ECONOMÍA MUNDIAL. CAPÍTULO 20: FINANZAS INTERNACIONALES - Canal Hablamos

NUEVO

30 junio 2015

ECONOMÍA MUNDIAL. CAPÍTULO 20: FINANZAS INTERNACIONALES

Bolsa  de  Nueva  York.
¿Qué  son  las  finanzas?  ¿Cuál  es  el  papel  de  las  finanzas?  Preguntas  como  estas  son  cruciales  para  el  análisis  de  las  operaciones  financieras  internacionales  que  nos  disponemos  a  llevar  a  cabo.

Antes  de  nada,  debemos  recordar  que  las  operaciones  financieras  existen  desde  hace  miles  de  años.  Cuando  un  agente  económico  consume  más  de  lo  que  produce,  tiene  necesidad  de  financiación,  de  fondos  que  le  prestará  otro  agente  que  genere  más  de  lo  que  consume.
  
Por  esta  razón  las  mercados  financieros  son  capaces  de  incrementar  el  bienestar  social.  Por  un  lado  permiten  que  los  fondos  ahorrados  se  sitúen  allí  donde  se  pueden  usar  con  una  mayor  rentabilidad  o  eficiencia;  por  otro,  posibilitan  a  los  inversores  la  elección  del  nivel  de  riesgo  que  mejor  se  ajusta  a  sus  preferencias,  al  diversificar  el  rango  de  activos  en  los  que  pueden  materializar  sus  inversiones.

No  obstante,  las  operaciones  financieras  pueden  convertirse  en  perjudiciales  si  las  condiciones  de  financiación  no  son  asumibles,  es  decir,  si  la  devolución  de  los  fondos  hace  imposible  la  generación  futura  de  ingresos.  Pero  con  condiciones  adecuadas  de  financiación  las  empresas,  por  ejemplo,  pueden  expandirse  y  generar  ingresos  futuros,  mientras  que  los  Estados  pueden  hacer  frente  a  sus  gastos.

También  hay  que  tener  en  cuenta  el  carácter  intertemporal  de  estas  operaciones,  la  rapidez  con  que  se  producen  los  intercambios  y  el  fuerte  impacto  que  las  alteraciones  de  estos  flujos  tienen  en  la  actividad  económica  real,  lo  que  los  distingue  del  resto  de  transacciones  económicas.  Además,  el  proceso  de  globalización  financiera  ha  ampliado  la  profundidad  y  la  eficiencia  de  los  mercados,  elevando  al  mismo  tiempo  los  niveles  de  riesgo  que  se  derivan  del  potencial  contagio  de  una  crisis.

1.-Los  tres  mercados

Podemos  distinguir  dos  principales  tipos  de  operaciones  financieras  internacionales:  los  préstamos  internacionales  y  las  inversiones  (en  cartera  o  extranjera  directa).  Nos  centraremos  en  las  inversiones  en  cartera,  inversiones  en  activos  financieros  como  bonos  o  acciones  que  pueden  ser  realizadas  en  tres  mercados:

