“INESTABLES”: ¿CUÁL ES EL PRECIO DE TU AMBICIÓN? - Canal Hablamos

NUEVO

03 abril 2018

“INESTABLES”: ¿CUÁL ES EL PRECIO DE TU AMBICIÓN?



La sociedad actual está monetizada. Todo, o casi todo, tiene un precio, incluso algunos intentan que las acciones del ser humano también se midan en euros. Una pregunta manida pero con difícil respuesta es si el dinero da la felicidad. El  deseo ardiente de conseguirlo puede nublar nuestros principios; en nosotros está traspasar, o no, esa barrera. Si alguna vez han meditado sobre este tema o desean profundizar en él, pueden visitar los Teatros Luchana.

Inestables encaja en la categoría de thriller por contar con un relato de intriga y suspense, además de con un final inesperado. La obra también contiene un aspecto psicológico que pone de manifiesto la capacidad de ocultación del individuo, y las artes para llevarlo a cabo, el poder de sugestión del otro mediante el uso de la palabra y la capacidad de evaluación del ser humano.

Carlos Zamarriego, autor del texto, nos invita a colarnos en una habitación donde convivirán dos invitados durante un fin de semana. Noelia Carvajal (Blanca Jara) es una directiva con experiencia en una empresa, la cual le ofrece un puesto superior con un sueldo de un millón de euros al año. Gustavo Demir (Edgar Costas) es otro miembro destacado de la compañía y el responsable de valorar las aptitudes de Carvajal. ¿Conseguirá superar la evaluación y entrar así en el selecto club?


Este dramaturgo, que ha escrito otras obras como Amor con Pinzas o El escritor,  nos ofrece un texto con suspense y emoción que a medida que pasan los minutos consigue atrapar, aún más al espectador. A parte de la temática principal me ha gustado que implícitamente trate, en forma de crítica, las relaciones laborales basadas en el abuso y la falta de ética profesional.

Los diálogos entre los dos personajes son profusos aunque me hubiera gustado una mayor profundidad psicológica en el texto. En algún momento, el protagonista habla bajo la categoría de axiomas, y hubiera sido deseable mantener ese registro con recursos como los silogismos (razonamientos deductivos basados en derivadas a partir de dos proposiciones) o argumentos sostenidos en la lógica de la persuasión. Por otra parte, valoro positivamente el uso de digresiones como las menciones familiares de la protagonista o los deseos sexuales del ejecutivo porque rompen  el hilo del discurso, ayuda a que el espectador pueda hacer juicios de valor y, en definitiva, enriquece el libreto.  

Zamarriego, en esta ocasión, se desdobla y también es el director de la representación. Al ser únicamente dos actores, la dificultad radica en conseguir que en 80 minutos puedan sacar todo su talento y lo consigue. Actor y actriz ofrecen una muy buena actuación y logran mantener la intriga de sus personajes, hasta que ellos mismos se van despojando, psíquica y físicamente, de sus miedos, inseguridades y de sus secretos más íntimos. Otro acierto del director son las conversaciones telefónicas de los protagonistas, que aunque no rompan la cuarta pared el público puede conocer de una manera rápida los detalles de sus respectivas vidas.


Blanca Jara es Noelia Carvajal, una directiva divorciada y con un hijo a su cargo, que desea ascender un escalafón más en su carrera y optar al jugoso sueldo de un millón de euros año. Esta actriz, rostro conocido de las series españolas, representa con soltura y naturalidad a un personaje algo plano; por tanto, los momentos donde más brilla son cuando su personaje muestra desconcierto, ansiedad e ira. Estas actitudes estarán muy presentes en el final de la obra.

Por su parte, Edgar Costas da vida a Gustavo Demir, un empresario primitivo, ofensivo y machista cuya filosofía de vida se resume en el número de dígitos de su cuenta corriente aunque, como él mismo afirma, no sabe en qué gastárselo. Su personaje es el prototipo de hombre baboso, faltón y amoral que cree ser superior a los demás, especialmente al sexo femenino. Costas, curtido en cortometrajes y obras teatrales, tiene un papel complicado de representar por los comportamientos desagradables de su personaje, que lo resuelve con acierto e incluso con cierto humor. Por otra parte, me gustó especialmente cuando interpreta la indefensión e inseguridad de Demir y cuando se desprende de su lado infantiloide y se pone a la altura intelectual de la protagonista, recordándole episodios pasados. Algunas de sus conversaciones recrean una partida de ajedrez, donde las palabras son las piezas y el final puede ser la vida.


Los recursos escénicos de esta representación son simples pero fantásticos. Por un lado, el trabajo de Matyssa Pérez Santos, técnico de sonido, es fabuloso. Juega a la perfección con el contraste de luces y colores, ayudado de la gran pantalla situada al fondo del escenario, y otorga al espectáculo un carácter intimista y claustrofóbico. La voz en off, a diferencia de otras obras, no es un elemento secundario, sino que se convierte en un personaje más, invisible, que vigila muy de cerca a los directivos. El tono cálido y sugerente de voz de Manuel de Blas es perfecto para el texto que tiene que declamar. La combinación de todos estos recursos es una de las esencias de esta obra y un manual a seguir del buen uso de los elementos escénicos.


Inestables te hará meditar sobre los límites para alcanzar aquello que deseas y poner a prueba tus principios


Autor y director: Carlos Zamarriego
Reparto: Blanca Jara, Edgar Cosas, con la colaboración especial de Manuel de Blas
Lugar: Teatro Luchana (Calle de Luchana, 38, 28010 Madrid)

No hay comentarios:

Publicar un comentario

-->