CLAQUETA Y ACCIÓN: KILL BILL - Canal Hablamos

NUEVO

13 agosto 2015

CLAQUETA Y ACCIÓN: KILL BILL

Póster  de  Kill  Bill:  Vol.  1.

Seis  fueron  los  años  que  tuvieron  que  pasar  desde  el  estreno  de  Jackie  Brown  (1997)  para  que  viera  la  luz  la  cuarta  película  de  Quentin  Tarantino,  aunque  la  idea  original  fuese  concebida  con  anterioridad.  Al  parecer,  durante  el  rodaje  de  Pulp  Fiction  (1994),  de  la  que  ya  hemos  hablado  en  este  espacio,  el  cineasta  estadounidense  comentó  con  Uma  Thurman  su  deseo  de  rodar  una  película  de  artes  marciales,  que  recogiera  la  esencia  del  género  durante  las  décadas  de  los  60  y  70.  Mientras  tanto,  la  actriz  respondió  que  lo  que  a  ella  le  gustaría  era  comenzar  una  película  vestida  con  un  traje  de  novia.  Y  así  se  hizo.

155  días  se  necesitaron  para  la  producción  de  Kill  Bill:  Vol.  1  (2003)  y  Kill  Bill:  Vol.  2  (2004),  las  dos  partes  en  que  fue  necesario  dividir  una  de  las  obras  más  reconocidas  de  Tarantino  al  ser  imposible  recoger  en  una  sola  más  de  cuatro  horas  de  metraje.  La  decisión  no  pudo  ser  más  acertada,  al  cubrir  una  inversión  de  55  millones  de  dólares  con  una  recaudación  de  333'1  millones  entre  las  dos  películas.

Las  cifras  no  bastan  para  describir  la  grandeza  de  esta  saga.  Cierto  es  que  Kill  Bill  no  llega  a  alcanzar  el  nivel  de  Pulp  Fiction,  pero  no  es  justo  realizar  comparaciones  cuando  se  trata  de  películas  tan  distintas.  En  concreto,  Kill  Bill  gira  en  torno  al  juego  de  palabras  que  recoge  el  mismo  título.  Matar  a  la  lista,  matar  a  Bill.  Ese  el  deseo  de  la  novia  (Uma  Thurman),  antiguo  miembro  del  Escuadrón  de  Serpientes  Asesinas.  Liderado  por  Bill  (David  Carradine),  este  grupo  de  asesinos  aparece  de  forma  inesperada  en  uno  de  los  ensayos  de  la  boda  de  la  protagonista,  matando  a  todos  los  presentes.  Tras  permanecer  cuatro  años  en  coma,  la  novia  planea  su  venganza  contra  sus  cuatro  ex  compañeros  y  su  jefe.  

Póster  de  Kill  Bill:  Vol.  2

A  partir  de  esta  sencilla  base,  lo  que  tenemos  son  dos  partes  muy  diferentes.  Por  un  lado,  el  Volumen  1  constituye  el  planteamiento  de  la  trama  y  concentra  la  mayor  parte  de  las  escenas  de  acción.  Por  otro,  Tarantino  utiliza  el  Volumen  2  para  sumergirse  en  el  interior  de  cada  personaje  y  exponer,  con  maestría  como  de  costumbre,  a  través  de  los  diálogos  los  conflictos  y  razones  que  alberga  cada  uno.  ¿Cuál  es  mejor?  Eso  depende  de  las  preferencias  de  cada  espectador.  Si  lo  que  busca  es  una  cinta  de  acción,  las  espectaculares  peleas  con  katana  de  la  primera  parte  harán  sus  delicias;  si  lo  que  se  desea  es  un  producto  más  refinado,  sabrá  estimar  la  extraordinaria  calidad  de  la  segunda.

En  lo  coinciden  ambas  entre  sí  y  con  el  resto  de  la  filmografía  de  Tarantino  es  en  la  elección  de  la  banda  sonora,  una  cuidadosa  y  variada  combinación  de  autores  y  estilos  para  terminar  de  redondear  una  obra  sobresaliente.  Finalizo  con  uno  de  los  tráilers  del  Volumen  1,  por  si  no  hubiera  sido  suficiente  para  despertar  las  ganas  de  ver  esta  saga  y  disfrutar  con  ella.


Autor:
Manuel  V.  Montesinos
Web
Facebook
Twitter

No hay comentarios:

Publicar un comentario

-->