“El ROCK SUENA… EN FAMILIA”: MÚSICA Y CULTURA SON EL MISMO LENGUAJE - Canal Hablamos

NUEVO

22 febrero 2018

“El ROCK SUENA… EN FAMILIA”: MÚSICA Y CULTURA SON EL MISMO LENGUAJE



“El rock and roll no es cosa de niños” con esta provocadora frase comienza este espectáculo, en mayúsculas, cargado de humor, sabiduría y por supuesto, mucha música. Después de haber llenado los principales teatros en ciudades como Valladolid, Bilbao, León, Cáceres o Ponferrada; el dúo vallisoletano Happening pretende cargar al Teatro Fígaro de altas dosis de rocanrol.

En el mundo del espectáculo, con indiferencia de géneros, lo primordial es tener las ideas meridianas: qué deseo transmitir, por qué medios y a quién me dirijo. El bajista Sergio Aparicio, el guitarrista Carlos García-Zúñiga y el batería Raúl Arroyo, lo tienen claro. Su objetivo es transmitir el amor por la música, en general, y por el del rock en particular. El vehículo para lograrlo es un relato didáctico de la historia de este género con toques de humor. Con estos ingredientes pretenden que distintas generaciones disfruten de la música y, por supuesto, no paren de bailar. Todos los engranajes de la cadena funcionan a la perfección en El Rock suena… en familia.

La idea de juntar a padres y madres con sus hijos en una misma sala, alejados de cuentos caducos y marionetas, ya es un éxito parcial. Si además le sumamos que durante 90 minutos podremos recorrer la historia de la música moderna, a través de un género musical tan cercano a niños y adultos, como es el Rock and Roll, es un éxito absoluto. En las representaciones teatrales, la mayor parte de la crítica está dedicada al comportamiento de los actores en escena, a sus relaciones en el escenario y a su calidad interpretativa. En este evento musical, a mi juicio, las anteriores categorías no aportan valor crítico. La esencia del grupo Happening es divertir al espectador mientras escucha en directo las canciones de Elvis Presley, Ritchie Valens, The Beatles, The Rolling Stones, Ramones, Queen o AC/DC.


Repetimos como frase hecha que “Los niños nunca mienten”. Esta afirmación esconde una gran verdad. Los más pequeños no tienen filtros para expresar sus sentimientos. En el espectáculo pude apreciar cómo los chavales y chavalas gritaban, bailaban, saltaban y cantaban al ritmo de las melodías. Lo que menos hicieron es estar sentados. Por supuesto que el mérito principal lo tiene la música pero el buen hacer de los conductores del espectáculo lo puso más fácil.

Doy por supuesto la calidad musical de los tres intérpretes y su habilidad con sus respectivos instrumentos. Compartir escenario, durante 17 años, con grupos y artistas consagrados como Celtas Cortos, La Frontera, La Guardia, Los Secretos, Melendi o Pereza es suficiente carta de presentación. Además de ejercer como profesionales de la música, Aparicio, García Zúñiga, y Arroyo fueron maestros de ceremonia de su espectáculo. Comenzaron por los inicios del rocanrol con el blues como protagonista y fueron repasando los cantantes y las bandas más representativas de este género, tocando en directo por supuesto. Por tanto, además de la música, los cantantes reprodujeron un relato contado en manuales y libros de texto pero con su sello propio, el humor.

En este tipo de actos, la interacción con el público –en su mayoría infantil– es imprescindible para que el espectáculo posea ritmo y el espectador también sea partícipe del mismo. La expresión más palpable de que los artistas cumplieron este cometido es que solo con decir la palabra “voluntario” la mano de los pequeños ya estaba levantada. Por otra parte, los progenitores y familiares también intervinieron en el espectáculo. Si deciden ir a ver este evento –con carácter de musical– deben dejar la vergüenza en casa. Para dotar al espectáculo de mayor realismo, los promotores se transforman en viejas glorias del rock, como Elvis Presley, Paul McCartney o Angus Young (AC/DC).


El Rock suena… en familia es un concierto, donde los juegos de luces y sonidos y el humo artificial están presentes. Esta iniciativa innovadora hace que sea más que música en directo. Estoy convencido que los niños y niñas que acudan a ver este espectáculo musical aprenderán más de la música –en sentido amplio– que en una clase convencional. Por ello, los organizadores podrían abarcar más conceptos musicales y dar cabida a grupos menos conocidos de la historia de la música.

El alegato último de los artistas al público fue escuchar todo tipo de música, amar este arte y valorar las aportaciones españolas a este género. La cultura, incluida la musical, no hay que defenderla como a un ser indefenso ¡hay que vivirla!, y, en esta ocasión, bailarla.


En El Rock… suena en familia mientras los pequeños aprenden a amar la música los mayores recordarán tiempos de juventud


Dirección artística: Happening
Artistas: Sergio Aparicio (voz principal y bajo), Carlos García-Zúñiga (guitarra eléctrica) y Raúl Arroyo (batería).
Lugar: Teatro Fígaro (Calle del Dr Cortezo, 5, 28012 Madrid)
Funciones: hasta el 18 de marzo de 2018

No hay comentarios:

Publicar un comentario

-->