CLAQUETA Y ACCIÓN: MATRIX - Canal Hablamos

NUEVO

06 julio 2015

CLAQUETA Y ACCIÓN: MATRIX

Cartel promocional de Matrix  (1999).
Esta  es  tu  última  oportunidad.  Después  ya  no  podrás  echarte  atrás.  Si  tomas  la  pastilla  azul,  fin  de  la  historia,  despertarás  en  tu  cama  y  creerás  lo  que  quieras  creerte.  Si  tomas  la  roja,  te  quedarás  en  el  País  de  las  Maravillas  y  yo  te  enseñaré  hasta  dónde  llega  la  madriguera  de  conejos.

Estas  enigmáticas  palabras  son  las  que  escucha  un  confundido  Neo  (Keanu  Reeves),  el  protagonista  de  la  trilogía  Matrix,  antes  de  tomar  la  decisión  que  cambiará,  o  más  bien  dará  comienzo  a  su  vida.  El  ser  humano  está  llamado  a  tomar  decisiones  constantemente.  De  mayor  o  menor  relevancia,  nuestra  vida  transcurre  entre  multitud  de  elecciones  que  realizamos  día  tras  día.  Como  capitanes  de  una  nave,  nuestro  discurrir  se  ve  determinado  por  nuestra  voluntad.  La  mayoría  de  veces  las  alternativas  a  nuestro  alcance  no  darán  lugar  a  diferencias  significativas,  variando  apenas  el  curso  de  nuestro  viaje.  Con  otras,  sin  embargo,  se  requiere  mayor  cuidado,  llegando  a  suponer  un  completo  cambio  de  sentido  no  solo  para  nosotros,  sino  también  para  otras  personas  que  puedan  acompañarnos.

Quizás  Neo  pensara  en  algo  parecido  antes  de  escoger  la  pastilla  roja,  aunque  el  elemento  que  lo  motivara  fuera  más  bien  un  intenso  deseo  por  conocer  la  verdad.  La  revelación  de  esta  es  la  meta  por  la  que  pelearán  los  protagonistas  de  Matrix  y  el  tema  en  torno  al  que  gira  una  de  las  sagas  de  mayor  importancia  del  cine  de  ciencia-ficción.  Ardua  tarea  es  tratar  de  comprender  el  porqué  de  su  relevancia  sin  conocer  un  solo  detalle  de  la  trama,  lo  cual  es  imprescindible  para  que  este  trío  de  películas  cause  la  impresión  deseada  en  el  espectador  que  se  sienta  a  verlas  por  primera  vez,  especialmente  en  el  caso  de  la  primera  entrega.
  
Baste  decir  que  el  estreno  en  1999  de  Matrix  supuso  un  antes  y  un  después  para  toda  una  generación.  Combates  espectaculares  entre  unos  personajes  expertos  en  artes  marciales,  planos  imposibles  para  la  cámara,  profundas  reflexiones  sobre  lo  que  es  real  y  lo  que  no...  Múltiples  y  variados  son  los  atractivos  que  posee  este  primer  episodio  de  la  serie  para  no  dejar  indiferente  a  nadie.  Pero,  ¿qué  es  Matrix?

Laurence  Fishburne  en  Matrix
Matrix  nos  rodea,  está  por  todas  partes,  incluso  ahora  en  esta  misma  habitación.  Puedes  verla  si  miras  por  la  ventana,  o  al  encender  la  televisión.  Puedes  sentirla  cuando  vas  a  trabajar,  cuando  vas  a  la  iglesia,  cuando  pagas  tus  impuestos.  Es  el  mundo  que  ha  sido  puesto  ante  tus  ojos  para  ocultarte  la  verdad.  Así  lo  explica  Morfeo  (Laurence  Fishburne)  en  su  primer  encuentro  con  Neo,  mostrando  el  fuerte  componente  filosófico-religioso  de  la  película,  posiblemente  su  aspecto  más  llamativo.  Por  un  lado,  la  historia  de  Matrix  bebe  de  la  fuente  del  cristianismo  y  del  budismo;  por  otro,  es  posible  establecer  una  clara  relación  con  las  teorías  epistemológicas  de  pensadores  como  Platón  o  Descartes.

Mientras  tanto,  la  interpretación  es  el  punto  débil  de  la  película.  El  personaje  de  Neo  requiere  de  más  recursos  de  los  que  un  actor  como  Keanu  Reeves  puede  disponer,  lo  que  se  convierte  en  un  gran  error  al  tratarse  del  protagonista.  Y  si  bien  Carrie-Anne  Moss  cumple  como  Trinity,  se  echa  de  menos  algo  más  de  carácter  en  este  personaje  tan  interesante.  No  obstante,  también  es  justo  reconocer  el  extraordinario  trabajo  de  Laurence  Fishburne  en  el  papel  de  Morfeo  y  de  Hugo  Weaving  encarnando  al  Agente  Smith,  lo  cual es  un  gran  acierto.

Hugo  Weaving  en  Matrix.
Poco  más  me  atrevo  a  contar  sobre  una  película  que  uno  debe  descubrir  por  sí  mismo.  Si  el  resultado  termina  siendo  satisfactorio,  se  puede  continuar  con  las  dos  secuelas,  Matrix  Reloaded  y  Matrix  Revolutions  (2003),  que  aunque  bajan  el  nivel  de  su  predecesora  no  dejan  de  contar  con  muestras  de  brillantez.  Que  las  veas  o  no  es  decisión  tuya.  ¿O  la  decisión  ya  está  tomada?  Sea  como  sea,  seguro  que  disfrutas  con  esta  impresionante  historia.

Autor:
Manuel  V.  Montesinos
Web
Twitter


No hay comentarios:

Publicar un comentario

-->