  • Mercado  de  divisas: en  él  se  intercambian  divisas,  moneda  extranjera  que  puede  ser  utilizada  para  realizar  compras  a  otros  países  o  bien  para  especular,  buscando  ganancias  en  las  fluctuaciones  del  valor  de  estas.  De  hecho,  la  mayoría  de  operaciones  en  este  mercado  está  asociada  a  la  especulación  (antes  de  la  crisis,  el  PIB  mundial  era  de  80  billones  de  dólares,  la  compra  de  mercancías  y  servicios  se  cifraba  en  25  billones  de  dólares  al  año  y  la  operaciones  de  divisas  en  nada  más  y  nada  menos  que  1000  billones). Para  el  seguimiento  del  mercado  de  divisas  se  recurre  a  los  tipos  de  cambio,  la  relación  entre  dos  divisas,  que  depende  de  la  oferta  y  la  demanda  de  estas.  Esta  relación  funciona  a  la  inversa:  si  una  de  las  divisas  se  debilita,  la  otra  se  hace  más  fuerte.
  • Mercado  de  acciones  o  de  renta  variable: en  él  se  compran  y  venden  acciones,  títulos  de  renta  variable,  sin  un  valor  fijo  debido  a  la  fluctuación  de  las  cotizaciones.  Estas  cotizaciones  deben  reflejar  la  capacidad  de  la  empresa  emisora  para  generar  beneficios  y,  por  supuesto,  la  relación  entre  oferta  y  demanda.  Sin  embargo,  este  mercado  también  es  víctima  de  la  especulación. Para  su  seguimiento  se  recurre  a  los  índices  bursátiles  (Ibex,  Dow  Jones,  Nikkei…),  promedio  de  las  cotizaciones  en  Bolsa.  
  • Mercado  de  deuda  o  de  renta  fija: en  él  se  intercambian  bonos,  títulos  de  renta  fija,  es  decir,  con  un  tipo  de  interés  fijo,  que  permiten  a  las  empresas  y  a  los  Estados  financiarse  a  cambio  de  unos  intereses.  Indicadores  como  la  prima  de  riesgo,  el  diferencial  de  interés  o  el  riesgo  país  permiten  seguir  la  evolución  de  estos  mercados.  Estos  indicadores  están  medidos  en  puntos  básicos  (100  puntos  básicos  es  igual  a  1  punto  porcentual)  para  evaluar  la  posibilidad  de  impago  del  emisor  del  bono,  de  tal  manera  que  cuanto  mayor  sea  el  nivel  de  la  prima  de  riesgo,  más  probable  es  que  el  emisor  no  devuelva  los  fondos  que  le  han  prestado.  En  el  caso  concreto  de  la  prima  de  riesgo,  si  por  ejemplo  Alemania  emite  deuda  pública  al  1%  y  España  al  2’5%,  la  prima  de  riesgo  española  es  del  1’5%  (la  diferencia). A  veces  este  mercado  se  ve  sometido  a  una  gran  inestabilidad  debido  a  los  sucesivos  intercambios  de  títulos  que  realizan  los  inversores  en  el  mercado  secundario  una  vez  que  esos  títulos  se  han  emitido,  lo  que  tiene  repercusiones  sobre  los  precios  de  la  próxima  emisión.

2.-Determinantes  de  la  globalización  financiera

El  proceso  de  globalización  financiera  actual  comienza  en  la  década  de  1970  con  la  creación  de  centros  financieros  internacionales  a  partir  de  las  diferencias  entre  las  legislaciones  nacionales.  Las  empresas  financieras,  en  particular  la  banca,  se  instalaron  allí  donde  menos  trabas  tenían  para  operar,  especializándose  en  el  empleo  de  instrumentos  financieros  denominados  en  una  moneda  diferente  de  la  emitida  por  el  país  en  el  que  se  ubicaban  (depósito  de  yenes  en  Nueva  York,  por  ejemplo).

Durante  las  crisis  del  petróleo  (1973  y  1979)  estas  entidades  adoptan  un  papel  de  intermediador  al  ser  depositarios  de  los  excedentes  de  los  países  productores  de  petróleo,  fondos  que  luego  prestaban  a  agentes  públicos  y  privados  de  países  en  desarrollo.
  
Esta  labor  de  intermediación  se  ha  visto  potenciada  a  lo  largo  del  tiempo  por  dos  razones: primero,  por  la  supresión  de  las  diferencias  y  barreras  legislativas  entre  los  países  y  creciente  similitud  de  trato  entre  las  distintas  entidades  dentro  de  un  país,  proceso  en  el  que  el  Banco  de  Pagos  Internacionales  ha  sido  fundamental.  En  segundo  lugar,  la  libertad  de  movimientos  de  capital  ha  crecido  mucho  gracias  al  impulso  del  FMI.

Por  último,  a  la  globalización  financiera  también  han  contribuido  las  nuevas  tecnologías  de  la  información,  que  han  permitido  interconectar  los  mercados,  incrementar  la  velocidad  de  transmisión  de  datos  y  elaborar  sistemas  más  fiables  de  registro  de  operaciones.

3.-Los  mercados  internacionales

A. Tendencias  y  evolución

El  rápido  crecimiento  que  desde  los  años  setenta  ha  experimentado  la  inversión  en  cartera  frente  a  la  IED  (que  también  ha  crecido,  pero  menos)  se  debe,  en  primer  lugar,  a  la  aparición  de  los  inversores  institucionales  (compañías  de  seguros,  fondos  de  inversión,  fondos  de  pensiones),  que  comparten  protagonismo  con  los  bancos  internacionales.  Estos  agentes  se  dedican  a  acumular  el  ahorro  de  sus  impositores  y  rentabilizarlo  a  través  de  la  inversión   en  activos  financieros.
  
