¿ES BUENO EL SALARIO MÍNIMO INTERPROFESIONAL? - Canal Hablamos

NUEVO

21 noviembre 2015

¿ES BUENO EL SALARIO MÍNIMO INTERPROFESIONAL?

¿Es bueno el Salario Mínimo Interprofesional (SMI)?
Ésta pregunta a simple vista parece fácil de contestar, pues siempre me encuentro que todo español al oírla contesta inmediatamente con un "por supuesto que sí", una respuesta bastante segura y que parece innegable. Sin embargo luego les hago la siguiente pregunta.

¿Qué es el Salario Mínimo Interprofesional?

Otra pregunta que es de fácil respuesta para quienes tengan ciertas nociones de economía muy básica, pero donde ya gran parte del público empieza a balbucear las respuestas a tan simple pregunta.

Escribo pues este artículo para tocar un tema que es considerado tabú en España, pues ningún político se atreve a plantearlo públicamente, excepto los del Partido Libertario (P-LIB), pues en su rama del pensamiento el Estado no debería actuar de regulador, aunque vean sus resultados electorales para entender que dichas posturas no interesan a la ciudadanía, de ramas políticas ya hablaremos en otro artículo.

Volviendo al eje central del artículo, ¿Qué es el Salario Mínimo Interprofesional?
Para contestar tenemos que entender antes un concepto clave, las personas somos oferentes de un servicio, nuestro trabajo, y las empresas son demandantes de dicho servicio. Es por ello que nosotros ofrecemos nuestro trabajo a cambio de un salario, que es el precio de nuestro tiempo y esfuerzo. Los demandantes entonces nos plantean un precio, como si se tratase de un regateo entre dos comerciantes y cuando ambos están satisfechos aceptan y firman el contrato.

El SMI es por lo tanto una intervención del Estado en esa negociación, donde el Gobierno pone como norma que el precio de ese trabajo no puede ser inferior a una cantidad determinada por hora. En la actualidad el Salario Mínimo Interprofesional es de 757,70€ mensuales. El objetivo de instaurar este precio mínimo es para evitar que los demandantes abusen con sueldos bajos a sus trabajadores cuando hay un exceso de oferta.

Sin embargo, ¿Es esto beneficioso para los trabajadores?
Imaginemos que hay un exceso de oferta, que viene a ser un alto índice de paro, como en la actualidad, y todos quieren trabajar, aunque sea por debajo del SMI. Legalmente no pueden, pues el Estado prohíbe que cobren menos, y por lo tanto se quedarán en paro o acabarán trabajando en negro por salarios menores.

De nuevo imaginemos que ahora un partido político gana las elecciones y decide aumentar el SMI, pues así lo prometió en campaña electoral. Pasará de 757,70€ a 900€. Las empresas que no facturan grandes beneficios y tienen varios empleados, es el caso de la mayoría de las PYMEs, no podrán permitirse pagar a todos sus trabajadores el nuevo sueldo, por lo que para sobrevivir están obligados a despedir a parte del a plantilla, siendo los únicos beneficiarios del nuevo sueldo los que han sobrevivido a la purga.

Vemos pues que el SMI es una barrera a la contratación si se utiliza a la ligera sin tener en cuenta la realidad económica. Existen países que tienen un SMI bastante alto, pero esto se corresponde a su alto PIB per cápita, entre otros factores. En la siguiente gráfica vemos algunos países con el mayor SMI del planeta, y en comparación tenemos España, Portugal y Grecia.
Observamos un dato curioso, a mayor PIB per Cápita, mayor SMI. Las cuantías dependen de diversos factores que tienen en cuenta los gobiernos de dichos países, como la propia tasa de paro.


Hasta ahora uno pensará que entonces la solución para subir el SMI y que los trabajadores tengan más remuneraciones por su trabajo es aumentar el PIB per Cápita, no va mal encaminado, aunque no es del todo cierto. Aquí entra ya en juego el criterio político de cada uno si es rentable o no hacerlo, pues no todos los países tienen SMI, y algunos de ellos tienen mayores Sueldos Medios que los países que si los tienen. Para sorpresa de algunos, dichos Estados son muy mencionados como referencia a seguir:

Estos datos rompen el esquema de la necesidad del SMI para garantizar que los sueldos sean los apropiados, pues vemos como hay países que sin tener ese precio mínimo estipulado por el Estado tienen unos salarios medios altos, incluso superiores a España, Grecia y Portugal.

Entonces, ¿Es bueno el Salario Mínimo Interprofesional?
La respuesta es "depende". Pues beneficia a unos y perjudica a otros, y depende de su momento de aplicación. Los beneficiados serán siempre los trabajadores que no son despedidos cuando éste aumenta, los perjudicados los que se vean afectados por el despido, pues su sueldo bajará a cero. La eliminación del SMI reduciría el paro, pero perjudicaría a quienes cobran actualmente dicho sueldo, debido a que la entrada de nuevos trabajadores que aceptan un precio menor al suyo por el mismo trabajo forzará los salarios a corto plazo a la baja, pese a que a largo plazo pueden volver al alza.

Un hecho fundamental es tener en cuenta el paro, donde en España tenemos una de las mayores tasas de paro de toda Europa, siendo nuestro gran lastre económico.

¿Es viable subir entonces el SMI ahora?
No, no lo es. Quizás en un futuro, pero no ahora, y esto se debe a que el salario forma parte del Coste Laboral, donde se suman las Cotizaciones Sociales y otros gastos de contratación. Si aumentamos el coste, las PYMEs, que son el motor de generar empleo de España, no tendrán suficientes fondos para permitirse contratar personas.

En la siguiente gráfica tenemos la evolución del Coste Laboral en España hasta 2014:
Durante la época de bonanza económica los costes laborales aumentaron, siendo sobretodo los salarios, pues el SMI fue en aumento desde los 496€/mes a los 757€/mes actuales, y la presión fiscal en las cotizaciones a la Seguridad Social.


¿Y por qué no bajamos entonces las cotizaciones para que sea más barato contratar y el sueldo del empleado no se vea alterado? Porque eso implica renunciar al actual sistema de pensiones por ejemplo. Pese a que sería una solución para mejorar el empleo en España, aunque implica hacer un gran cambio estructural que debe hacerse tarde o temprano. Sin embargo, el factor político es el que hace que nunca se aborde el tema del sistema de pensiones y por ende nunca se tocarán las partidas recaudatorias, pues recortar en pensiones es una medida que el votante no acepta y por ende el partido que lo proponga no gana las elecciones.



Pero ya me he desviado demasiado, hoy solo quería mostrar que es el SMI y despertar el gusanillo del debate y el pensamiento crítico con un tema que es totalmente tabú.













Puedes seguir a Alexandro Gaffar a través de su

No hay comentarios:

Publicar un comentario

-->