se  rompe  también  el  hilo  de  las  dos  primeras  entregas  al  sustituir  a  Michael  Keaton  por  Val  Kilmer  primero  y  por  George  Clooney  después  para  interpretar  al  héroe.  Por  desgracia,  ninguno  de  los  dos  está  a  la  altura  y  el  personaje  de  Bruce  Wayne  pierde  atractivo.  También  aparecen  nuevos  personajes,  como  Robin  (Chris  O'Donnell)  o  Batwoman  (Alicia  Silverstone),  insuficientes  para  dotar  de  interés  a  dos  películas  en  las  solo  podemos  encontrar  escenas  de  acción  y  nada  más.  Por  otro  lado,  mientras  que  se  acierta  con  Jim  Carrey  y  Tommy  Lee Jones  a  la  hora  de  dar  vida  a  Enigma  y  Dos  Caras,  respectivamente,  en  Batman  Forever,  se  comete  un  gran  error  con  Uma  Thurman  y  Arnold  Schwarzenegger  como  Hiedra  Venenosa  y  Sr.  Frío  en  Batman  y  Robin.

Cartel  promocional  de  Batman  y  Robin  (1997).
Después  del  fiasco  que  supuso  especialmente  Batman  y  Robin,  solo  un  genio  podía  devolver  la  dignidad  al  Caballero  Oscuro.  Por  fortuna,  ese  genio  apareció  y  se  llamaba  Christopher  Nolan.

Christian  Bale,  protagonista  de  la  trilogía  El  Caballero  Oscuro (2005-2012).
Junto  con  su  hermano  Jonathan  Nolan,  el  director  inglés,  autor  de  filmes  tan  aplaudidos  como  Origen  o  Memento,  crea  una  verdadera  obra  de  arte.  A  diferencia  de  las  otras  cuatro  películas,  el  Batman  de  la  trilogía  El  Caballero  Oscuro  (Batman  Begins,  El  Caballero  Oscuro  y  El  Caballero  Oscuro: La  leyenda  renace)  tiene  un  por  qué.  Tal  como  explica  el  Bruce  Wayne  de  Christian  Bale,  Batman  solo  pretende  ser  un  símbolo,  una  manera  de  combatir  el  crimen  mediante  el  miedo  infundido  por  una  máscara  bajo  la  que  podría  estar  cualquiera.  Es  este  Batman,  mucho  más  serio  y  verosímil  que  el  de  los  años  90,  el  que  nos  va  planteando  a  lo  largo  de  la  trilogía  debates  en  torno  a  temas  como  la  justicia,  la  venganza,  el  amor,  el  miedo,  el  mal  o  la  muerte.  Todo  ello  amenizado  con  la  cautivadora  música  de  Hans  Zimmer.


El  reparto  es  otro  de  los  puntos  fuertes.  Al  de  Christian  Bale  se  suman  nombres  como  el  de  Michael  Caine,  Morgan  Freeman,  Gary  Oldman,  Liam  Neeson  o  Marion  Cotillard  (casi  nada),  además  de  Heath  Ledger,  cuya  inigualable  interpretación  del  Joker  le  llevó  a  ganar  el  Oscar  a  Mejor  Actor  de  Reparto  un  año  después  de  haber  fallecido.

En  conclusión,  la  saga  Batman  tiene  tantas  luces  y  sombras  como  las  de  su  protagonista,  títulos  admirables  y  otros  realmente  desdeñables.  Lo  único  asegurado  en  todas  y  cada  una  de  sus  siete  entregas  es  el  entretenimiento,  ingrediente  que  hace  recomendable  la  serie.  Para  despedirme  con  un  detalle  simpático  termino  con  el  homenaje  que  The  Piano  Guys  ha  hecho  a  la  música  del  Hombre  Murciélago:


No hay comentarios:

Publicar un comentario

-->