Al  mismo  tiempo,  las  entidades  bancarias  han  perdido  el  papel  tradicional  que  tenían  como  intermediarias  entre  el  ahorro  y  la  inversión  debido  a  la  conformación  de  un  sistema  de  calificación  de  las  emisiones  de  deuda,  con  análisis  del  riesgo  y  del  rendimiento,  lo  que  ofrece  cierta  garantía  al  inversor.  A  ello  se  dedican  las  agencias  de  calificación,  compañías  privadas  que  evalúan  las  emisiones  de  deuda  de  los  países  y  la  calidad  de  estos  títulos  periódicamente,  basándose  para  ello  en  la  posibilidad  de  impago  de  esa  deuda  (a  menor  probabilidad  de  impago,  mejor  nota).
  
Estas  agencias  desempeñan  un  papel  crucial  en  el  sistema  financiero  actual,  pues  disminuyen  los  requerimientos  de  información  de  los  inversores  y  satisfacen  la  necesidad  de  conocer  el  riesgo  de  los  activos  en  que  se  puede  invertir.  No  obstante,  su  desempeño  se  ha  puesto  en  cuestión  con  el  estallido  de  esta  crisis,  acusándolas  de  asignar  notas  erróneas  a  las  emisiones  de  deudas  y  proporcionando  así  información  falsa  a  los  inversores.  La  actuación  procíclica  y  retrasada  de  estas  agencias  contribuye  a  la  exacerbación  de  los  movimientos  en  los  mercados,  además  de  tratarse  de  un  sector  dominado  por  solo  tres  entidades.

En  este  entorno  más  competitivo,  la  banca  llevó  ha  llevado  a  cabo  un  proceso  de  globalización,  llegando  a  implantarse  en  los  llamados  mercados  emergentes,  países  en  desarrollo  que  se  han  convertido  en  objeto  de  atención  de  los  inversores  gracias  a  los  procesos  de  liberalización  comercial  y  financiera  que  han  experimentado,  su  fuerte  crecimiento  económico  y  la  elevada  competencia  en  mercados  más  maduros.  No  obstante,  no  todos  los  países  en  desarrollo  se  han  visto  afectados  de  esta  forma  por  la  globalización  financiera.  Para  muchos  este  proceso  ha  sido  perjudicial,  al  tratarse  de  mercados  reducidos,  poco  líquidos  y     poco  competitivos,  favoreciendo  así  la  volatilidad  e  inestabilidad  financiera.  La  falta  de  instituciones  con  suficiente  capacidad  reguladora  también  ha  dado  lugar  a  estas  asimetrías.

Si  a  todo  ello  añadimos  la  creciente  complejidad  de  los  instrumentos  financieros  así  como  la  facilidad  para  transferir  riesgos  entre  agentes  (a  través  de  los  derivados  financieros)  nos  encontramos  con  un  sistema  financiero  globalizado  en  el  que  la  volatilidad  depende  de  factores  de  muy  diversa  índole  y  en  el  que  la  facilidad  en  la  transmisión  de  riesgos  implica  que  un  gran  número  de  países  puedan  verse  afectados  por  una  crisis  originada  en  cualquier  lugar  del  mundo.

B. Fundamentos  de  la  inestabilidad  financiera

Una  característica  fundamental  de  los  mercados  financieros  actuales  es  la  rapidez  con  la  que  se  trasmiten  y  ejecutan  las  operaciones  de  compra-venta.  Esta  y  el  gran  volumen  de  fondos  que  se  pueden  movilizar  son  las  principales  causas  de  inestabilidad  en  los  mercados  financieros,  asociada  a  los  comportamientos  de  manada

El  fenómeno  de  los  comportamientos  de  manada  se  produce  cuando  los  agentes  actúan  basándose  en  el  comportamiento  de  otros  agentes  y  generan  pautas  que  se  refuerzan  (ventas  masivas  de  activos  por  parte  de  muchos  inversores  al  mismo  tiempo  que  producen  fuertes  caídas  de  los  precios).
  
Los  comportamientos  de  manada  dan  lugar  a  una  falta  de  liquidez  en  los  mercados, que  es  lo  que  ocurre  cuando  el  comportamiento  de  los  agentes  afecta  a  los  precios  de  los  activos.
  
La  escasez  y  asimetría  en  la  información  de  la  que  disponen  los  agentes  son  otras  de  las  causantes  de  los  comportamientos  de  manada,  de  manera  que  a  menudo  las  decisiones  de  los  inversores  se  fundamentan  en  las  tendencias  del  mercado.

La  inestabilidad  financiera  también  se  debe  a  la  complejidad  actual  de  las  relaciones  financieras  que,  si  bien  ha  permitido  expandir  la  actividad  financiera  y  suavizar  el  impacto  de  las  perturbaciones  no  sistémicas  en  los  balances  de  las  empresas,  incrementa  la  vulnerabilidad  del  sistema  ante  perturbaciones  globales  o  sistémicas.

