"EL AMOR Y LA AMISTAD SON LOS DOS PILARES QUE SOSTIENEN EL MUNDO". ENTREVISTA A ALEJANDRO ORDÓÑEZ PERALES - Canal Hablamos

NUEVO

11 agosto 2015

"EL AMOR Y LA AMISTAD SON LOS DOS PILARES QUE SOSTIENEN EL MUNDO". ENTREVISTA A ALEJANDRO ORDÓÑEZ PERALES

Portada  de  Ben  Stone  y  el  Corazón  de  Baem.

Cambiar  de  planes,  dejar  atrás  lo  conocido,  ser  valiente,  luchar  por  lo  que  quieres,  arriesgarse  y  ganar.  Este  podría  ser  el  resumen  de  la  trayectoria  seguida  por  el  protagonista  de  Ben  Stone  y  el  Corazón  de  Baem,  un  camino  tan  difícil  como  el  que  ha  seguido  durante  los  últimos  meses  su  autor,  Alejandro  Ordóñez  Perales  (Gijón,  Asturias,  1993).  Tras  comenzar  a  estudiar  Economía  en  Madrid,  los  cuatro  meses  que  pasó  trabajando  en  Estados  Unidos  le  animaron  a  tomar  la  decisión  de  cambiar  los  números  por  las  letras,  que  siempre  le  han  llenado  más.  Fue  la  pasión  por  la  literatura  que  mantiene  desde  pequeño  la  que  le  animó  a  volver  a  Gijón  para  matricularse  en  Filología  Hispánica  y  escribir  su  primera  novela.  Publicada  el  pasado  27  de  julio  en  Amazon,  con  ella  ha  sido  capaz  de  hacer  sombra  a  titanes  de  la  fantasía  como  "Harry  Potter",  "Los  juegos  del  hambre"  o  "Divergente".  En  Hablamos?  hemos  podido  conversar  con  Alejandro,  permitiéndonos  así  conocerle  mejor  y  profundizar  en  el  éxito  de  una  persona  que  vive  ahora  "feliz,  haciendo  algo  que  le  apasiona".

Pregunta: ¿Qué  se  siente  al  publicar  tu  primera  novela?

Respuesta: Muchas  cosas,  orgullo  sobre  todo.  Hacía  tiempo  que  quería  escribir  una  novela,  aunque  no  tenía  nada  que  ver  con  la  fantasía.  El  problema  vino  cuando  me  replanteé  seriamente  cuáles  son  las  tendencias  de  los  lectores  actuales  y  comprobé  que  un  alto  porcentaje  lee  fantasía  juvenil.  Fue  entonces  cuando  decidí  que  lo  mejor  sería  empezar  por  ese  género.

P.: Y  desde  luego  diste  en  el  clavo,  ya  que  Ben  Stone  y  el  Corazón  de  Baem  está  siendo  la  novela  más  vendida  del  género  en  Amazon.  Pero,  ¿en  algún  momento  esperaste  la  gran  acogida  que  está  teniendo  por  parte  del  público?

R.: Para  nada.  Por  supuesto,  uno  escribe  con  el  deseo  de  que  alguien  lo  lea,  pero  nunca  es  capaz  de  imaginar  tal  aceptación  por  parte  de  los  lectores.  Rechacé  contratos  de  un  par  de  editoriales  y  decidí  arriesgarme  con  la  autopublicación  en  Amazon,  ya  que  considero  que  es  un  medio  ideal  para  autores  indie  y  gracias  al  cual  podemos  llegar  a  una  cantidad  de  lectores  más  grande  que  con  una  editorial  tradicional.  Además,  mantengo  el  control  total  sobre  mi  obra.

P.: ¿Cuándo  y  cómo  comenzó  tu  pasión  por  la  escritura?

R.: Por  la  escritura,  recientemente.  Por  las  letras,  de  pequeño.  Para  que  te  hagas  una  idea,  mis  padres  cuando  me  castigaban  siendo  niño  no  lo  hacían  privándome  de  ver  la  televisión,  sino  que  me  quitaban  el  libro  o  libros  que  estuviera  leyendo  en  ese  momento.  A  base  de  leer  tanto,  supongo,  se  te  quedan  muchas  cosas  y  gracias  a  eso,  creo,  soy  capaz  de  escribir  como  lo  hago.

