CLAQUETA Y ACCIÓN: EDUARDO MANOSTIJERAS - Canal Hablamos

NUEVO

16 agosto 2015

CLAQUETA Y ACCIÓN: EDUARDO MANOSTIJERAS

Póster  de  Eduardo  Manostijeras.

Desde  tiempos  inmemoriales  las  narraciones  de  sucesos  han  desempeñado  un  papel  fundamental  en  la  vida  del  ser  humano.  Con  la  apremiante  necesidad  de  encontrar  explicaciones  para  todo  fenómeno  y  en  busca  de  alimento  para  nuestra  insaciable  imaginación,  acudimos  a  los  libros  para  encontrar  respuesta  a  las  preguntas  que  nos  formulamos  con  mayor  insistencia.  ¿Quiénes  somos?  ¿De  dónde  venimos?  ¿Por  qué?  Paradójicamente,  el  paso  del  tiempo  nos  va  convenciendo  de  la  inviabilidad  de  resolver  tales  interrogantes,  siendo  la  infancia  la  etapa  de  nuestro  desarrollo  en  la  que  más  esfuerzos  concentramos  en  esta  tarea.  En  este  marco,  los  cuentos  se  revelan  como  valiosos  recursos,  y  un  cuento  es  precisamente  lo  que  nos  ofrece  Tim  Burton  en  Eduardo  Manostijeras  (1990).

Concebida  durante  su  adolescencia  a  partir  de  un  dibujo  en  el  que  reflejaba  la  soledad  e  incomprensión  que  en  ese  momento  sentía,  el  cineasta  californiano  no  pudo  materializar  esta  idea  hasta  el  momento  de  realizar  su  cuarta  película.  Gracias  al  éxito  de  Beetlejuice  (1988)  y  su  consagración  con  Batman  (1989),  Burton  recibió  el  permiso  tan  ansiado  por  todo  director  para  realizar  la  película  que  quisiera  al  haberse  ganado  la  confianza  de  las  grandes  productoras,  aunque  no  todas  estuvieran  dispuestas  a  financiar  sus  proyectos.  De  hecho,  Warner  Bros.  rechazó  el  de  Eduardo  Manostijeras,  que  pasaría  a  estar  supervisado  por  20th  Century  Fox.

Para  su  realización,  Burton  contó  con  dos  colaboradores  como  piezas  clave.  Por  un  lado,  la  guionista  Caroline  Thompson,  encargada  de  la  adaptación  al  cine  de  la  idea  original  y  que  más  tarde  repetiría  en  Pesadilla  antes  de  Navidad  (1993)  y  La  novia  cadáver  (2005).  Por  otro,  Danny  Elfmann,  con  el  que  el  director  ya  había  trabajado  en  sus  tres  primeras  películas  y  que  terminó  creando,  como  era  de  esperar,  la  banda  sonora  ideal.

Eduardo  (Johnny  Depp)  en  Eduardo  Manostijeras.

El  resultado  es  uno  de  los  trabajos  más  personales  y  reconocidos  de  Tim  Burton.  Eduardo  Manostijeras  se  plantea  como  la  historia  que  una  abuela  cuenta  a  su  nieta  antes  de  irse  a  dormir  para  explicarle  a  esta  el  origen  de  la  nieve  que  está  cayendo  fuera.  Relata  así  el  encuentro  de  Peg  Boggs  (Dianne  Wiest),  vendedora  de  productos  cosméticos,  con  Eduardo  (Johnny  Depp),  un  hombre  artificial  que  posee  tijeras  en  lugar  de  manos  y  que  ha  vivido  solo  en  un  castillo  durante  años.  Conmovida  por  la  tristeza  y  el  miedo  que  inspira  este  personaje  desamparado,  Peg  decide  llevarlo  a  vivir  con  su  familia,  atrayendo  de  este  modo  la  atención  de  los  vecinos.

Se  presenta  de  este  modo  un  llamativo  contraste  que  puede  no  resultar  convincente  para  algunos  espectadores.  Resulta  muy  difícil  encajar  a  Eduardo  (representante  de  la  estética  gótica,  tétrica,  romántica  y  oscura  que  distingue  al  cine  de  Burton)  en  una  tranquila  población  del  área  de  la  Bahía  de  Tampa  (Florida)  entre  finales  de  los  sesenta  y  principios  de  los  setenta.  No  obstante,  ese  es  precisamente  el  efecto  deseado: Eduardo  no  puede  encajar  en  ese  lugar  porque  no  está  pensado  para  ello.  Al  fin  y  al  cabo  es  un  ser  incomprendido,  que  trata  de  obtener  el  amor  de  los  demás  pero  es  incapaz  de  encontrar  su  lugar  en  la  sociedad  debido  a  su  singularidad,  es  decir,  la  misma  esencia  de  personajes  como  Frankenstein,  el  Fantasma  de  la  Ópera  o  el  Jorobado  de  Notre  Dame.  Asimismo,  también  observamos  la  influencia  de  La  Bella  y  la  Bestia  en  el  desarrollo  de  la  relación  entre  Eduardo  y  Kim  (Winona  Ryder),  la  hija  de  la  familia  Boggs,  un  amor  platónico  e  imposible.

Kim  Boggs  (Winona  Ryder)  en  Eduardo  Manostijeras.

También  hay  que  destacar  el  reparto,  uno  de  los  mayores  aciertos  de  la  película.  Johnny  Depp  es  ideal  para  encarnar  a  Eduardo,  un  personaje  tímido  y  asustado  que  transmite  más  a  través  de  su  lenguaje  no  verbal  que  de  palabra.  Mientras  tanto,  la  aportación  de  Dianne  Wiest  es  sobresaliente,  y  Winona  Ryder  llena  la  pantalla  con  su  belleza  angelical.

Sin  embargo,  y  esto  es  ya  una  opinión  muy  personal,  uno  se  queda  al  final  de  la  película  con  la  sensación  de  haber  visto  menos  de  lo  que  se  esperaba.  Para  mí  gusto  se  debería  haber  profundizado  más  en  la  relación  entre  Eduardo  y  Kim  y  no  tanto  en  la  del  protagonista  con  el  resto  de  los  vecinos,  fortaleciendo  el  carácter  romántico  de  la  cinta  y  debilitando  el   otro,  entre  cómico  y  dramático.  Y  sí,  puede  que  no  sea  la  mejor  obra  de  Tim  Burton,  pero  sí  es  una  de  las  más  icónicas.  Por  ello,  no  me  cabe  ninguna  duda  a  la  hora  de  recomendar  esta  cinta,  gracias  a  la  cual  podemos  conocer  mejor  a  uno  de  los  directores  más  singulares  de  las  últimas  décadas.

Les  dejo  para  terminar  uno  de  los  temas  de  la  banda  sonora,  utilizado  en  la  campaña  publicitaria  de  la  Lotería  de  Navidad  de  2012:


Autor:
Manuel V. Montesinos
Web
Facebook
Twitter

No hay comentarios:

Publicar un comentario

-->