“UNA VEZ AL AÑO”: UNA HISTORIA DE AMOR NARRADA CON EL TIEMPO - Canal Hablamos

NUEVO

29 marzo 2018

“UNA VEZ AL AÑO”: UNA HISTORIA DE AMOR NARRADA CON EL TIEMPO



Solemos emplear la frase del título cuando queremos hacer algo fuera de lo común y puede que no muy conveniente para con nosotros. Pero por mucho que intentemos huir, con que solo ocurra en un instante ya es suficiente. Si quieren disfrutar de este espectáculo, aunque sólo sea una vez, pueden visitar el Teatro Marquina.

Esta obra encaja en el género de la comedia romántica. Dos personas se conocen por casualidad y existe, entre ellas, una barrera externa que les impide estar juntos, en esta ocasión ambos están casados. Las vivencias de los protagonistas están marcadas por un humor un tanto surrealista y bien acoplado a la representación lo que evita que caiga en una zalamería excesiva. Otra característica propia es su carácter intergeneracional que permite que las situaciones cómicas encuentren acomodo en el año en el que ocurren.


Una vez al año es la adaptación de la obra inglesa escrita por el dramaturgo Bernard Slade, a mediados de los años 70, y que se hizo mundialmente conocida tras la película protagonizada por Ellen Burstyn y Alan Alda, bajo el título: El próximo año, a la misma hora. En esta función descubrimos a José (David Janer) y Pilar (Silvia Marty), dos extraños que se conocen por primera vez en un parador de La Rioja en 1975 y se convierten en amantes. Al tener pareja e hijos acuerdan verse una vez al año, el mismo día y en la misma habitación; así durante 25 años. Con el paso de las décadas tendrán que hacer frente a los cambios en sus vidas y al contexto social y político que terminará por repercutir en su idilio amoroso.

Esta representación, en versión española, guarda fidelidad al libreto original, aunque hubiera sido conveniente introducir más gags humorísticos para dotar al texto de mayor comicidad y algún gancho que uniera los encuentros de un año a otro y así lograr cierto suspense. No obstante, la historia es de por sí interesante y su esencia está en descubrir, y también imaginar, cuáles serán los cambios de mentalidad de los protagonistas y cómo afectarán a su amor prohibido.

El actor y director Héctor Claramunt se pone al frente de esta representación y ofrece un trabajo vistoso y bien resuelto. A medida que pasan los minutos, equivalente a años, la historia va adquiriendo un cariz más profundo, con toques reivindicativos, y permite que actor y actriz brillen sobre el escenario y consigan crear una atmósfera de auténtica complicidad. David Janer y Silvia Marty ejecutan con maestría a los personajes a los que representan, sus reacciones –como los inicios forzados de sus conversaciones– y sus sentimientos de culpabilidad.


David Janer interpreta a José, un contable, con tres hijos, timorato e inocente. La evolución de este personaje se ajusta a la famosa campana de Gauss: comienza con ingenuidad, pasa por una etapa alocada, y finaliza con madurez.  Es probable que el nombre de este actor esté asociado al de la exitosa y soberbia serie Águila Roja y en nuestras retinas queden sus movimientos acrobáticos como héroe de la villa madrileña. Como la obra que nos ocupa no guarda ninguna relación con sus papeles anteriores, lo mejor es no hacer comparaciones. Janer demuestra en esta actuación su dominio en el tono dramático. Desde mi óptica, sus mejores momentos coinciden cuando su personaje mantiene un tono neutro y profundo y, como artista, le sabe dar un toque misterioso.

Silvia Marty es Pilar, una joven –con los años convertida en mujer– amante de los retiros espirituales. Con motivo de su primer embarazo tuvo que aparcar sus estudios que luego retomará con mucho éxito. Esta actriz, que ha participado en más de una docena de series españolas, ofrece una actuación fabulosa por su naturalidad. Esta es su primera vez sobre las tablas pero estoy convencido de que no será la última. Me cuesta destacar un momento estelar, porque en los primeros estadios proporciona frescura y agilidad a la obra y cuando su personaje va madurando, y deshaciéndose del tono infantiloide, aporta dramatismo y seguridad en sí misma. Además del crecimiento personal, agradezco sus toques feministas que le permiten ser dueña de su propia vida y explotar la sensualidad de la inteligencia.


Otra de las esencias de la obra se encuentra en el cuidado de los detalles. Esta minuciosidad puede apreciarse en el decorado que recrea con precisión una habitación de hotel, con el olor característico a madera. Otra virtud es el vestuario y maquillaje, a cargo de Míriam Compte y Helena Fenoy, que hacen un repaso por los estilos imperantes de cada época, desde las camisas horteras hasta los trajes más elegantes. También considero un acierto que la representación vaya acompañada de la proyección, con música incluida, de acontecimientos y personajes que han marcado la vida social y política de nuestro país en más de dos décadas.


En Una vez al año conocerás la historia de dos amantes y cómo el paso del tiempo va moldeando sus rutinarias vidas


Autor: Bernand Slade
Dirección: Héctor Claramunt
Reparto: David Janer y  Silvia Marty
Funciones: hasta el 6 de mayo
Lugar: Teatro Marquina (Calle de Prim, 11, 28004 Madrid)



No hay comentarios:

Publicar un comentario

-->