¡NO TENEMOS MIEDO! - Canal Hablamos

NUEVO

21 agosto 2017

¡NO TENEMOS MIEDO!




Homs (Siria) (17/07/2014) - (21/02/2016)

Saná (Yemen) (19/03/2015)

Garissa (Kenia) (2/04/2015)

Ankara (Turquía) (10/10/2015)

París (Francia) (7/01/2015) - (13/11/2015) - (20/04/2017)

Badgad (Irak) (11/01/2016) – (15/01/2017) – (29/03/2017)

Yakarta (Indonesia) (14/01/2016)

Sayyidah Zaynab (Siria) (31/01/2016)

Damasco (Siria) (22/02/2016) (15/03/2017)

Dalori (Nigeria) (1/02/2016)

Ben Guerdan (Túnez) (7/03/2016)

Estambul (Turquía) (28/06/2016)

Bruselas (Bélgica) (22/03/2016)

Orlando (EEUU) (12/06/2016)

Niza (Francia) (14/07/2016)

Berlín (Alemania) (19/12/2016)

Azaz (Siria) (7/01/2017)

Deir ez-Zor (Siria) (15/01/2017)

Sinaí (Egipto) (29/01/2017)

Mosul (Irak) (9/02/2017)

Sehwan (Pakistán) (16/02/2017)

Susa (Siria) (24/02/2017)

Londres (Inglaterra) (22/03/2017) - (3/06/2017)

Tikrit (Irak) (9/03/2017) - (5/04/2017)

Alejandría (Egipto) (9/04/2017)

Manchester (Inglaterra) (22/05/2017)

Barcelona (España) (17/08/2017)

Cambrils (España) (18/08/2017)

¿(...)?

El horror golpea de nuevo. Agresivo, violento, como el estruendo de un huracán enfurecido a cuyo paso va descargando su energía contra todo orden y sosiego. Sin previo aviso, descontrolado, destruyendo y arrebatando decenas de vidas e historias de una forma totalmente trágica y desdichada… No parece importarles. Lo vivido el pasado 17 y 18 de agosto en Barcelona y Cambrils es una muestra más de inhumanidad, de la realidad despiadada y cruel que sacude el mundo desde hace años y que se encuentra encabezada por un grupo de locos y desalmados. Porque esto no tiene nada que ver con una religión, creencia, política o cultura. Tiene que ver con la demencia e insensibilidad en su sentido más extremo, con la bárbara osadía para hacer estallar en miles de pedazos el frágil cristal de la inocencia y la sencillez; un cristal ahora salpicado por sangre y dolor, por las lágrimas de todos aquellos que lloran su ausencia reunidos en torno a la luz de una vela y que condenan los atentados con fuerza, aún con el alma rota.

Pero de fondo se escucha un grito; un grito que brota desde lo más profundo de nuestro ser: el de “no tenemos miedo”. Lo gritamos unidos, con la mirada firme y segura, convencidos de que llegará el día en que esto acabe. Y lo hacemos no solo por Barcelona o Cambrils, sino también por París, por Londres, Bruselas, Niza, Manchester y Berlín. Lo hacemos por Homs, por Damasco, por Bagdad, por Tikrit, por Alejandría, por Azaz y por Ankara… por todas aquellas ciudades atacadas que han sido despojadas momentáneamente de toda ilusión, y que ahora quedan llenas de familias desoladas con un enorme vacío en el corazón.


No dejaremos que nos quiten la esperanza, que penetre el temor. No permitiremos que nos roben el coraje, la seguridad y el deseo de luchar contra toda esta maldita locura. Y no lo permitiremos en honor a todas las víctimas, en honor a sus últimos momentos vividos, aquellos en los que no había miedo o sufrimiento, tan solo alegría y diversión. Momentos cargados no de pánico y lamentos, sino de amables palabras, gestos, besos, abrazos y risas. Momentos cargados de anhelos, planes, promesas y futuro. Porque ellos murieron con cientos de sueños aún por cumplir… pero nosotros seremos los encargados de alcanzarlos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

-->