"TAXI": SÚBETE AL FESTIVAL DEL HUMOR - Canal Hablamos

NUEVO

01 marzo 2018

"TAXI": SÚBETE AL FESTIVAL DEL HUMOR



Levantar la mano para parar un taxi, sentarte en la parte trasera del vehículo y decirle al taxista tu destino. Tres acciones muy habituales en nuestro día a día, aunque después de ver esta obra en el Teatro La Latina, no mirarás con los mismos ojos al conductor.

Josema Yuste y Alberto Papa-Fragomén, directores de esta obra, nos invitan a disfrutar de Taxi, una comedia de enredos al más puro estilo vodevil. Este género del teatro de variedades, de origen estadounidense, pretende entretener, provocar la hilaridad del público y ofrecerle escenas de asombro. Estas tres características están presentes en este evento teatral. Tal y como está diseñada esta comedia, sería perfectamente viable trasponerla al género televisivo, y estaríamos ante uno de los mejores referentes de la comedia de situación o sit comedy.

Esta obra –como relata con mucho humor Alberto Papa-Fragomén en el programa de mano– es una adaptación de la del dramaturgo británico Ray Cooney, que se llevó al mítico teatro londinense, West End, en los años veinte del siglo pasado. Versionar un texto original requiere de un gran talento, pues el objetivo suele ser conservar lo mejor de la idea inicial y añadirle una visión actual y propia. Si hablamos de comedia, nadie mejor que que Josema Yuste - uno de los grandes maestros de la risa de nuestro país- para llevarlo a efecto.



Taxi cuenta la historia de Rafael (Josema Yuste), un taxista madrileño que anda a la carrera de las dos mujeres de su vida, Carmen (Maribel Lara) y Lucía (Esther Prado). “Por pena o por amor se casó con las dos”, esta es la mejor frase que define a Rafael. La experiencia en su doble vida (en una parte de su jornada visita a su amada en el barrio de Chamberí y en la otra, a su segunda mujer en el de Chamartín) se verá truncada por un gracioso accidente mientras conducía. Las dos mujeres acusan la pérdida de su marido y denuncian su desaparición, pero uno de los domicilios no coincide con el que el taxista puso en el hospital. Este aparente error en las direcciones permite entrar en acción a dos policías de distritos distintos (Santiago Urrialde y Javier Losán) que intentarán esclarecer lo sucedido. Pero Rafael no está solo, cuenta con la ayuda de su amigo Alfonso (Sergio Fernández) que hará todo lo posible, pese a su torpeza y a su euforia inducida por los porros, para ayudar a su vecino y deshacer el embrollo.

Solo con leer la sinopsis, el espectador puede imaginarse las situaciones comprometidas de los personajes, pero no puede hacerse una idea de la buena interpretación de los actores y de las risas que, seguro, producirán. Pese a la sencillez del argumento, esta comedia es difícil de interpretar por la continua y vertiginosa sucesión de escenas, que implica la rapidez de los actores y por la explosión de humor en el escenario. La primera premisa la cumplen a la perfección y la segunda parcialmente, en algunos momentos de la representación la risa de los actores impedía que la obra transcurriera. No lo tomen como una crítica negativa, porque estoy convencido que estas situaciones incómodas aumentarán el volumen de la risa y los asistentes podrán disfrutar de divertidas improvisaciones.

El elenco está formado por caras muy conocidas provenientes del mundo de las tablas y de la pequeña pantalla. El ejemplo más representativo es el de Josema Yuste. Este carismático actor da vida al taxista protagonista y le dota de una ternura prodigiosa. Esta candidez permite que el espectador no juzgue al personaje por su bigamia sino que solo disfrute de la interpretación de este profesional del humor. La prolífica trayectoria de Yuste consigue que tanto el personaje de esta obra, como otros anteriores queden impregnados de su sello personal, el particular humor surrealista y las inflexiones prodigiosas de voz. Sergio Fernández, más conocido como “El Monaguillo”, continúa haciéndose un hueco en los escenarios. En esta ocasión interpreta a Alfonso, un vivalavirgen adicto a sustancias químicas y cómplice de las relaciones de su amigo. Contar con este actor en una comedia es sinónimo de éxito, porque prácticamente da igual cual sea su texto; el público reirá. La relación entre estos dos maestros de la improvisación es perfecta y la gestualidad de ambos provocará un sinfín de momentos hilarantes.



Los actores, Santiago Urrialde y Javier Losán, interpretan a una peculiar pareja de inspectores. El primero es un rostro conocido de las series y programas televisivos y siempre ha destacado en el rango del humor. En esta ocasión se viste de Gervasio, un policía de mentalidad franquista al que le gusta recordar el caduco régimen con el saludo fascista. Este gesto lo repite en varias ocasiones en la obra y arranca la risa del público. Losán da vida a un agente con rasgos mojigatos pese a sus intentos por imitar al implacable Colombo. La interpretación de este actor en la obra, me ha recordado a los innumerables papeles en series de humor. El intento de su personaje de domar a un perro potencialmente peligroso es otro de los momentos más divertidos de Taxi. Hubiera sido interesante, que el director hubiera potenciado las diferencias en el modo de trabajar de los dos policías.

El género femenino aporta cierto orden a la representación. Maribel Lara interpreta a Carmen, una de las dos mujeres del protagonista. Esta actriz da serenidad a su personaje, aunque sus caras de asombro ante los vaivenes de la trama también son elogiables. Esta tranquilidad se ve bien complementada con la explosividad de Esther Prado, en su papel como segunda esposa, Lucía.



La escenografía de Taxi es otra de las esencias de esta obra. Los apartamentos de ambas mujeres están representados por un alargado sillón y separados por una pared imaginaria que se derrumba al final de la representación. Las puertas son un elemento imprescindible en cada escena, porque sirven de vía de escape de los protagonistas. Me sigue sorprendiendo cómo un complemento tan antiguo en las obras de teatro, como una puerta, continúa funcionando tan bien en la actualidad. Por último, los teléfonos también cumplen un papel importante en toda la función, como nexos de unión entre todos los personajes y sus enredos. 


Móntate en el taxi y disfruta de la comedia más alocada de la cartelera madrileña


Autor: Ray Cooney.
Dirección y versión: Alberto Papa-Fragomén y Josema Yuste.
RepartoJosema Yuste, Sergio Fernández "El Monaguillo", Alfredo Cernuda, Esther del Prado, Maribel Lara y Javier Losán.
Lugar: Teatro La Latina (Plaza de la Cebada, 2, 28005 Madrid).

No hay comentarios:

Publicar un comentario

-->