¿CÓMO SE REALIZA UN PROYECTO DE INVESTIGACIÓN EN ECONOMÍA? (I) - Canal Hablamos

NUEVO

06 junio 2017

¿CÓMO SE REALIZA UN PROYECTO DE INVESTIGACIÓN EN ECONOMÍA? (I)


Durante el último año he tenido la oportunidad de trabajar como becario en prácticas en el CEMFI y el Banco de España, y de disfrutar de una beca de colaboración con uno de los departamentos de mi facultad. Gracias a estas actividades he podido conocer mejor cómo es el día a día de los investigadores en Economía, con sus vicios y sus costumbres, con lo que les preocupa y lo que les ilusiona. Tengo que decir que es un mundo peculiar y realmente fascinante, pero invisible para mucha gente, al mismo tiempo. Al menos esta es la impresión que yo tengo cada vez que alguien me pregunta por mis prácticas.

¿Qué hace un investigador económico? A esta pregunta muchos te responderán que no lo saben muy bien, o que no lo saben en absoluto. Y cuidado, no me refiero únicamente al gran público, sino también a algunos estudiantes de Economía. Sí, has leído bien: tengo compañeros que se han graduado este año, como yo, y no saben qué es un paper, lo que resulta francamente decepcionante. En mi opinión, los investigadores en Economía deberían hacer un esfuerzo por hacer más visible entre la sociedad el trabajo que realizan. Es cierto que diversas fundaciones y asociaciones, como Nada es Gratis, llevan años trabajando en este sentido, pero aún queda bastante por hacer.

Yo en particular he decidido poner mi granito de arena con la serie de artículos que me dispongo a iniciar. En ellos explicaré cuáles son las etapas que suele comprender la realización de un proyecto de investigación en Economía (en concreto, un proyecto empírico, fundamentado en el análisis de datos) basándome en el capítulo que Jeffrey Wooldridge dedica a esta misma cuestión en su manual de Introducción a la Econometría. Además de contribuir a la causa, espero poder ayudar a otros estudiantes que se estén enfrentando a sus trabajos de fin de grado o a otros proyectos de investigación y no sepan muy bien por dónde empezar, por lo que me centraré en el proceso que se debería seguir en estas situaciones. Y sin más dilación, comenzamos.

1er PASO: HAZTE UNA PREGUNTA

Si alguien te dice alguna vez que la parte más importante de un proyecto de investigación es el planteamiento de la pregunta adecuada, puedes estar seguro de que no estará exagerando. Como en un viaje, si no te marcas un destino, no sabrás por dónde empezar. Aunque la gran (y creciente) disponibilidad de datos hace bastante tentadora la opción de lanzarse directamente al agua para bucear entre ellos, esta manera de proceder a menudo resulta ser contraproducente. Sin haber formulado hipótesis alguna o el tipo de modelo que deseas estimar, es bastante probable que te olvides de recopilar información sobre variables importantes, que obtengas tu muestra de la población equivocada o que tus datos no se correspondan con el período de tiempo que necesitas.

A la hora de hacer la pregunta, no conviene ser demasiado ambicioso. La prudencia es una virtud. Estarás siendo prudente si te aseguras de que dispones de fuentes que te permitan responder a tu pregunta en el tiempo del que dispones para desarrollar tu proyecto.

Con tal de delimitar bien tu objetivo, deberás decidir qué área de la Economía o de otras ciencias sociales te interesa. Si te pones a repasar el contenido de las asignaturas que has cursado, encontrarás teorías que puedan ser contrastadas empíricamente o relaciones que sean relevantes en términos de política económica. Por ejemplo, en Economía del Trabajo existe una multitud de teorías sobre los factores explicativos de las diferencias salariales entre colectivos sociales. Otros economistas, en cambio, se preocupan por asuntos educativos, como la relación entre gasto en educación y resultados académicos, la influencia sobre el desempeño de los alumnos de asistir a ciertos tipos de colegios, o los elementos que afectan a la localización de los colegios. Si lo que te gusta es la Macroeconomía, te interesarán las relaciones entre las series temporales de los agregados económicos, como la existente entre el PIB y la inversión, o el impacto de las políticas impositivas en los tipos de interés.

Es cierto que realizar un trabajo original puede llegar a parecer muy difícil. Tanto a nivel micro como macroeconómico, aunque especialmente en este segundo caso, muchas cuestiones ya han sido estudiadas con mucha profundidad por multitud de autores, pero en ningún caso ello debe desanimarte. Ejercicios como estimar la curva de Phillips o la ley de Okun para un país en particular como España con datos recientes o sobre un período en concreto, como el de la crisis de 2008, pueden ser muy interesantes; tratar de estimar con datos de tu universidad la relación entre la carrera estudiada por una persona y el salario que recibe al entrar en el mercado de trabajo, también. Añadir nuevas variables a modelos descriptivos es otra alternativa, como incluir un índice o una tasa de criminalidad para explicar el precio de las viviendas en un barrio. En definitiva, siempre se puede abordar un mismo tema desde muchas perspectivas.

Tampoco hay que dudar en intercambiar ideas con compañeros, investigadores o amigos. Además de las sugerencias o comentarios que puedas recibir, prueba con ellos si la pregunta que quieres plantear suscita interés o está bien formulada. Si te preguntan sobre el tema de tu trabajo y tu respuesta es "estoy estudiando los tipos de interés", es probable que tu objetivo aún no esté bien definido. Si por el contrario respondes "estoy analizando el efecto de la volatilidad de la inflación en los tipos de interés a corto plazo de Brasil", irás por buen camino.

Tanto si necesitas más fuentes de inspiración como si no, es bueno buscar artículos (papers) relacionados con las ramas de la Economía que más te interesen. Para ello, el Journal of Economic Literature (JEL) tiene un sistema de clasificación muy detallado en el que se asignan códigos identificativos a cada paper según el tema al que estén dedicados. Asimismo, el JEL también contiene una larga lista de artículos, organizados por temas, que han sido publicados en revistas científicas. Otros servicios de búsqueda de papers muy útiles podrían ser EconLit (muchas universidades disponen de suscripción), Social Sciences Citation Index (para papers sobre ciencias sociales) o Google Scholar (de mucha ayuda para encontrar trabajos que no han sido publicados en revistas). En castellano, puedes recurrir a Dialnet. Y por supuesto, no dejes de sumergirte en las bibliotecas y sus recursos electrónicos.

Puedes seguir a Manuel V. Montesinos en:

No hay comentarios:

Publicar un comentario

-->