P.:  Totalmente  de  acuerdo.  La  lectura  es  una  de  las  mejores  opciones  para  invertir  el  tiempo.  Pero,  ¿cuál  dirías  que  ha  sido  la  mayor  dificultad  que  has  encontrado  en  el  proceso  de  escribir  y  publicar  la  novela?

R.: La  verdad,  dificultades  pocas.  Desde  que  la  empecé  tuve  claro  que  iba  a  terminarla.  Hay  días,  lógicamente,  en  que  lo  último  que  te  apetece  es  sentarte  a  escribir,  pero  al  final  te  obligas  y  escribes  unas  cuantas  páginas.  La  dificultad  vino,  sobre  todo,  a  la  hora  de  publicarla,  teniendo  que  realizar  yo  todo  lo  que  haría  una  editorial  (contratar  editor,  maquetador,  ilustradora  para  la  portada,  etc.).

P.: ¿Y  la  mayor  satisfacción?

R.: La  cara  de  mi  abuela  cuando  por  fin  tuvo  el  libro  en  sus  manos.

Fotografía  cedida  por  Alejandro  Ordóñez  Perales.

P.: Centrándonos  ya  en  la  novela  en  sí,  se  trata  de  un  nuevo  relato  del  camino  del  héroe  que  han  seguido  personajes  tan  queridos  de  la  literatura  y  el  cine  como  Harry  Potter,  Luke  Skywalker,  Frodo  Bolsón  o  Neo,  de  Matrix.  ¿Cuáles  han  sido  tus  principales  referentes  a  la  hora  de  escribirla?

R.: Todos  ellos  y  más  aún.  La  figura  del  héroe  ha  funcionado  durante  siglos.  ¿Por  qué  cambiarlo?  La  dificultad  radica  en  alejarse  de  las  alargadas  sombras  de  los  protagonistas  que  has  mencionado  y  conseguir  darle  al  tuyo  algo  que  lo  haga  especial,  diferente,  y  que  atraiga  a  los  lectores  hasta  el  punto  de  empatizar  con  él.

P.: Y  así  has  conseguido  construir  a  alguien  tan  carismático  como  Ben,  un  adolescente  normal  que  disfruta  de  una  vida  tranquila  hasta  que  la  magia  despierta  en  su  interior.  Inicia  entonces  una  carrera  frenética  hacia  la  madurez,  abrumado  por  una  enorme  responsabilidad.  Todo  un  desafío...

R.: Sí.  Ben  ha  sido  una  sorpresa  incluso  para  mí.  Cuando  empiezas  a  escribir  apenas  conoces  a  ese  personaje  que  tienes  medio  dibujado  en  la  mente.  Con  el  paso  de  las  páginas  vas  descubriendo  quién  es  en  realidad  y  terminas  simpatizando  con  él,  casi  haciendo  tuyas  sus  propias  vivencias.  Todo  pasa  muy  deprisa.  Recibe  un  fuerte  golpe  de  realidad  y  se  ve  obligado  a  madurar  casi  de  la  noche  a  la  mañana.  Y  lo  hace.  La  temática  del  libro,  la  fantasía  juvenil,  te  obliga  a  escribir  centrado  en  la  acción  debido  al  público  al  que  va  dirigido.  Dale  un  libro  lento  a  un  niño  o  un  adolescente  que  no  le  apasione  leer.  Te  puedes  olvidar  de  que  llegue  a  la  mitad.

 P.: Es  un  camino  muy  duro  el  que  debe  seguir  Ben.  Pero  al  menos  cuenta  con  un  apoyo  tan  importante  como  el  del  amor...

R.: Amor  y  amistad,  diría  yo.  Por  un  lado  tiene  a  Emma,  un  amor  platónico  que  se  convierte  en  real;  y  por  el  otro  a  Raissa,  la  profesora  que  le  entrena  y  con  la  que  acaba  forjando  una  gran  amistad.  Amor  y  amistad  son  dos  motores  importantísimos  en  la  vida  de  cualquier  persona  y,  si  eres  Ben  y  el  destino  te  pone  en  su  situación,  se  convertirán  en  dos  pilares  que  ayuden  a  sostener  tu  mundo.