4.-Crisis  financieras: rasgos  relevantes

Una  de  las  características  más  relevantes  del  sistema  financiero  internacional  es  la  tendencia  creciente  a  sufrir  turbulencias  de  diversa  índole.  Esta  propensión  está  ligada  a  la  interdependencia  entre  mercados  generada  por  la  globalización  y  la  propia  forma  de  operar  de  los  mercados.  Estos  trastornos  pueden  afectar  solo  a  los  mercados  financieros  o  a  toda  la  economía,  generando  grandes  costes  y  pérdidas  de  bienestar.
  
Podemos  distinguir  tres  tipos  de  crisis:

  • Crisis  cambiaria: la  producida  cuando  la  moneda  nacional  sufre  una  depreciación  o  devaluación  fuerte  por  intensas  presiones  vendedoras  en  el  mercado.  
  • Crisis  bancaria: se  desencadena  cuando  una  parte  importante  del  sistema  financiero  nacional  se  vuelve  insolvente.  
  • Crisis  de  deuda: incapacidad  de  hacer  frente  al  pago  de  compromisos  adquiridos  en  divisas.  Puede  adoptar  dos  variedades:  de  liquidez  (escasez  de  moneda  extranjera  temporal,  existiendo  la  posibilidad  de  generar  en  el  futuro  recursos  suficientes  para  reembolsar  a  los  prestamistas)  o  de  solvencia  (incapacidad  estructural  para  hacer  frente  a  los  pagos  en  divisas  del  servicio  de  deuda).  Cuando  el  deudor  problemático  es  el  Estado,  de  denomina  crisis  de  deuda  soberana.

Los  tres  tipos  de  crisis  pueden  estar  relacionados,  pudiendo  una  dar  lugar  a  las  otras.  En  cuanto  a  los  problemas  que  estas  generan,  hay  que  distinguir  los  problemas  coyunturales  de  los  estructurales.  Los  primeros  se  pueden  corregir  mediante  políticas  económicas  de  gestión  del  ciclo.  Los  segundos  requieren  cambios  más  profundos.  Por  último,  debemos  saber  que  una  crisis  puede  surgir  tanto  en  el  sector  privado  como  en  el  público,  pudiéndose  transmitir  más  tarde  de  uno  a  otro.

A. Gestión  de  crisis  financieras  internacionales

Durante  los  años  transcurridos  desde  la  década  de  1970  se  han  sucedido  decenas  de  crisis  financieras  que  han  afectado  a  numerosos  países,  tanto  desarrollados  como  en  desarrollo,  aunque  muchas  de  ellas  solo  han  afectado  a  los  países  donde  se  han  iniciado.

Se  trata  de  crisis  muy  dispares,  siendo  el  único  elemento  en  común  entre  ellas  su  carácter  sorpresivo,  ante  la  falta  de  elementos  para  predecir  su  aparición  o  debido  a  acontecimientos  inesperados.  Mientras  en  algunas  se  siguen  pautas  predichas  por  la  teoría  económica,  en  otras  la  teoría  queda  a  la  zaga  de  la  realidad  y  es  el  análisis  de  esta  el  que  dicta  cómo  se  debe  proceder  para  evitar  repetir  errores.
  
Por  otro  lado,  los  efectos  económicos  de  las  crisis  financieras  dependen  en  buena  medida  de  las  políticas  económicas  seguidas  antes  y  después  de  la  crisis.  En  consecuencia,  las  políticas  macroeconómicas  inadecuadas  pueden  agudizar  los  efectos  de  la  crisis  y  propiciar  que  sea  múltiple,  mientras  que  las  correctas permiten  superarlas  rápidamente.

CONTINUARÁ…

BIBLIOGRAFÍA

  • MAESO,  F.  (2013): Mercados  financieros  internacionales,  en  ALONSO,  J.A.  (Dir.): Lecciones  sobre  economía  mundial,  Thomson-Reuters / Civitas,  Cizur  Menor.
  • Clases  de  Economía  Mundial  del  Prof.  Dr.  Juan  Manuel  Ramírez  Cendrero  (Universidad  Complutense  de  Madrid).
Autor:
Manuel  V.  Montesinos

1 comentario:

  1. Una sala de datos m & a sera una solución muy eficaz para el almacén de documentación confidencial durante transacciones de fusiones y adquisiciones.

    ResponderEliminar

-->