CLAQUETA Y ACCIÓN: VIVIR ES FÁCIL CON LOS OJOS CERRADOS - Canal Hablamos

NUEVO

23 junio 2015

CLAQUETA Y ACCIÓN: VIVIR ES FÁCIL CON LOS OJOS CERRADOS

Cartel promocional de Vivir es fácil con los ojos cerrados.
Autor: Manuel  V.  Montesinos

El  lector  estará  de  acuerdo  conmigo  en  que  algunas  de  las  mejores  experiencias  de  la  vida  se  producen  durante  los  viajes.  Sin  importar  lo  lejano  ni  lo  exótico  del  destino,  los  viajes  pueden  llegar  a  convertirte  en  una  persona  diferente  o,  como  mínimo,  a  completarte.  Con  uno  aprendes  que  la  belleza  no  solo  se  halla  en  los  paisajes  de  tus  tierras,  que  hay  más  problemas  en  el  mundo  que  los  de  tu  día  a  día  y  que  ni  siquiera  son  los  más  importantes;  que  tu  manera  de  pensar,  de  ver  las  cosas,  no  es  la  única  que  vale.  Curiosamente,  la  procedencia  de  los  viajeros  es  lo  de  menos.  De  ello  te  percatas  alcanzado  el  destino,  después  de  que  el  camino  haya  forjado  estrechos  lazos  de  amistad  o  incluso  de  amor.  

En  definitiva,  un  viaje  puede  cambiarte  la  vida,  y  eso  es  precisamente  lo  que  les  ocurre  a  los  protagonistas  de  Vivir  es  fácil  con  los  ojos  cerrados  (2013).  Escrita  y  dirigida  por  David  Trueba,  esta  película  constituye  uno  de  los  mayores  éxitos  de  nuestro  cine  de  los  últimos  años.  Así  lo  reconoció  la  Academia  de  Cine  Español  en  la  noche  de  los  Goya  2014,  premiando  con  seis  galardones  (entre  ellos  Mejor  película  y  Mejor  director)  el  extraordinario  trabajo  del  cineasta  madrileño.

El  filme  es  un  acierto  en  todos  los  sentidos,  empezando  por  un  argumento  basado  en  una  historia  real,  la  de  Juan  Carrión,  un  profesor  de  inglés  que  en  1966  marchó  desde  Cartagena  hacia  Almería  para  intentar  conocer  a  John  Lennon.  Este  mismo  es  el  objetivo  de  Antonio  (Javier  Cámara),  conocer  a  su  ídolo  y  de  paso  completar  las  letras  de  las  canciones  de  los  Beatles  que  utiliza  en  sus  clases. 

Javier  Cámara  en  Vivir  es  fácil  con  los  ojos  cerrados.
Poco  importa  la  complejidad  de  su  empresa  a  este  profesor  bonachón  y  convencido  de  que  siempre  es  posible  alcanzar  un  sueño  si  lo  persigues.  Tal  determinación  es  la  que  consigue  transmitir  a  sus  compañeros  de  viaje,  Belén  (Natalia  de  Molina)  y  Juanjo  (Francesc  Colomer).  La  primera  es  una  joven  malagueña  que  busca  reiniciar  su  vida,  huyendo  de  la  ignominia  a  la  que  una  chica  soltera  y  embarazada  como  ella  podía  ser  sometida  en  la  época.  El  segundo  también  huye,  aunque  su  rebeldía  nace  de  otra  fuente.  Con  dieciséis  años  Juanjo  se  ha  ido  de  casa  después  de  haber  discutido  con  un  padre  conservador  y  autoritario  (Jorge  Sanz)  a  raíz  del  corte  de  pelo  del  chico.

Natalia  de  Molina  y  Francesc  Colomer  en  Vivir  es  fácil  con  los  ojos  cerrados.
Al  retrato  de  estos  atractivos  personajes  se  suma  una  entrañable  recreación  de  la  década  de  los  60,  la  evocación  de  una  España  que,  como  sus  protagonistas,  deseaba  entrar  en  contacto  con  la  modernidad  venida  del  exterior  y  romper  con  el  pasado,  al  tiempo  que  soñaba  con  la  libertad  de  decidir  por  sí  misma.  

Todos  estos  ingredientes  son  los  que  hacen  de  Vivir  es  fácil  con  los  ojos  cerrados  una  sobresaliente  película  imprescindible  para  nostálgicos  y  recomendable  si  lo  que  buscas  es  a  ti  mismo.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

-->