“SINACIO ME HAN ´DEJAO´ SOLO”: ALELUYA - Canal Hablamos

NUEVO

03 marzo 2018

“SINACIO ME HAN ´DEJAO´ SOLO”: ALELUYA



Uno de los miedos del ser humano es estar sin compañía. Pero ¿tan malo es estar solo? Si no tienen muy clara la respuesta, el monologuista Sinacio está dispuesto a aclarar esta cuestión en el Teatro Infanta Isabel.

El título de la actuación “Me han ´dejao ´solo” es muy clarividente, aunque no certero del todo, porque estoy convencido que la legión de seguidores de Sinacio, uno de los pioneros en el género monologal español, no le va a abandonar. Este título hace referencia a que sus dos compañeros de profesión – Leo Harlem y Sergio Olalla– han decidido cogerse vacaciones y dejar a Sinacio con lo puesto (después de estrenar exitosas obras como ¿Qué hay de nuevo?, Trending tronching y Hasta aquí hemos “llegao”). No solo contentos con abandonarle en el escenario, también le han hurtado el guion, la escenografía, la música y el vestuario. Lo que no se han llevado son los chistes, las historias y las ganas de hacer reír al público.

El género monologal cómico es uno de los más complicados de ejecutar. No basta con recitar un texto y que el público extraiga sus conclusiones. El feedback es continúo y a tiempo real, con una premisa artística base: si no hay risas no podemos hablar de monologo cómico. Sinacio mezcla el carácter tradicional de este género (una sola persona, normalmente de pie, expone una situación a la que le da su punto de vista cómico para hacer reír al espectador) con un estilo innovador y propio (improvisación, música en directo y participación del auditorio).


Podemos dividir el espectáculo en dos partes, aunque el contenido se entremezcla entre sí. En la primera, Sinacio expone las ventajas e inconvenientes de andar solo por la vida en situaciones cotidianas (comprar en el supermercado, viajar o salir a cenar) y lo adereza con un clásico en este género, sus experiencias y vivencias en primera persona. En la segunda parte, la colaboración directa del público es indispensable para continuar la función. Mediante un rudimentario pero gracioso método, el espectador deberá ofrecer al humorista temas sobre los que sustentar sus monólogos. Sin duda, es una arriesgada apuesta porque la vileza de algunos presentes complica, aún más, esta curiosa dinámica. Exponerse de esta forma ante el público, es un ejemplo más de la talla de Sinacio en el mundo de la improvisación y, además, es una buena iniciativa para que el público pueda repetir, ya que siempre encontrará novedades.

Este cómico presenta en “Me han ´dejao´ solo” una estética y escenografía aparentemente improvisadas pero que llevan un arduo trabajo para dar dicha apariencia. El cómico cuenta, en el escenario, con la colaboración del pianista Jerónimo Maesso, un genio de la improvisación, y cuatro intérpretes más. La música es otra de las esencias de este evento. El público, a lo lago de los 90 minutos, además de reírse con los monólogos podrá disfrutar de música en directo con canciones archiconocidas por todos, en varios idiomas. Los acordes están presentes a lo largo de toda la función y viste al espectáculo de un tono cálido. Maesso va acompañando las palabras de Sinacio con música, lo que crea una atmósfera acogedora. Al principio percibí una cierta descoordinación, o una excesiva improvisación, entre el texto y las notas del pianista, que paulatinamente fue desapareciendo.  



Sinacio da muestra en su espectáculo de dominar el arte escénico. Sus gestos y aspavientos acompañan a un guion original, divertido y actual. La dinámica del texto es fresca y fluye con rapidez y las imitaciones amenizan aún más la función. Detesto cuando un cómico emplea un tono paternalista y pretende aparentar una sensación de superioridad, como si fuera un santo laico con el monopolio del humor. En esta función no ocurre tal efecto y el cómico trata a los asistentes con respeto e inteligencia. Las digresiones (romper el hilo del discurso e introducir en él cosas que no guardan relación directa con el asunto central) son oportunas, las derivadas del tema principal (la soledad) están bien incluidas en el texto y la unión de los temas propuestos por el público dan continuidad al espectáculo. Al principio de la representación aparece la figura de Groucho Marx encarnada en una marioneta. Hubiera sido una excelente idea que a lo largo de la función, Sinacio hubiera continuado con su mascota de trapo porque tenía momentos idóneos para introducirla, como al recordar la nostalgia del pasado o la rapidez de la vida.

Recomiendo al público que asista a este monólogo, que participe en las dinámicas del cómico y que deje las vergüenzas en casa. Sinacio afirma en una de sus frases que “necesitamos reírnos” y este evento es una magnífica excusa para hacerle caso.


A Sinacio le “han ´dejao´ solo”, lo que hace que sea aún más interesante disfrutar de su humor


Autor y director: Sinacio
Funciones: hasta el 3 de junio
Lugar: Teatro Infanta Isabel (Calle del Barquillo, 24, 28004 Madrid)

No hay comentarios:

Publicar un comentario

-->