JOHAN CRUYFF: EN BUSCA DEL PLACER - Canal Hablamos

NUEVO

24 marzo 2016

JOHAN CRUYFF: EN BUSCA DEL PLACER



Cruyff,  Johan  (2012):  Fútbol.  Mi  filosofía.  Barcelona:  Ediciones  B.
"Lo  que  quiero  transmitir  es  que  el  fútbol  no  solo  es  un  juego  simple,  sino  que  incluso  puede  ser  una  manera  de  vivir.  Cuanta  más  gente  lo  comprenda,  más  divertido  será.  Tanto  en  el  campo,  como  fuera  de  él".  Así  habla  Johan  Cruyff  sobre  el  deporte  al  que  ha  dedicado  su  vida  en  "Fútbol.  Mi  filosofía".  Publicado  por  Ediciones  B  en  España,  en  este  libro  el  holandés  explica  con  detalle  las  ideas  que  le  permitieron  cambiar  la  manera  de  jugar  y  entender  el  fútbol  en  todo  el  mundo,  marcando  un  antes  y  un  después  como  futbolista  y  entrenador.

Cuando  el  fútbol  era  un  deporte  duro  reservado  a  fuertes  y  veloces  atletas,  él  demostró  que  para  ser  buen  jugador  no  es  necesario  gozar  de  un  físico  privilegiado.  En  su  opinión,  la  velocidad  no  debe  estar  en  las  piernas,  sino  en  la  cabeza;  es  el  balón  el  que  debe  moverse  con  rapidez,  no  la  persona.  Dicho  de  otro  modo,  el  futbolista  debe  ser,  ante  todo,  creativo  y  su  principal  objetivo  sobre  el  terreno  de  juego  debe  ser  la  diversión,  la  obtención  de  placer,  un  placer  que  buscó  a  lo  largo  de  una  emocionante  carrera.

ORÍGENES.  EL  AJAX  DE  LAS  TRES  COPAS  DE  EUROPA  (1947-1973)

Todo  comienza  en  Ámsterdam  (Países  Bajos).  En  este  lugar  nació  el  25  de  abril  de  1947  Hendrik  Johannes  Cruyff,  y  en  un  barrio  de  las  afueras  de  la  capital  neerlandesa,  a  solo  medio  kilómetro  del  campo  del  Ajax,  creció.  El  joven  Johan  dio  allí  sus  primeras  patadas  a  una  pelota  hasta  los  diez  años,  cuando  entra  en   las  categorías  inferiores  del  club  "ajaccied".  A  pesar  de  su  exitoso  paso  por  ellas,  el  camino  hacia  la  gloria  no  fue  nada  fácil.  A  los  doce  años  perdió  a  su  padre,  lo  que  le  obligó  a  dejar  los  estudios  para  ayudar  a  su  madre  y  dedicar  más  tiempo  al  fútbol.

Johan  Cruyff,  en  sus  primeros  años  con  el  Ajax.
El  sacrificio  tendría  su  recompensa.  Cinco  años  después,  el  15  de  noviembre  de  1964,  Vic  Buckingham,  entonces  entrenador  del  primer  equipo  del  Ajax,  hizo  debutar  a  Johan  en  un  partido  contra  el  GVAV  Groningen.  Delantero  veloz  y  elegante  en  la  carrera,  de  eléctrico  regate  y  dotado  de  una  perspicaz  visión  de  juego,  el  gol  que  marcó  para  hacerse  con  la  victoria  sería  el  primero  de  los  266  con  los  que  contribuyó  a  convertir  el  Ajax  en  uno  de  los  clubes  más  poderosos  de  Europa.

Vic  Buckingham,  entrenador  del  Ajax  entre  1964  y  1965.

Para  alcanzar  esa  meta  trabajaron  Cruyff  y  sus  compañeros,  dirigidos  desde  1965  por  el  legendario  Rinus  Michels.  Liderados  por  el  "General",  el  Ajax  deslumbró  al  mundo  con  su  "Fútbol  Total",  una  espectacular  manera  de  jugar  basada  en  el  intercambio  de  posiciones  entre  los  jugadores,  a  los  que  no  se  les  asigna  un  papel  determinado  en  el  campo.  La  utilización  de  este  sistema  revolucionario  fue  clave  para  que  el  conjunto  holandés  dominara  el  fútbol  del  Viejo  Continente  a  principios  de  los  años  setenta.  La  derrota  en  la  final  de  la  Copa  de  Europa  de  1969  ante  el  Milan  fue  una  decepción,  pero  también  un  aviso  de  lo  que  estaba  por  venir.


