“EL CONTADOR DEL AMOR”: ¿CUÁL ES EL NÚMERO DE LA INFIDELIDAD? - Canal Hablamos

NUEVO

09 mayo 2018

“EL CONTADOR DEL AMOR”: ¿CUÁL ES EL NÚMERO DE LA INFIDELIDAD?




La confianza es la base de una pareja. Esta frase la hemos oído, e incluso pronunciado, en multitud de ocasiones. De hecho, es un buen consejo para ofrecer a algún amigo, pero el problema surge cuando alguien tiene que aplicárselo a su relación. La caja de los truenos puede abrirse y una vez abierta ya es difícil volverla a cerrar. Una solución para resolver el embrollo es el contador del amor. Si quieren conocer en qué consiste este invento pueden visitar el Teatro Reina Victoria.

El guionista y director francés Eric Assous, autor de la obra, nos invita a colarnos en el apartamento del matrimonio formado por Diana (Lara Dibildos) y Agustín (César Lucendo). Esta brillante mujer traza un plan para que su marido le confiese que le ha sido infiel. Una vez abierta la veda de las infidelidades, el contador del amor se pone en marcha y los deslices van saliendo a la luz. Una llamada de un amigo de la pareja, Claudio (Jorge Lucas) termina de liar, aún más, las rocambolescas historias amorosas de esta pareja. Llegados a este punto, solo les queda intentar poner de nuevo a cero el frágil contador de su dañada relación.


Assous nos propone un texto ágil, ligero, divertido y aparentemente trivial, pero cada frase cuenta con interesantes e inteligentes reflexiones sobre la vida en matrimonio y sobre las relaciones amorosas en general. Además, el libreto plantea al espectador preguntas muy atractivas ¿Qué pesa más en la balanza de las infidelidades, una durante mucho tiempo o 12 muy rápidas?, ¿tiene importancia si la deslealtad ocurre con una persona del mismo sexo?, ¿y si por casualidad algunos de los dos conoce la identidad del amante? Las respuestas a estas cuestiones no son nada simples y si el público no las tiene claras, el Teatro recomienda, en todo jocoso, no asistir en pareja.

En esta brillante adaptación de Julián Quintanilla también encontramos comparaciones ingeniosas y una fría batalla amorosa, donde las bombas están bañadas en ironía y los tanques son frases cargadas de ese humor que duele, pero que también sana. El resultado de todos estos elementos es una comedia mordaz y muy divertida. Los tempos de la representación son correctos aunque en ciertos momentos resulta complicado mantener el clima de tensión para llegar a un final sorprendente e inesperado.

La historia ya es de por sí interesante; así mismo, una de las esencias de la obra, Premio Moliere 2010 a la Mejor Comedia Francesa, es ver la actuación de los tres actores, uno de ellos el propio director. El desdoble de Cesar Lucendo es complicado y muy atractivo si es resuelto con acierto, como ocurre en esta ocasión. Todos los engranajes encajan a la perfección en esta comedia romántica. Actores y actriz no escatiman en gestualidad facial y corporal, en silencios y miradas cómplices y en el empleo de diferentes registros emocionales para vivir el papel que representan. Por otra parte, sí hubiera sido interesante haber incluido la figura del aparte, por ejemplo, a regañadientes para aumentar las risas de los espectadores.


La protagonista de El contador del amor es Lara Dibildos en su papel como Diana. Una mujer atractiva y elegante con infinidad de recursos para sonsacar a su marido sus deslices amorosos. El director estadounidense de origen alemán, Mike Nichols, definió estas prácticas como “Armas de mujer”, título de una de sus películas. Dibildos es un rostro conocido de programas televisivos aunque también ha protagonizado conocidas obras como La habitación de Verónica o Diez Negritos. Por tanto, estamos ante una mujer polifacética con una enorme seguridad en las tablas. Me apasiona la potencia y firmeza imprimidas en Diana, personaje central de los líos amorosos.

Sería difícil resaltar un momento magistral dentro de El Contador del amor  porque el nivel interpretativo de Dibildos es constante. No obstante, me quedo con su risa irónica y su mirada centelleante. Suena manido apelar a los genes pero es indudable que en su casa se respira talento con una madre como la actriz y presentadora Laura Valenzuela y un padre como el productor de cine José Luis Dibildos.

Anteriormente hacía referencia a la dificultad de la ubicuidad escénica de César Lucendo, como actor y director, en una misma representación, pero es un detalle a valorar muy positivamente. Este actor madrileño, participante en más de una veintena de series españolas, borda el papel de Agustín. Su personaje es un hombre despreocupado y pagado de sí mismo, un frívolo picaflor de carácter fuerte e incisivo. Esta personalidad es proyectada de forma oportuna por Lucendo a pesar de los diferentes cambios emocionales, algunos bañados en alcohol, de Agustín.


Por último, en orden de aparición, Jorge Lucas interpreta a Claudio, un amigo de la pareja que está pasando por una difícil situación amorosa y profesional. Lucas, escritor y actor de series españolas, es el personaje más divertido. La histriónica risa, la actitud introvertida y la peculiar vestimenta de Claudio, en los últimos tramos de la obra, protagonizan los momentos más desternillantes de la representación.

La puesta en escena es potente y el ambiente íntimo e informal a la vez, con un decorado floral, son otro de los aciertos de esta obra. Los efectos sonoros y lumínicos, a cargo de José Gallego, también son correctos e indispensables para generar una atmósfera específica en casa situación.  

  
En esta obra conocerás El contador del amor de una particular pareja envuelto en un relato inteligente y muy divertido

Autor: Eric Assous
Director: César Lucendo
Reparto: César Lucendo, Lara Dibildos, Jorge Lucas
Funciones: hasta el 26 de junio
Lugar: Teatro Reina Victoria (Carrera de San Jerónimo 24, 28014 Madrid)

No hay comentarios:

Publicar un comentario

-->