TÚ NO PUEDES SER EMPERADOR - Canal Hablamos

NUEVO

22 enero 2016

TÚ NO PUEDES SER EMPERADOR

Retrato del monarca absoluto Luis XIV de Francia, apodado el Rey Sol.


Emperador viene de imperar, imperar viene de imponer. Imponer es hacer uso de la fuerza. Tú no puedes hacer uso de la fuerza para imponer tu palabra. El qué se hace, está regido por la razón. Ningún hombre es esclavo de otro. Esto significa que tú no puedes imponerte sobre ellos, y ellos no pueden imponerse sobre ti. Tú no puedes matar a alguien, ni robar lo que no es tuyo, no puedes exigirle a alguien que te de algo que es suyo, si él voluntariamente no lo acepta.

De la misma manera, que antiguamente se cometían crímenes de todo tipo contra los derechos del hombre, se robaba, se mataba, se usaban esclavos. Tan malo era eso, como las ideologías actuales del comunismo, o el socialismo, donde tú le exiges a otros que te den lo que ellos libremente, y sin hacer nada malo, lograron producir. Redistribuir la riqueza es robo.


En cuanto a la creación de riqueza, la realidad es que tú estás solo en este mundo. Suena duro, es la verdad. Tú puedes decirle a otros, oye, necesito comer, ¿puedes darme de comer? Y entonces, ellos pueden darte lo suyo, o no hacerlo. Pueden proponerte unas condiciones, como por ejemplo, que tú limpies su casa, en cuyo caso, si tú te sientes explotado, libremente, puedes rechazar el contrato. Pero lo que no puedes es, aceptar el contrato, y decir, me están explotando. El mundo está lleno de oportunidades, oportunidades para hacer riqueza, tú solo necesitas hacerte espabilado, despertar tu ingenio. Encuentra algo que esa persona que tiene riqueza, necesita, qué puedes hacer tú por ella. ¿Qué hay en ella, que tú como hacer, y él no tiene, y lo necesita? Y sabes que lo necesita. Encuentra una oportunidad, y aprovéchala. Lo que no puedes hacer, es exigirle redistribución de la riqueza. La riqueza no son como las piezas del ajedrez, ya dadas, y, o gana uno, o gana el otro. No la economía es mágica, la riqueza se multiplica, se multiplican los panes y los peces. La economía es mágica. Tú no puedes imponer tu criterio a la fuerza. Solo la razón es el criterio supremo para guiar la acción entre los hombres. Una existencia coherente entre los hombres requiere el respeto a los derechos del hombre, una verdadero respeto a los derechos del hombre, requiere que la riqueza no se redistribuida.
Autor:
Luis Riesco Lorenzo 

Correo y Facebook

No hay comentarios:

Publicar un comentario

-->