Hasta  1971  tuvo  que  esperar  el  Ajax  para  proclamarse  Campeón  de  Europa,  lo  que  logró  ganando  al  Panathinaikós  en  la  final  de  Wembley.  Gracias  a  este  éxito,  Johan  recibió  su  primer  Balón  de  Oro.


La  temporada  siguiente  fue  mejor  aún.  Con  Stefan  Kovacs  como  entrenador  y  compañeros  como  Johnny  Rep,  Johan  Neeskens,  Gerrie  Mühren  o  Piet  Keizer,  Cruyff  lideró  al  segundo  equipo  tras  el  Celtic  de  Glasgow  en  ganar  tres  títulos  durante  un  año  (Liga,  Copa  y  Copa  de  Europa).



Finalmente,  una  Supercopa  de  Europa,  una  Intercontinental  y  una  tercera  Copa  de  Europa  pondrían  el  broche  de  oro  a  esa  época  gloriosa  para  el  Ajax  y  para  Cruyff,  que  recibió  su  segundo  Balón  de  Oro  en  1973.


ÍDOLO  EN  BARCELONA,  LÍDER  DE  LA  "NARANJA  MECÁNICA"  (1973-1978)

Ese  mismo  año  el  fútbol  español  se  abre  a  la  llegada  de  jugadores  extranjeros,  lo  que  anima  al  Barça  a  lanzarse  a  la  caza  del  astro  "oranje",  cuyo  fichaje  había  sido  recomendado  por  Vic  Buckingham,  entrenador  de  los  azulgrana  entre  1969  y  1971.  Sin  embargo,  el  Ajax  ya  había  llegado  a  un  acuerdo  con  el  Real  Madrid  para  que  Johan  vistiera  de  blanco.  En  uno  de  sus  frecuentes  actos  de  rebeldía,  el  delantero  forzó  al  Ajax  a  negociar  con  el  Barcelona,  llegando  incluso  a  amenazar  con  colgar  las  botas.  Por  fortuna,  la  operación  llegó  a  buen  puerto,  y  el  13  de  agosto  de  1973  Johan  Cruyff  fichaba  por  el  FC  Barcelona  a  cambio  de  60  millones  de  pesetas,  un  récord  para  la  época.

Agustí  Montal  i  Costa,  presidente  del  Barça  entre  1969  y  1977,  y  Johan  Cruyff,  en  la  firma  del  contrato  que  ligaba  al  holandés  con  el  club  azulgrana.
Si  Cruyff  había  salido  del  Ajax  como  un  héroe,  en  Barcelona  fue  un  ídolo  desde  el  primer  día.  La  afición  culé  veía  en  él  al  salvador  de  un  club  que  llevaba  catorce  años  sin  ganar  la  Liga,  campeonato  dominado  por  el  Madrid.  Todas  esas  esperanzas  no  tardaron  en  ser  correspondidas.  De  nuevo  bajo  la  dirección  de  Rinus  Michels  y  con  excelentes  jugadores  como  Hugo  Sotil,  Carles  Rexach  o  Juan  Manuel  Asensi,  el  Barça  de  Cruyff  conquistó  el  ansiado  título  de  Liga  en  la  temporada  1973-1974,  dejando  partidos  para  el  recuerdo  como  la  "manita"  frente  al  eterno  rival  en  el  Santiago  Bernabéu.

Tras  esa  exitosa  primera  temporada  en  la  Ciudad  Condal,  Johan  participó  con  la  selección  de  fútbol  de  su  país  en  la  Copa  Mundial  de  la  FIFA  de  1974.  Celebrada  en  Alemania  Federal,  el  combinado holandés  terminó  llegando  a  la  final  de  Múnich.  A  pesar  de  la  derrota  frente  a  la  anfitriona,  esta  Selección  pasó  a  la  historia  por  su  sensacional  manera  de  jugar,  llevando  la  filosofía  del  "Fútbol  Total"  a  su  máxima  expresión.  Así,  el  protagonismo  de  Cruyff  en  la  "Naranja  Mecánica"  (apelativo  que  recibió  ese  equipo)  le  hizo  merecedor  de  un  tercer  Balón  de  Oro.  El  del  74  fue  el  único  Campeonato  del  Mundo  en  el  que  "el  tulipán  de  oro"  estuvo  presente,  ya  que  se  negó  a  viajar  a  Argentina  para  disputar  el  siguiente,  en  1978.




