“TOC TOC”: ADELANTE, DISFRUTE - Canal Hablamos

NUEVO

10 marzo 2018

“TOC TOC”: ADELANTE, DISFRUTE



Acudir a la consulta de un especialista con el objetivo de curar alguna dolencia podría ser innecesario, cuando la solución puede estar en uno mismo con la ayuda de los demás. Lo que sí es seguro es que si tienen dificultad para reír, esta obra en el Teatro Príncipe Gran Vía es su mejor antídoto.

El prolífico director Esteve Ferrer adapta la obra de Julián Quintanilla y ofrece a los espectadores una divertida comedia cuyo hilo conductor son los conocidos Trastornos Obsesivos Convulsivos (TOC). Si buceamos en los géneros y subgéneros teatrales, Toc Toc puede partir de una comedia de caracteres (subgénero dramático cómico que se centra en un rasgo exagerado que provoca hilaridad) y desembocar, incluso, en la farsa (los personajes se desenvuelven de manera caricaturesca en situaciones no realistas). Ferrer tiene el honor de dirigir la comedia más longeva de la cartelera española.

La sinopsis de la obra es simple: un grupo de personas con distintos trastornos acuden a la consulta de un afamado psiquiatra para aminorar sus obsesiones convulsivas. A lo largo de casi dos horas, conocemos a Fred (Paco Obregón), con tendencia incontrolable al insulto, a Camilo (Esteve Ferrer), con necesidad patológica de contar objetos, a Blanca (Ana Trinidad) con miedo extremo a enfermar, a María (Carmen Arévalo), con propensión irrefrenable a dudar de todo, a Pep (Fran Sariego), con tendencia enfermiza a la búsqueda de simetría y la precisión en todo orden de cosas) y a Lili (Laura Hernando), con tendencia involuntaria a la repetición de una palabra o frase que acaba de oír o pronunciar ella misma. El problema surge cuando la asistente del psiquiatra, Sara Moros, les informa de que el doctor no podrá llegar a tiempo para la sesión. Este inconveniente será la llave para que los seis personajes ideen un ingenioso método de donde sacarán sus propias conclusiones.



En una primera impresión, un escenario con siete actores puede parecer abrumador para con el espectador, pero el buen hacer de los profesionales evita esta sensación. Los personajes van apareciendo de forma escalonada, lo que permite que el público pueda conocer sus trastornos, asimilarlos y recordarlos sin complicación durante toda la función. Otra de las esencias de la obra es el cuidado en pequeños detalles, como los nombres de los protagonistas (relacionados con su problema), o la vestimenta de algunos de ellos. El elenco en su conjunto domina a la perfección la comunicación no verbal sustentada en la gestualidad. Desde el comienzo hasta el fin de la obra, los actores derrochan talento escénico y gran cantidad de energía. Otro aspecto a tener en cuenta, es que todos los tocs que se ilustran sobre las tablas existen, por lo que dificulta aún más la interpretación para no caer en el pozo de lo absurdo.

A pesar de que el personaje interpretado por Paco Obregón es el más experimentado en su dolencia por la edad, aplica la filosofía de laissez faire (dejar hacer) y permite que el peso de la peculiar reunión recaiga sobre el personaje que da vida Esteve Ferrer, actor y director de la obra. Su particular forma de provocar a sus compañeros, su infinita curiosidad y su estrambótica carcajada contagia las risas a los asistentes. La actuación de este actor parece estar tutelada por el gran Millán Salcedo, experto en humor gestual. Para que el experimento pueda funcionar, también es necesario contar con un conocedor de las dinámicas en grupo. Esa es una de las funciones del actor Fran Sariego (en sustitución de Oscar Ramos), además de dar muestra de su agilidad física para que su personaje no pise ninguna raya del suelo.

La obsesión por la limpieza lleva al personaje interpretado por Ana Trinidad a recorrer el escenario enésimas veces en busca de un baño; sin duda, uno de los momentos más hilarantes de la función. La actitud modosa y recatada de la consagrada actriz Carmen Arévalo es fabulosa, aunque los momentos más cómicos de su personaje son cuando saca a relucir su faceta religiosa, con plegarias y salmos incluidos. Laura Hernando, última paciente en entrar a escena, tarda en recalcar el trastorno de su personaje ante tanta vorágine de interpretaciones. Con el transcurso de los minutos y escenas, Hernando pasa a ser la protagonista más tierna de entre todos los presentes. Sara Moros es la actriz que menos interviene en la obra, pero su actuación es correcta y sabe mantener el carácter paciente, amable y cordial de una auxiliar de psiquiatría.



La escenografía es básica pero adecuada y recrea a la perfección la sala de espera de una consulta médica. Los elementos decorativos en el escenario no son meros ornatos sino que tienen importancia en la función. La música, de temática apropiada, aparece en un momento determinado y marca el comienzo del nudo de la función. Así mismo, los actores muestran coordinación y elegancia al interpretar la banda sonora de la obra. No sería un error que los actores bajaran del proscenio (parte del escenario de un teatro más inmediata al público) e interactuaran directamente con el espectador en sus butacas.

Desde el punto de vista práctico, la obra pone de manifiesto la cantidad de nombres, traducidos en dolencias, que existen en los llamados trastornos obsesivos compulsivos. Además del aspecto meramente cómico, quiero destacar cómo los personajes son capaces de reírse de sus propias dolencias –incluso abroncarse cuando alguien pide disculpas–, de colaborar en equipo y en definitiva, de aceptar su enfermedad con naturalidad. Una moraleja que todos tendríamos que tener presente en nuestro día a día.


En Toc Toc la risa llama a tu puerta. Adéntrate en esta obra, descubre a sus protagonistas y disfruta de la mejor terapia contra los problemas, la risa


Escritor: Laurent Baffie
Dirección: Esteve Ferrer
Adaptación: Julián Quintanilla
Reparto: Carmen Arévalo, Esteve Ferrer, Laura Hernando, Sara Moros, Paco Obregón, Fran Sariego (en sustitución de Óscar Ramos) y Ana Trinidad.
Lugar: Teatro Príncipe Gran Vía (Calle de las Tres Cruces, 8, 28013 Madrid)

No hay comentarios:

Publicar un comentario

-->