ECONOMÍA MUNDIAL. CAPÍTULO 15: DESIGUALDAD ENTRE NACIONES - Canal Hablamos

NUEVO

24 junio 2015

ECONOMÍA MUNDIAL. CAPÍTULO 15: DESIGUALDAD ENTRE NACIONES

Fuente: www.joserodriguez.info
Autor: Manuel  V.  Montesinos

Para  profundizar  más  en  una  de  las  consecuencias  derivadas  de  la  distinción  entre  centros  y  periferia,  la  desigualdad,  podemos  decir  que  a  partir  de  la  Revolución  Industrial  la  desigualdad  entre  países,  medida  en  términos  de  renta  per  cápita,  se  dispara  hasta  nuestros  días,  encontrando  una  cierta  estabilidad  durante  los  años  cincuenta.  Hasta  ese  momento  había  muy  poca  desigualdad,  ya  que  la  mayor  parte  de  la  población  se  mantenía  en  niveles  de  subsistencia.

Ahora  bien,  el  estudio  de  la  desigualdad  entre  países  presenta  una  serie  de  dificultades,  siendo  las  más  importantes  la  variación  en  el  número  de  naciones,  aparición  y  desaparición  de  países  y,  por  otro  lado,  la  existencia  de  distintas  monedas  e  inflación.  Para  solucionar  este  último  problema  se  utiliza  una  moneda  imaginaria  con  la  misma  capacidad  de  compra   en  todos  los  países,  los  dólares  PPA  (Paridad  de  Poder  Adquisitivo),  un  sistema  internacional  de  precios  basado  en  la  estimación  del  nivel  de  precios  de  cada  país  y  su  valoración  en  relación  con  el  de  Estados  Unidos.  Gracias  a  él  es  posible  comparar  países  y  momentos  del  tiempo  distintos.

Pero  dirigiendo  de  nuevo  nuestra  atención  al  problema  que  nos  ocupa,  aquí  recogemos  algunos  datos  que  ilustran  el  aumento  de  las  desigualdades:
  • A  principios  del  siglo  XIX,  la  diferencia  entre  el  PIB  per  cápita  inglés  u  holandés  y  el  chino  era de  3  a  1.  Hoy,  la  ratio  entre  los  países  más  ricos  y  los  más  pobres  es de  100  a  1.
  • Si  adjudicamos  a  cada  país  el  mismo  peso,  vemos  que  las  diferencias  entre  unos  y  otros  han  ido  aumentando.  Mientras  Occidente  ha  disfrutado  de  respetables  tasas  de  crecimiento,  Latinoamérica  se  ha  estancado,  Europa  Oriental  se  ha  hundido  y  África  ha  pasado  por  un  período  calamitoso.
  • Si  observamos  las  diferencias  de  renta  ponderadas  por  el  peso  de  cada  país,  el  aumento  de  las  desigualdades  ha  sido  más  leve  debido  al  rápido  crecimiento  experimentado  por  China  e  India  durante  las  últimas  décadas.

De  esta  manera,  notamos  que  actualmente  el  mundo  es  un  lugar  mucho  más  desigual  de  lo  que  era  en  los  siglos  XIX  y  XX.  La  mayor  parte  de  las  desigualdades  entre  individuos  se  explican  según  la  nacionalidad  de  éstos.

Por  otro  lado,  destaca  el  crecimiento  de  China  e  India,  mayor  que  ningún  otro  país  en  las  últimas  décadas.  No  obstante,  las  diferencias  absolutas  de  renta  per  cápita  entre  estos  dos  países  y  los  occidentales  continúa  siendo  muy  grande  y  ha  ido  aumentando.  Lo  mismo  ocurre  con  la  productividad  y  el  bienestar.

En  esta  situación,  la  divergencia  de  rentas  entre  países  pone  a  prueba  las  teorías  económicas  tradicionales  sobre  el  crecimiento.  Según  estas,  los  países  pobres  tendrían  que  crecer  más  rápido  que  los  ricos  gracias  a  la  globalización,  pues  podrían  atraer  fácilmente  capitales  (nuevas  oportunidades  de  inversión  muy  rentables),  acceder  a  muy  bajo  coste  a  la  tecnología,  especializarse  en  la  producción  de  aquello  para  lo  que  tienen  ventaja  comparativa  y  copiar  instituciones  y  políticas  del  mundo  desarrollado.  

Pero  no  es  eso  lo  que  está  ocurriendo.  Para  empezar,  durante  los  últimos  años  los  principales  flujos  de  capital  se  han  dirigido  hacia  los  países  ricos  e  incluso  se  han  dado  flujos  en  dirección  países  pobres-países  ricos  (paradoja  de  Lucas).  En  segundo  lugar,  los  países  pobres  deben  pagar  altas  sumas  de  dinero  en  forma  de  derechos  de  propiedad  intelectual  para  acceder  a  la  tecnología.
  
Por  estas  razones,  se  están  produciendo  cambios  en  la  teoría  del  desarrollo.  Uno  de  los  más  significativos  consiste  en  considerar  la  tecnología  (instituciones  dedicadas  a  la  investigación  y  el  desarrollo)  como  una  variable  endógena,  no  exógena,  del  sistema  económico.

También  debemos  incidir,  a  la  hora  de  estudiar  las  diferencias  de  renta  en  el  mundo,  en  la  necesidad  de  dividir  la  población  de  los  países  en  distintos  grupos,  cada  uno  con  su  nivel  de  renta  y,  a  partir  de  ahí,  ver  cómo  esta  se  distribuye.  Un  estudio  como  este  nos  permitirá  darnos  cuenta  de  que,  por  ejemplo:
  • Estados  Unidos  es  un  país  muy  rico,  ya  que  su  población  disfruta  de  los  niveles  de  renta  per  cápita  más  altos  del  mundo.
  • Países  como  Brasil  e  India  presentan  un  elevado  nivel  de  desigualdad.
  • Existen  países  en  los  que  las  clases  altas  tienen  la  misma  o  menos  renta  per  cápita  que  los  ciudadanos  más  pobres  de  países  más  ricos.
  • La  mayoría  de  naciones  africanas  son  muy  pobres  y  muy  desiguales.

Estudios  de  esta  índole  son  muy  útiles  para  tomar  decisiones  en  asuntos  como  las  ayudas  al  desarrollo,  donde  hay  que  tener  cuidado  de  que  no  se  produzcan  transferencias  regresivas  (los  ciudadanos  de  un  país  contribuyen  a  la  dotación  de  unos  fondos  que  acaban  en  manos  de  ciudadanos  más  ricos  que  ellos  en  otros  países).

CONTINUARÁ...

BIBLIOGRAFÍA
  • MILANOVIC, B. (2012): Los que tienen y los que no tienen, Alianza Editorial, Madrid.
  • Clases  de  Economía  Mundial  del  Prof.  Dr.  Juan  Manuel  Ramírez  Cendrero  (Universidad  Complutense  de  Madrid).

No hay comentarios:

Publicar un comentario

-->