RETIRADA: ESTADOS  UNIDOS  Y  HOLANDA  (1978-1984)

Después  de  ese  Mundial,  Cruyff  siguió  siendo  el  jugador  que  marcaba  la  diferencia  en  el  Barça,  pero  los  aficionados  que  asistían  cada  domingo  al  Camp  Nou  no  pudieron  celebrar  ningún  título  más  hasta  1978.  Con  la  consecución  de  la  Copa  del  Rey  ese  año,  la  estrella  holandesa  se  marchó  de  Barcelona  para  descansar  y  posteriormente  probar  suerte  en  Estados  Unidos,  donde  jugó  para  Los  Angeles  Aztecs  y  los  Washington  Diplomats.

Johan  Cruyff  con  la  camiseta  de  Los  Angeles  Aztecs.
Aunque  ya  por  aquel  entonces  el  país  norteamericano  era  uno  de  los  lugares  preferidos  por  las  grandes  estrellas  del  fútbol  mundial  para  retirarse,  con  34  años  Cruyff  decidió  regresar  a  Holanda.  Así,  con  una  segunda  etapa  en  el  Ajax  y  una  última  en  el  Feyenoord,  terminó  su  carrera  uno  de  los  más  grandes  jugadores  de  la  historia.



Cruyff  con  el  Feyenoord  (1983-1984).
INICIOS  COMO  ENTRENADOR  EN  EL  AJAX  (1985-1988)

No  hubo  que  esperar  mucho  tiempo  para  volver  a  ver  al  "Flaco"  pisando  el  césped  de  un  estadio.  En  1985  se  hizo  con  el  cargo  de  director  deportivo  del  Ajax,  pasando  a  ser  entrenador  unos  meses  más  tarde.  Cruyff  aprovechó  entonces  para  llevar  a  cabo  un  cambio  en  la  organización  del  club  con  el  que  mejorar  el  trabajo  realizado  en  las  categorías  inferiores.  Fruto  de  esta  decisión  surgiría  más  tarde  una  brillante  generación  de  jugadores  formada  por  Edwin  van  der  Sar,  Clarence  Seedorf,  los  hermanos  de  Boer,  Edgar  Davids   o  Patrick  Kluivert,  ganadores  de  la  Champions  League  en  1995.  Marco  van  Basten,  Frank  Rijkaard  y  Dennis  Bergkamp  fueron  también  maravillosos  futbolistas  que  Johan  tuvo  a  sus  órdenes  como  técnico  del  conjunto  "ajaccied". Con  ellos  ganó  dos  Copas  de  los  Países  Bajos  y  una  Recopa  de  Europa.



REGRESO  A  BARCELONA: EL  "DREAM  TEAM"  (1988-1996)

Llegado  el  año  1988,  el  Barça  se  encontraba  de  nuevo  en  apuros.  Sumido  el  club  en  una  grave  crisis  deportiva,  el  malestar  había  llevado  a  los  jugadores  a  rebelarse  contra  la  directiva  presidida  por  José  Luís  Núñez.  Al  igual  que  en  1973,  los  azulgrana  recurrieron  a  Cruyff  para  acabar  con  los  problemas  e  iniciar  un  nuevo  proyecto  con  el  que  retomar  la  senda  del  triunfo.  Para  ello  fue  conformada  una  plantilla  con  jugadores  de  mucho  talento.  Con  futbolistas  como  Andoni  Zubizarreta,  Ronald  Koeman,  Pep  Guardiola,  Michael  Laudrup,  Hristo  Stoichkov  o  Romário  se  iba  componiendo  poco  a  poco   la  espina  dorsal  del  nuevo  equipo.  Mientras  tanto,  el  técnico  holandés  tenía  las  ideas  muy  claras.  Aplicaría  un  sistema  de  juego  ofensivo,  basado  en  la  posesión  del  balón  y  la  movilidad  de  sus  hombres  sobre  el  campo.

A  menudo  el  trabajo  tarda  en  dar  resultado  y  esta  no  fue  una  excepción.  Después  de  que  Johan  hubiera  estado  a  punto  de  ser  destituido  tras  sus  dos  primeras  temporadas,  el  Barça  inicia  en  1991  una  de  las  etapas  más  prósperas  de  la  historia  del  club  con  la  conquista  de  cuatro  títulos  de  Liga  de  forma  consecutiva  y  una  Copa  de  Europa.  El  plan  de  Cruyff  al  fin  funcionaba.



La  grandeza  del  "Dream  Team"  que  había  construido  no  solo  radicaba  en  la  victoria,  sino  también  en  cómo  se  llegaba  hasta  ella.  En  cada  partido  podía  ocurrir  algo  mágico  e  irrepetible,  como  en  el  Barça-Madrid  de  la  temporada  1993-1994.