P.: He  ahí  una  de  las  lecciones  más  importantes  de  la  novela.  Aparte  de  esta  idea,  ¿qué  más  deseabas  conseguir  con  esta  historia?

R.: Pues  deseaba  escribir  una  historia  de  fantasía  lo  más  real  posible.  Algo  que  encajara  con  el  día  a  día  de  cada  lector,  de  manera  que  este  pudiera  plantearse  si  en  verdad  existe  Baem  o  dónde  demonios  está  el  consulado  de  su  ciudad.  Traté  de  dar  una  explicación  lógica  a  la  magia,  entendible  para  cualquiera.  Pero  no  solo  eso.  También  quería  una  historia  que  no  solo  enganchase  y  obligara  a  seguir  leyendo,  sino  que  se  mantuviera  en  la  mente  del  lector  cuando  este  no  tuviera  el  libro  entre  sus  manos.  Y,  por  lo  que  me  cuentan  algunos  lectores,  parece  que  algo  así  se  ha  conseguido.

P.: Ahora  en  términos  generales,  ¿qué  objetivos  te  marcas  cada  vez  que  te  sientas  a  escribir?  ¿Cuál  es  tu  propósito  como  escritor?

R.: Sonará  a  tópico,  pero  el  único  objetivo  real  es  que  me  lean.  Por  eso  tengo  el  libro  a  un  precio  tan  bajo.  Amazon  te  deja  el  control  casi  absoluto  de  los  precios  y  lo  aproveché.  Tanto  el  ebook  como  el  formato  en  papel  están  al  precio  mínimo,  no  me  llevo  nada  de  cada  copia  (unos  pocos  céntimos).  Gracias  a  estos  precios  he  conseguido  llegar  a  varios  cientos  de  lectores,  lo  cual  me  llena  de  orgullo  e  incluso  da  algo  de  vértigo.

P.: ¿Hasta  qué  punto  crees  que  es  fácil  vivir  de  la  escritura?

R.: ¿Fácil?  Para  nada.  Imposible  diría  yo.  En  el  mundo  actual  en  el  que,  por  desgracia,  la  mayoría  de  la  gente  prefiere  gastar  su  dinero  en  otras  cosas  antes  que  en  leer,  de  la  escritura  solamente  viven  cuatro.  Posible,  sí,  lo  mismo  que  es  posible  que  te  toque  la  lotería...  Pero  las  posibilidades  de  llegar  a  vivir  de  la  escritura  son  ínfimas.

P.: ¿Qué  consejo  darías  a otros  jóvenes  para  los  que,  como  te  ocurre  a  ti,  la  escritura  juega  un  papel  tan  importante  en  sus  vidas?

R.: Que  se  arriesguen,  que  escriban  y  que  se  dejen  el  alma  en  ello.  Cuando  escribes  algo  con  el  corazón,  tu  entrega  se  refleja  en  el  texto  y  eso  lo  notan  los  lectores.  No  escribas  pensando  en  ser  best-seller  ni  en  que  tu  libro  llegue  al  cine.  No,  escribe  para  ti,  sé  el  único  lector  al  que  contentar  y,  si  consigues  crear  algo  de  lo  que  tú  mismo  estés  orgulloso,  puede  que  llegue  el  éxito.

P.: ¿Qué  planes  tienes  para  el  futuro?

R.: La  segunda  parte  de  Ben  Stone  está  en  camino.  Espero  que  en  pocos  meses  pueda  anunciarla.  Después,  ni  idea,  sinceramente.  Solo  seguir  haciendo  lo  que  me  apasiona:  escribir.

P.: Y  para  terminar,  ¿qué  harías  si  tuvieses  una  varita  mágica?

R.: Dirigirme,  sin  dudarlo,  al  consulado  de  Baem  más  cercano.  Puede  que  me  acepten  como  futuro  estudiante...

Entrevista  realizada  por:
Manuel  V.  Montesinos

No hay comentarios:

Publicar un comentario

-->