CLAQUETA Y ACCIÓN: MEMENTO - Canal Hablamos

NUEVO

06 agosto 2015

CLAQUETA Y ACCIÓN: MEMENTO

Cartel  promocional  de  Memento.

Uno  de  los  recursos  más  efectivos  para  dotar  de  interés  a  una  historia,  llamar  la  atención  y  conseguir  que  el  público  se  refiera  a  ella  como  diferente  es  construirla  a  partir  de  un  hecho  histórico,  un  debate  filosófico  o  un  problema  científico.  De  esta  manera,  el  espectador  no  solo  obtiene  entretenimiento  frente  a  la  pantalla,  sino  un  motivo  para  discutir  con  otras  personas  y  comerse  el  tarro,  ya  sea  en  solitario  o  acompañado.  

En  la  actualidad,  uno  de  los  directores  que  mejor  representa  este  principio  a  la  hora  de  hacer  cine  es  Christopher  Nolan  (Londres,  1970).  Ya  he  comentado  algunas  de  sus  películas  con  anterioridad,  en  concreto,  la  exitosa  trilogía  en  la  que  se  ocupó  de  Batman.  Pero  la  satisfacción  provocada  por  el  visionado  de  Memento  (2000)  me  obliga  a  retomar  la  obra  de  este  cineasta.

Tras  la  realización  de  Following  (1998)  mientras  aún  estudiaba  en  la  universidad,  Christopher  Nolan  se  dio  realmente  a  conocer  con  Memento,  su  segunda  película.  Aunque  muy  alejada  de  los  presupuestos  y  cifras  de  recaudación  astronómicos  que  manejaría  Nolan  años  más  tarde,  Memento  fue  tanto  un  éxito  económico  como  artístico.  Cubrió  de  sobra  los  9  millones  de  dólares  con  los  que  se  rodó  gracias  a  unos  ingresos  de  casi  40  millones  y,  si  bien,  no  logró  alzarse  con  los  premios  a  Mejor  Guión  y  Edición  a  los  que  se  la  nominó  para  los  Oscars,  se  convirtió  en  un  título  alabado  por  la  crítica.  

Resumiendo  brevemente  la  trama,  Memento  está  protagonizada  por  Leonard  Shelby  (Guy  Pearce),  investigador  de  fraudes  en  una  aseguradora  hasta  un  accidente  en  el  que  resulta  herido.  Es  entonces  cuando  comienza  a  padecer  amnesia  anterógrada,  volviéndose  incapaz  de  generar  nuevos  recuerdos  posteriores  al  momento  del  accidente.  Para  facilitar  su  vida  diaria,  Leonard  sigue  un  sistema  basado  en  notas  escritas  en  fotografías  y  en  tatuajes  por  todo  su  cuerpo  para  recordarle  lo  que  ha  hecho  y  había  pensado  hacer  anteriormente,  otorgando  especial  importancia  al  propósito  en  el  que  ha  concentrado  sus  fuerzas  durante  los  últimos  años:  encontrar  y  matar  al  violador  y  asesino  de  su  esposa.  En  su  búsqueda,  Leonard  se  topará  con  Teddy  (Joe  Pantoliano)  y  Natalie  (Carrie-Anne  Moss),  ofreciendo  así  un  sobresaliente  trío  de  interpretaciones  para  dar  vida  a  unos  personajes  muy  bien  elaborados.  

Leonard  Shelby  (Guy  Pearce)  en  Memento.

No  obstante,  el  distintivo  de  la  película  es  el  modo  en  el  que  está  contada.  De  manera  magistral,  Nolan  utiliza  dos  líneas  temporales:  la  principal,  donde  después  de  cada  escena  aparece  otra  donde  se  explican  las  causas  de  lo  visto  en  la  anterior,  y  la  secundaria,  compuesta  por  secuencias  en  blanco  y  negro  que  siguen  una  cronología  normal  en  las  que  Leonard  rememora  su  encuentro  con  otra  persona  que  también  padece  amnesia.  Precisamente  este  es  el  elemento  más  controvertido  de  Memento,  pues  insta  al  espectador  a  realizar  cierto  esfuerzo  durante  los  primeros  minutos  del  metraje  para  que  sea  posible  comprender  su  estructura.

Por  esta  razón,  lo  que  recomiendo  a  la  hora  de  verla  por  primera  vez  es  paciencia,  mucha  paciencia.  Hasta  bien  avanzada  la  cinta  no  se  entiende  muy  bien  lo  que  ocurre  en  pantalla,  pero  esta  es  precisamente  la  sensación  que  Nolan  quiere  causar  en  el  público:  hacerle  partícipe  de  la  misma  confusión  que  siente  Leonard  cada  cinco  minutos,  cuando  no  sabe  dónde  está  ni  qué  hace  allí.  Todos  estos  son  los  ingredientes  que  hacen  de  Memento  un  plato  con  el  que  disfrutar  de  un  poco  del  mejor  cine  que  se  ha  hecho  en  los  últimos  años.


Autor:
Manuel  V.  Montesinos
Facebook
Twitter
Web

No hay comentarios:

Publicar un comentario

-->