Sin  embargo,  tan  violento  fue  el  ascenso  hacia  el  éxito  como  la  caída  hacia  el  fracaso.  En  1994  el  Barça  llegó  de  nuevo  a  la  final  de  la  Copa  de  Europa,  en  la  que  el  Milan  de  Fabio  Capello  no  tuvo  piedad  ante  un  equipo  que  ya  se  creía  campeón  antes  del  pitido  inicial.

No  cabía  ninguna  duda:  había  llegado  la  hora  del  cambio  de  ciclo.  Para  ello,  el  Barça  llevó  a  cabo  una  renovación  de  la  plantilla  durante  los  dos  años  siguientes.  Los  Zubizarreta,  Koeman,  Laudrup,  Stoichkov  o  Romário  se  marcharon  para  ser  sustituidos  por  jugadores  procedentes  de  otros  equipos  (Abelardo,  Luís  Figo,  Gica  Popescu...)  y  de  la  cantera  (Jordi  Cruyff,  Iván  de  la  Peña,  Albert  Celades...).  Ninguno  de  estos  cambios  fue  suficiente  para  remontar  el  vuelo.  Humillantes  derrotas  como  la  del  Clásico  de  la  temporada  1994-1995  en  el  Bernabéu  confirmaban  que  la  hora  del  "Dream  Team"  había  terminado.

De  ello  parecía  estar  convencida  la  directiva,  mientras  que  Cruyff  se  resistía  a  aceptarlo,  lo  que  le  llevó  a  montar  en  cólera  al  escuchar  rumores  de  que  el  Barça  estaba  negociando  con  Bobby  Robson  para  sustituirle.  Este  episodio,  el  último  de  una  larga  serie  de  desencuentros  entre  el  holandés  y  los  dirigentes  del  club,  motivaron  su  destitución  a  dos  jornadas  del  final  de  la  temporada  1995-1996.  El  Barça  fue  el  más  perjudicado  por  esta  decisión,  dando  lugar  a  la  creación  en  su  seno  de  dos  bandos  enfrentados:  los  "cruyffistas"  (a  favor  de  Cruyff)  y  los  "nuñistas"  (de  acuerdo  con  el  presidente  Núñez).

CONCLUSIÓN

Veinte  años  han  pasado  ya  desde  que  Cruyff  dejara  atrás  los  banquillos  del  Barça,  un  club  que,  gracias  a  la  gran  magnitud  de  los  éxitos  cosechados  durante  la  última  década,  se  ha  convertido  para  muchos  en  el  mejor  del  mundo.  Mientras  tanto,  la  opinión  del  neerlandés  no  ha  dejado  de  ser  influyente  en  el  entorno  de  la  entidad  azulgrana  tanto  en  lo  futbolístico  como  en  lo  institucional,  manteniendo  unas  excelentes  relaciones  con  el  expresidente  Joan  Laporta  y  rompiéndolas  con  su  sucesor  Sandro  Rosell  después  de  renunciar  al  título  de  Presidente  de  Honor  que  el  otro  le  había  otorgado.

Más  allá  del  Barça,  el  legado  de  Cruyff  ha  sido  enorme  y  la  huella  que  ha  dejado  en  la  sociedad,  imborrable.  Generoso  a  la  hora  de  contribuir  con  causas  nobles,  aparte  de  la  exitosa  campaña  antitabaco  que  protagonizó,  la  Johan  Cruyff  Foundation  trata  de  ayudar  a  niños  discapacitados  de  distintas  partes  del  mundo  a  través  del  deporte,  mientras  que  en  el  Johan  Cruyff  Institute  se realizan  actividades  de  formación  e  investigación  en  gestión  y  marketing  deportivos.



Pero  por  encima  de  todo  siempre  destacará  el  papel  protagonista  que  él  ha  desempeñado  en  la  transformación  del  fútbol  español.  Con  su  paso  por  nuestro  país  se  sembraron  las  semillas  de  las  que  nacieron  los  sabrosos  frutos  que  hemos  estado  disfrutando  recientemente,  con  un  Barça  y  una  Selección  española  que  han  alcanzado  la  excelencia  tomando  como  punto  de  partida  las  ideas  de  Cruyff.  El  medio,  el  fin  y  el  efecto  del  fútbol  de  estos  equipos  es  el  placer,  el  mismo  que  Johan  ha  buscado  siempre  sin  descanso.

Autor:
Manuel  V.  Montesinos
Web  y  Twitter

No hay comentarios:

Publicar un comentario

-->