LA DESIGUALDAD SEGÚN STIGLITZ - Canal Hablamos

NUEVO

21 junio 2015

LA DESIGUALDAD SEGÚN STIGLITZ

Portada de El precio de la desigualdad (2012), de Joseph E. Stiglitz.
Autor: Manuel V. Montesinos

Al  trazar  estas  primeras  líneas  no  puedo  evitar  acordarme  de  Grecia.  ¿Cómo  no,  cuando  se  ha  hablado  tanto  en  los  medios  de  comunicación  sobre  la  posibilidad,  ahora  real,  de  que  el  país  heleno  se  declare  en  suspensión  de  pagos  al  no  disponer  de  la  liquidez  suficiente  para  cumplir  sus  compromisos  con  el  FMI?  Por  desgracia,  la  insolvencia  de  Grecia  y  su  salida  del  grupo  del  euro  pondrán  fin  a  la  infructuosa  ronda  de  negociaciones  mantenidas  con  las  instituciones  acreedoras  después  de  las  expectativas  que  había  creado  la  llegada  de  Syriza  al  poder.  Con  este  fatal  desenlace,  no  es  solo  el  gobierno  de  Alexis  Tsipras  el  que  fracasa,  sino  también  el  resto  de  Europa,  que  demasiado  tarde  se  percata  de  las  grandes  debilidades  y  fallos  de  diseño  del  proyecto  de  unión  económica  que  había  emprendido.  

Grecia  se  convierte  así  en  una  nueva  víctima  (quizás  no  la  última)  de  una  de  las  peores  crisis  de  la  historia  del  capitalismo.  A  lo  largo  de  su  desarrollo  diversos  han  sido  los  problemas  en  los  que  hemos  centrado  nuestra  atención: paro  masivo,  desahucios,  recortes...  Sin  embargo,  existe  otro  mayor  aún,  consecuencia  de  los  anteriores: la  desigualdad.  De  ella  se  ocupa  en  El  precio  de  la  desigualdad  (Taurus,  2012)  Joseph  E.  Stiglitz,  premio  Nobel  de  Economía  en  2001.

Joseph  E.  Stiglitz,  catedrático  de  Economía  en  la  Universidad  de  Columbia.
El  economista  estadounidense  comienza  esta  obra  llamando  la  atención  sobre  el  espectacular  aumento  de  la  desigualdad  durante  las  últimas  décadas.  Con  el  estallido  de  la  crisis  actual  la  brecha  entre  los  ingresos  del  1%  más  rico  de  la  sociedad  y  los  del  99%  restante  se  ha  ampliado  aún  más  hasta  alcanzar  cotas  que  ponen  en  peligro  la  estabilidad  de  nuestro  sistema  político  y  económico.

Pero,  ¿cómo  es  posible  que  el  rápido  crecimiento  económico  de  los  últimos  decenios  no  haya  reducido  tales  diferencias?  He  aquí  una  de  las  muchas  paradojas  que  caracterizan  al  capitalismo  por  el  que  se  rige  la  economía  mundial.  Stiglitz  explica  con  claridad  y,  sobre  todo,  con  una  contundencia  abrumadora  el  porqué  de  este  fenómeno.  Para  él,  hemos  de  empezar  teniendo  en  cuenta  que  el  neoliberalismo  construido  por  economistas  como  Milton  Friedman  ha  sido  la  corriente  que  ha  dominado  el  terreno  del  pensamiento  económico  durante  los  últimos  cuarenta  años.  En  él  se  basaban  las  políticas  aplicadas  por  mandatarios  como  Margaret  Thatcher  en  Gran  Bretaña  o  Ronald  Reagan  en  Estados  Unidos  en  la  década  de  los  ochenta  para  arreglar  los  que  para  ellos  eran  los  destrozos  perpetrados  por  las  medidas  keynesianas,  a  las  que  se  responsabilizaba  de  la  crisis  de  los  70.  A  partir  de  entonces,  señala  Stiglitz,  se  puso  en  marcha  un  proceso  de  desregulación  económica  que  ha  conseguido  algo  muy  distinto  a  los  mercados  perfectos  y  eficientes  que  supuestamente  perseguía.

Más  bien  se  ha  producido  un  avance  (o  retroceso,  mejor  dicho)  hacia  un  sistema  en  que  legisla  el  1%  más  rico  en  su  favor,  dando  lugar  al  diseño  de  una  política  económica  beneficiosa  para  este  grupo  y  perjudicial  para  la  mayoría.  Los  presupuestos,  el  sistema  fiscal,  los  tipos  de  interés,  las  leyes  sobre  competencia...  Todas  las  decisiones  políticas  están  condicionas  por  los  intereses  de  los  más  poderosos.  Mientras  tanto,  las  clases  medias  y  bajas  salen  perjudicadas.  Sus  condiciones  de  trabajo  y  el  poder  de  los  sindicatos  no  cesan  de  deteriorarse  ante  la  presión  ejercida  por  los  empresarios  para  una  legislación  laboral  que  les  resulte  más  favorable.  La  globalización,  tal  como  se  está  desarrollando,  también  contribuye  a  este  proceso.  Así,  es  cada  vez  menor  la  parte  de  la  tarta  a  la  que  tiene  acceso  la  mayor  parte  de  la  población,  que  para  colmo  trata  de  ser  convencida  de  que  lo  que  es  bueno  para  el  1%  también  lo  es  para  ellos.

De  continuar  este  aumento  de  la  desigualdad,  las  consecuencias  pueden  ser  catastróficas.  No  solo  está  en  peligro  el  mantenimiento  del  consumo  en  que  se  basa  nuestro  sistema  económico.  La  inexistencia  de  igualdad  de  oportunidades  a  la  hora  de  acceder  a  servicios  básicos  como  la  sanidad  o  la  educación  y  los  mayores  obstáculos  para  la  movilidad  social  pondrían  en  riesgo  la  estabilidad  de  la  sociedad  y  la  democracia  por  la  que  tantos  han  luchado  durante  tanto  tiempo.

Poner  coto  al  sistema  financiero,  promulgar  leyes  sobre  competencia  más  estrictas,  mejorar  la  gobernanza  de  las  grandes  empresas,  fortalecer  las  políticas  sociales,  combatir  el  desempleo  o  poner  el  crecimiento  económico  como  meta  de  las  inversiones  públicas  son  algunas  de  las  propuestas  del  Nobel  de  Economía  para  revertir  este  proceso  que  amenaza  con  destruirnos.  Porque  sí,  aún  hay  esperanza.  Todavía  estamos  a  tiempo,  aunque  debemos  darnos  prisa  antes  de  que  sea  demasiado  tarde.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

-->