“LA MADRE QUE ME PARIÓ”: LA QUE LUEGO ECHARÁS DE MENOS - Canal Hablamos

NUEVO

23 marzo 2018

“LA MADRE QUE ME PARIÓ”: LA QUE LUEGO ECHARÁS DE MENOS



Juntar en una misma habitación a un grupo de amigas con sus respectivas madres mientras tiene lugar el banquete de una boda puede entrañar cierto riesgo. En ese delicado momento quizá descubras que te pareces más a tu madre de lo que en un principio pensabas. Si quieres formar parte de esta singular ceremonia puedes visitar el Teatro Fígaro.  

Podemos situar esta obra, escrita por Ana Rivas y Helen Morales y dirigida por Gabriel Olivares, en el género cómico, y más concretamente en el de vodevil.  En ella encontramos un argumento complicado, ingenioso y un final que el público no esperará. Todo ello está aderezado con líos amorosos en el contexto de una boda. La suma de estos ingredientes tiene como resultado la risa del espectador.

La madre que me parió te invita a adentrarte en el convite nupcial de una singular boda. Daniela (Ana Villa) acaba de contraer matrimonio pero ya está arrepentida de tal decisión. En una habitación del hotel, donde tiene lugar la ceremonia, reúne a sus amigas (Bea, Alicia Garau, Alba, Esperanza Pedreño, y Natalia, Laura Toledo) para contarlas un secreto desconocido por todas. La curiosidad también hace que las madres que las parieron (Aurora, Marisol Ayuso, Merche, Juana Cordero y Pilar, Aurora Sánchez, se unan a la cuchipanda. En los 90 minutos que dura el banquete, también descubrimos las historias personales de este grupo de amigas y sus rencillas del pasado. Mientras tanto un invitado, Diego París, no deja de hablar por teléfono con una máquina.


La idea propuesta por Ana Rivas, afamada directora de programas televisivos, la califico de extremadamente ingeniosa. Todos en algún momento hemos asistido a alguna celebración que comienza por alguna de estas vocales “BBC”: bodas, bautizos y comuniones. De esta realidad, Rivas saca un libreto ágil con parodias y escenas de humor, aunque podría haber explotado aún más las situaciones cómicas con historias pasadas de los personajes o con más frases típicas de las madres. En un ambiente nupcial, la protagonista indiscutible es la novia, pero también la madre de la prometida. Con esta percha (término usado en periodismo equivalente al de gancho informativo) introduce otro universo como es el del famoso grupo de amigas de la infancia. El texto, y los líos derivados de la representación, es entendible, aunque hubiera sido de ayuda que en el programa de mano aparecieran los parentescos (de quién es madre o hija cada protagonista).

Gabriel Olivares, exitoso productor y director teatral, es el encargado de dirigir al reparto. Por un lado, en esta obra, tiene un trabajo sencillo por la calidad artística de los intérpretes, aunque el principal peligro es saber repartir a tantos personajes sobre el escenario, y lo resuelve con acierto. De hecho, los momentos más hilarantes ocurren cuando todos los protagonistas salen a escena. Además, las continuas salidas y entradas de los personajes sirven para oxigenar la obra y aportar agilidad y frescura a la historia.


Las actrices en su conjunto son rostros conocidos por el público y cuentan con un gran bagaje, aunque las de mayor edad son las que marcan los tempos del humor. Marisol Ayuso interpreta con maestría y contundencia a Aurora, una católica practicante, protestona, adicta a los medicamentos y que no puede despegarse de su hija. Ayuso mantiene la risa constante del público con sus frases sentenciadoras y como solo ella sabe hacer.  Juana Cordero da vida, con gracia y soltura, a Merche, una madre moderna con unas copas de más. Las entradas a escena de la actriz y sus caídas son un revulsivo de la obra y protagonizan los momentos más graciosos de la función. Aurora Sánchez aporta con su personaje y su actuación serenidad ante tanto caos. Sánchez da vida a Pilar una señora amante de las novelas detectivescas y con tendencia a hablar consigo misma.

El trabajo de las actrices más jovenes aporta continuidad al relato, cargado de enredos amorosos, al dar vida a un grupo de amigas inseparables, aunque muy preocupadas por sus egos. Ana Villa da vida a Daniela, una novia que lleva demasiado lejos los nervios del día de su boda y está dispuesta a dar un paso atrás. Villa es el centro de la obra e interpreta de forma correcta los nervios de su personaje por la noticia que tiene que comunicar. Alicia Garau es Bea, una directiva publicitaria divorciada de carácter fuerte con incontinencia verbal. Su drama es no encontrar canguro para sus hijos. Garau sabe transmitir con gracia los intentos de su personaje por contener su deseo sexual. Esperanza Pedreño  se viste de Alba, una joven y cándida sindicalista que tiene que atender a un marido de extrema ineptitud. Esta actriz domina a la perfección la voz ñoña de su personaje que me recordó a sus comienzos en Cámara Café. Laura Toledo es Natalia, una joven soltera que trabaja en el departamento de publicidad de una empresa. Toledo interpreta con sencillez el carácter suave de su personaje. A pesar de que su papel es menor, la inclusión en la obra del único actor, Diego París, es oportuna. Sus intentos por su osadía a intentar darse de baja de una compañía telefónica son muy graciosos.


El decorado de la obra recrea a la perfección una habitación de un lujoso hotel. Probablemente sea una de las mejores escenografías de las comedias en cartel. La entrada a escena de los personajes va acompañada con las canciones pachangueras propias de un banquete de bodas. El momento musical del final es muy acertado y me recordó a la música cabaretera del siglo anterior. El uso de una pantalla improvisada en el escenario donde proyectan el chat grupal de los protagonistas es un gran acierto.


En La madre que me parió  estás invitado a una boda y descubrirás lo mucho que te une a tu madre, aunque trates de disimularlo


Dirección: Gabriel Olivares
Autor: Ana Rivas y Helena Morales
Reparto: Marisol Ayuso, Juana Cordero, Alicia Garau, Diego París, Esperanza Pedreño, Laura Toledo, Aurora Sánchez y Ana Villa.
Funciones: hasta el 17 de junio
Lugar: Teatro Fígaro (Calle del Dr Cortezo, 5, 28012 Madrid)

No hay comentarios:

Publicar un comentario

-->