CLAQUETA Y ACCIÓN: PULP FICTION - Canal Hablamos

NUEVO

02 agosto 2015

CLAQUETA Y ACCIÓN: PULP FICTION

Cartel  promocional  de  Pulp  Fiction.

A  mediados  de  2015,  habiendo  visto  hacer  a  las  estrellas  de  Hollywood  más  de  lo  que  podíamos  imaginar  y  hartos  ya  de  lo  que  no  hace  mucho  considerábamos  prodigios  generados  por  ordenador,  pocas  cosas  hay  capaces  de  causar  sorpresa  en  las  salas  de  cine.  Una  idea  más  o  menos  definida  de  lo  que  va  a  aparecer  en  la  pantalla  habita  en  la  mente  del  espectador  antes  incluso  de  que  empiece  a  saborear  el  contenido  de  su  cubo  de  palomitas.  Y  es  que  en  el  cine,  como  en  la  vida,  parece  que  todo  está  inventado.  Hablo  de  apariencias,  no  de  hechos,  fíjense.  No  puedo  hacerlo,  ya  que  hay  excepciones  que  confirman  la  regla.  Contadas,  pero  las  hay.  Para  encontrarlas,  a  menudo  uno  debe  mirar  más  allá  de  la  cartelera  y  fijar  la  vista  allá  lejos,  en  el  bello  atardecer  del  cine  pretérito.  ¿Blanco  y  negro?  No,  no  tan  lejos.  Un  poco  más  cerca.  En  concreto,  21  años.  

¿Qué  pasó  en  1994?  Pues  que  el  estadounidense  Quentin  Tarantino  estrenó  Pulp  Fiction,  su  segunda  película,  en  el  Festival  de  Cannes,  alzándose  con  la  Palma  de  Oro.  A este  galardón  acompañarían  más  tarde  otros,  entre  ellos  el  Óscar.  Sin  embargo,  la  trascendencia  de  Pulp  Fiction  se  extiende  más  allá  del  reconocimiento  de  los  profesionales  del  séptimo  arte.

Que  se  termine  siendo  amante  o  detractor  poco  importa.  A  nadie  deja  indiferente  esta  cinta  sorprendente  desde  el  primer  minuto.  La  conversación  que  entonces  mantienen  Pumpkin  (Tim  Roth)  y  Honey  Bunny  (Amanda  Plummer)  antes  de  poner  en  marcha  el  atraco  al  restaurante  en  el  que  están  desayunando  no  es  más  que  una  advertencia  de  lo  que  se  avecina.

Conforme  avanza  el  desarrollo  de  la  trama  nos  percatamos  de  que  las  tres  partes  en  que  está  dividida  sin  seguir  el  orden  cronológico  natural  giran  en  torno  a  Vincent  Vega  (John  Travolta)  y  Jules  Winnfield  (Samuel  L.  Jackson),  empleados  de  Marsellus  Wallace  (Ving  Rhames),  uno  de  los  gánsters  más  poderosos  de  Los  Ángeles.  A  estos  se  suman  la  esposa  de  este  último,  Mia  Wallace  (Uma  Thurman)  y  el  boxeador  Butch  Coolidge  (Bruce  Willis)  para  completar  la  lista  de  personajes  que  protagonizan  los  tres  capítulos  de  esta  comedia  negra.  

Jules  Winnfield  (Samuel  L.  Jackson)  y  Vincent  Vega  (John  Travolta)  en  Pulp  Fiction.

Junto  con  esta  interesante  manera  de  estructurar  la  narración  encontramos,  por  un  lado,  un  guión  brillante  con  diálogos  rebosantes  de  ingenio  e  interpretado  con  excelentes  resultados  por  el  reparto; por  otro,  ciertas  dosis  de  violencia,  mayores  o  menores  dependiendo  de  la  película;  y  por  último  una  banda  sonora  que  encaja  a  la  perfección  con  cada  secuencia.  Tendremos  así  los  ingredientes  que  distinguen  la  obra  de  Tarantino,  consagrada  a  la  imitación  de  géneros  tan  distintos  entre  sí  como  el  de  las  artes  marciales  o  el  western  e  imprescindible  para  todo  aquel  que  se  considere  un  cinéfilo.  

Nunca  he  sido  amigo  de  los  spoilers,  por  lo  que  poco  más  deseo  contar  de  esta  película.  No  obstante,  me  van  a  permitir  anticiparme  a  los  hechos  y  asegurar  que  cambiará  la  manera  de  entender  el  cine  de  todo  el  que  la  vea  por  primera  vez  gracias  a  escenas  como  esta:


Autor:
Manuel  V.  Montesinos
Web
Twitter



No hay comentarios:

Publicar un comentario

-->