ECONOMÍA MUNDIAL. CAPÍTULO 17: LA INVERSIÓN EXTRANJERA DIRECTA - Canal Hablamos

NUEVO

27 junio 2015

ECONOMÍA MUNDIAL. CAPÍTULO 17: LA INVERSIÓN EXTRANJERA DIRECTA

Fuente: www.unipymes.com
Autor: Manuel  V.  Montesinos

A  la  hora  de  medir  el  peso  de  una  economía  en  el  mundo,  se  suelen  utilizar  indicadores  como  el  porcentaje  sobre  el  PIB  mundial  que  ésta  supone  o  sus  cifras  de  exportaciones.  Pero  también  se  puede  emplear  el  número  de  empresas  transnacionales  procedentes  de  ese  país,  las  cifras  de  inversión  extranjera  directa  u  otras  medidas  de  su  posición  dentro  de  la  división  internacional  del  trabajo.

Pues  bien,  vamos  a  centrarnos  en  los  últimos  conceptos,  en  las  empresas  transnacionales   y  en  la  IED  (inversión  extranjera  directa).  Las  corporaciones  multinacionales  son  las  que  llevan  a  cabo  procesos  de  internacionalización  productiva,  comercial  y  financiera.  Para  actuar  a  escala  mundial  recurren  a  la  IED,  inversiones  con  carácter  permanente  en  países  distintos  al  de  origen  a  partir  de  las  cuales  realizan  actividades  económicas.
  
La  IED  tiene  un  carácter  productivo,  no  como  la  IEC  (inversión  en  cartera),  con  carácter  financiero.  Las  funciones  de  ambos  tipos  de  inversión  son:

IED
IEC
Fusiones  y  adquisiciones.
Compraventa  de  activos  financieros  (bonos,  acciones,  derivados…).
Ampliación  de  la  capacidad  productiva.
Realización  de  inversiones.
Préstamos  a  largo  plazo  entre  empresas  del  grupo.
Reinversión  de  beneficios.

Para  distinguir  mejor  entre  ambas,  el  FMI  establece  como  criterio  de  diferenciación  en  la  adquisición  de  acciones  el  10%:  si  compramos  más  del  10%  de  las  acciones  de  una  empresa  estamos  realizando  una  IED.  Menos  del  10%  es  IEC.

Nótese  también  que  lo  que  marca  la  diferencia  entre  lo  que  es  y  no  es  IED  es  el  domicilio  fiscal  del  que  la  realiza.  Si  el  inversor  está  domiciliado  fuera  del  país  que  recibe  la  inversión  es  IED.  Si  no  es  así,  no  es  IED  (un  inversor  extranjero  domiciliado  en  España  no  realiza  IED).  

Por  otro  lado,  al  estudiar  la  IED  hay  que  distinguir  entre  las  entradas  (inflows,  inversión  recibida)  y  las  salidas  (outflows,  inversión  emitida).  Asimismo,  es  posible  hablar  de  flujos  y  stocks  de  inversión.  Al  observar  datos  con  estas  magnitudes  podemos  ver  cómo  las  economías  periféricas  invierten  cada  vez  más  en  las  centrales,  aunque  tradicionalmente  han  sido  estas  las  que  más  han  invertido,  y  así  sigue  siendo,  mientras  que  las  periféricas  son  las  que  más  inversiones  han  recibido  y  siguen  recibiendo.
  
Profundizando  un  poco  más  en  los  datos  sobre  IED  y  ETN  recogidos  en  las  balanzas  de  pagos  del  FMI  y  las  estadísticas  de  la  UNCTAD,  podemos  observar  varios  fenómenos:

  • Durante  los  últimos  años  ha  crecido  la  importancia  de  las  empresas  transnacionales  en  la  economía  mundial.  El  número  de  fusiones  y  adquisiciones,  ventas  de  filiales,  PIB  procedente  de  filiales  o  exportaciones  de  filiales  han  aumentado  de  forma  considerable  durante  las  últimas  tres  décadas.
  • El  stock  de  capital  extranjero  se  concentra  en  los  países  desarrollados.  Estos  son  los  principales  emisores  de  capital  extranjero,  aunque  la  inversión  en  el  extranjero  de  los  países  en  desarrollo  se  está  incrementando  con  la  aparición  de  grupos  transnacionales  originados  en  estos  (caso  del  sudeste  asiático).  Mientras  tanto,  la  inversión  de  los  desarrollados  está  descendiendo.
  • También  los  países  desarrollados  son  los  principales  receptores  de  IED,  aunque  los  países  en  desarrollo  acumulan  cifras  cada  vez  mayores  de  nuevo  (China,  sudeste  asiático,  América  Latina,  Caribe).
  • Tres  son  los  fenómenos  que  participan  en  la  reorientación  de  los  flujos  de  la  IED: la  transformación  de  los  antiguos  países  comunistas  en  economías  de  mercado  (presentan  ventajas  para  las  ETN),  los  procesos  de  integración  regionales  (Unión  Europea),  la  mayor  apertura  de  grandes  mercados  emergentes  (importantes  focos  de  atracción  de  multinacionales.  También  crean  sus  propias  transnacionales)  y  los  tratamientos  fiscales  favorables  al  capital  extranjero  que  tienen  algunos  países  (paraísos  fiscales).
  • En  cuanto  a  su  organización  sectorial,  durante  las  últimas  dos  décadas  ha  crecido  la  IED  destinada  al  sector  servicios,  principal  foco  de  inversión,  mientras  que  en  segunda  posición  se  sitúa  el  sector  manufacturero,  cuyas  cifras  han  caído.  El  tercero  es  el  sector  energético,  cuyas  cifras  mundiales  también  han  crecido.
  • La  IED  en  países  desarrollados  se  concentra  en  sectores  de  alta  tecnología  y  reputación  en  el  mercado  (finanzas,  energía,  maquinaria,  automóvil,  servicios  a  empresas,  telecomunicaciones…),  tratando  de  aprovechar  las  ventajas  que  suponen  mercados  amplios  y  concentrados.  Por  el  contrario,  en  los  países  en  desarrollo  la  IED  se  destina  a  la  explotación  de  recursos  naturales  y  sectores  más  intensivos  en  mano  de  obra  (minería,  textil,  transporte…),  buscando  costes  laborales  bajos  y  legislaciones  medioambientales  más  permisivas.

CONTINUARÁ...

BIBLIOGRAFÍA
  • TURRIÓN,  J.;  VELÁZQUEZ,  F.J.  (2013): La  inversión  extranjera  directa  y  las  empresas  multinacionales,  en  ALONSO,  J.A.  (Dir.): Lecciones  sobre  economía  mundial,  Thomson-Reuters / Civitas, Cizur  Menor.
  • UNCTAD  (2014): Informe  sobre  las  inversiones  en  el  mundo.  Panorama  General,  Ginebra.
  • Clases  de  Economía  Mundial  del  Prof.  Dr.  Juan  Manuel  Ramírez  Cendrero  (Universidad  Complutense  de  Madrid).

No hay comentarios:

Publicar un comentario

-->