ENTENDER EL AYER PARA HABLAR DEL MAÑANA - Canal Hablamos

NUEVO

31 enero 2016

ENTENDER EL AYER PARA HABLAR DEL MAÑANA

Debemos  reconocerlo.  Los  optimistas  tienen  razón: de  todas  las  catástrofes  sale  algo  bueno.  Puede  que  la  última  crisis  financiera  internacional  haya  dejado  atrás  enormes  daños  en  términos  de  desempleo  y  desigualdad,  pero  no  es  menos  cierto  que  este  fenómeno  ha  llamado  la  atención  de  todos  los  economistas,  despertándoles  de  su  letargo,  obligándoles  a  ponerse  en  guardia.  El  mundo  entero  les  ha  hecho  la  misma  pregunta  que  Martin  Wolf  a  Larry  Summers: "¿(Acaso  no)  indica  lo  que  ha  ocurrido  en  los  últimos  años  simplemente  que  los  economistas  (académicos)  no  entendieron  lo  que  estaba  sucediendo?"

Dicho  interrogante  queda  enmarcado  en  el  intenso  debate  sobre  la  necesidad  de  cambios  en  la  enseñanza  y  el  estudio  de  la  Economía.  Algo  se  estará  haciendo  mal  en  las  facultades  de  Económicas  cuando  parece  que  nadie  anticipó  el  mayor  cataclismo  desde  la  Gran  Depresión.  No  se  trata  solo  de  la  demanda  por  parte  de  los  alumnos  para  una  revisión  de  los  planes  de  estudio.  Los  economistas  dedicados  a  la  docencia  y  la  investigación  han  comenzado  a  cuestionar  sus  herramientas  y  métodos  de  trabajo,  en  busca  de  un  enfoque  más  plural.  Robert  J.  Shiller  (Nobel  de  Economía  en  2013)  ha  sido  uno  de  ellos,  animando  a  completar  la  formación  de  los  economistas  con  otras  disciplinas  como  la  Historia.

¿Qué  Historia?  La  Historia  Económica.  ¿Y  para  qué  sirve  la  Historia  Económica?  La  Historia  Económica  es  algo  así  como  una  gran  base  de  datos,  un  disco  duro  con  una  capacidad  de  almacenamiento  abrumadora  que  nos  permite  tener  una  perspectiva  de  la  marcha  de  la  economía  a  largo  plazo.  Disponer  de  una  herramienta  como  esta  es  fundamental  para  todo  aquel  que  busque  una  visión  lo  más  amplia  posible  sobre  cualquier  suceso  de  índole  económica,  social  o  política.  Por  ejemplo,  la  Historia  Económica  puede  darnos  muchas  pistas  en  la  investigación  acerca  de  por  qué  los  países  ricos  son  ricos  y  los  pobres  son  pobres,  o  lo  que  es  lo  mismo,  por  qué  el  mapa  de  aquí  abajo  está  coloreado  así:

Países  clasificados  según  su  PIB  per  cápita  (Fondo  Monetario  Internacional,  2014)
Los  motivos  de  todo  hecho  presente  se  encuentran  en  el  pasado,  y  el  problema  de  la  distribución  de  la  renta  es  solo  uno  entre  infinitos  casos.  Puede  que  la  Historia  no  nos  desvele  cuál  es  el  remedio,  pero  sin  la  objetividad  y  claridad  de  pensamiento  que  ella  nos  proporciona  ni  siquiera  seríamos  capaces  de  hacer  un  diagnóstico  de  la  enfermedad.  Esto  que  digo  no  es  ninguna  novedad.  El  gran  Joseph  A.  Schumpeter  ya  apuntó  en  su  momento  en  la  misma  dirección:

"De  entre  materias  fundamentales  como  la  Historia,  la  Estadística  o  la  Teoría  Económica,  creo  que  la  Historia  Económica  es  de  lejos  la  más  importante  (...).  La  economía  se  ocupa  del  estudio  de  un  proceso  único  que  se  desarrolla  en  un  tiempo  histórico.  Así,  nadie  puede  aspirar  a  entender  los  fenómenos  económicos  de  una  época  sin  conocer  sus  hechos  históricos  (...).  La  mayoría  de  los  errores  que  con  frecuencia  se  cometen  en  el  análisis  económico  se  deben  a  la  falta  de  conocimientos  históricos,  más  que  a  cualquier  otra  carencia  de  herramientas  para  el  estudio".

Algo  parecido  nos  recordaban  Ekelund  y  Hébert  para  introducir  su  Historia  de  la  teoría  económica  y  de  su  método: "El  tema  de  la  economía,  el  proceso  a  través  del  cual  se  toman  las  decisiones  humanas,  se  orienta  hacia  adelante,  mientras  que  la  historia  está  orientada  hacia  atrás.  Pero  los  humanos  sólo  pueden  juzgar  dónde  están  en  términos  de  dónde  han  estado".  En  definitiva,  el  economista  debe  entender  el  ayer  para  hablar  del  mañana.  Como  me  enseñó  Elena  San  Román  en  sus  clases  de  Historia  Económica  de  España,  modelo  económico  infalible  solo  hay  uno: el  que  estudiamos  en  Historia.

Autor:
Manuel  V.  Montesinos
Web  y  Twitter


No hay comentarios:

Publicar un comentario

-->