“LA VIDA NO ES UN LUGAR SEGURO”: EL DESTINO TODO LO TUERCE - Canal Hablamos

NUEVO

30 mayo 2018

“LA VIDA NO ES UN LUGAR SEGURO”: EL DESTINO TODO LO TUERCE



A medida que vamos creciendo somos más conscientes del título de esta obra. Las personas no son siempre seres amigables cargados de bondad. Si a esto le añadimos el componente desconocido del destino debemos tener cuidado, por lo menos, con aquellos actos que dependen de uno mismo. Si desean conocer el presente y futuro de seis enigmáticos personajes pueden visitar la sala Lola Membrives del Teatro Lara.

Pablo Aguinaga, Sergio Aguinaga y Javier Lorenzo, autores de la obra, nos presentan tres historias con el objetivo de hacernos ver la poca preparación del ser humano para afrontar los reveses del destino. Este tipo de trabajos, cada vez más frecuentes en la cartelera teatral, se asemejan al concepto televisivo de comedia de situación o sit Comedy cuyos episodios se desarrollan regularmente en los mismos lugares y con los mismos personajes.

Los tres autores de La vida no es un lugar seguro dividen la representación en  tres actos. En el primero descubrimos que Teo (Rodrigo Antonucci) tiene algo muy importante que contarle a su madre (Joserra Fudio), pero quizá no ha elegido el mejor momento para hacerlo. En el segundo conocemos a Emilio (Javi Ruiz) cuyo hijo Equis (Edu Páramo) tiene problemas de socialización. Para solucionarlo idea un interesante, a la vez que peligroso, método que le ayudará a modificar su personalidad. Por último, descubrimos a Abel (Edu Páramo) y a Simón (Joserra Fudio), dos mendigos cuya suerte va a cambiar gracias a un décimo de lotería. El hilo conductor de todas estas historias es el destino (Verónica Antonucci).


El mejor género para encuadrar esta obra es el de comedia negra por tratar temas delicados como las enfermedades o la muerte de manera humorística. La idea original me parece brillante, los reveses de la vida a distintos personajes con problemas críticos, aunque la puesta en práctica no tanto. Los diálogos son excesivamente largos con escasos elementos cómicos. Por otra parte, acudir al humor surrealista es un acierto y va acorde con la dinámica de la representación pero, desde mi óptica, el texto debería decantarse más por lo humorístico que por recursos propios del cine de explotación como el comportamiento sexual humano o el consumo de drogas. Los giros de trama de las tres historias, y sub-historias, son extremadamente ingeniosos y contienen una crítica implícita. Este trabajo pone en valor la perspicacia y astucia de sus creadores.

Dos de los autores del texto, Pablo Aguinaga y Javier Lorenzo, son a su vez los directores de la representación. Esta pareja sabe transmitir al reparto de forma correcta las características particulares de los respectivos personajes. Los actores son rostros desconocidos para el público en general, aunque su trabajo es perfecto.

Una de las actuaciones más divertidas fue la protagonizada por Joserra Fudio y Rodrigo Antonucci. El primero representa, con caracterización incluida, al prototipo de madre con sus frases hechas y su don para dar la vuelta a todas las situaciones por incómodas o duras que sean. El periodista y comunicador Fudio borda la voz de mujer e incluso los gestos de cualquier madre impaciente. Por su parte, el actor Antonucci sorprende a los espectadores con una forma ingeniosa, que no desvelaré, de contar el grave problema de su personaje Teo.


En el sketch titulado “REMEMBER” Javi Ruiz se viste de padre fiestero y nostálgico. Este actor y cantante interpreta con acierto los desfases y el carácter alocado de Emilio. Edu Páramo, actor secundario en Cuéntame cómo pasó, transmite al público la personalidad introvertida y erudita de su personaje. Este mismo actor también hace de mendigo junto a su compañero Joserra Fudio. El papel de indigente, aunque de forma aparente parezca sencillo, es complicado de representar y sobre todo de mantener. En esta ocasión, ambos actores sostienen durante todo el sketch sus respectivos papeles con voz y aspecto maltrechos. Al igual que en las historias anteriores, el espectador no se espera el final. 

Mención especial también para la actriz y creativa Verónica Antonucci por su místico papel de destino. Antonucci realiza un sensacional introito en forma de monólogo para abrir la representación y explicar cómo irá transcurriendo. De igual forma, a lo largo de la función también hace de narradora omnisciente y da paso a los actos sucesivos. Además, también interviene en algunos de los sketches para dar continuidad a las historias y, por último, pone fin a la representación.

Hubiera sido deseable repartir un programa de mano para mayor comodidad y seguimiento de las tramas. En esta ocasión no existe un decorado, como tal, aunque tampoco es necesario para el transcurrir de las escenas. No obstante, sí podrían haber usado algún motivo neutro o móvil para terminar de introducir al espectador en la obra. Por otra parte, la escenografía, en forma de mesas y sillones, es correcta y, lo más importante, útil.

En esta obra descubrirás que La vida no es un lugar seguro y disfrutarás de una comedia negra, ácida, surrealista y muy gamberra

Autores: Pablo Aguinaga, Sergio Aguinaga y Javier Lorenzo
Directores: Pablo Aguinaga y Javier Lorenzo
Reparto: Rodrigo Antonucci, Verónica Antonucci, Joserra Fudio, Edu Páramo y Javi Ruiz
Funciones: hasta el 17 de julio
Lugar: Teatro Lara (Calle Corredera Baja de San Pablo, 15, 28004 Madrid)

1 comentario:

  1. Hola a todos ,
    La obra La Vida no es un Lugar Seguro nos enseña que el mundo que vivimos no es un mundo de color de rosa.
    Que hay que luchar y subsistir desde que te levantas hasta que llegas a casa y desconectas del día cotidiano que vivimos.
    Personalmente la obra y lo que se cuenta en ella me ha ayudado averiguar que en la vida hay que luchar por lo que se quiere que hay que aceptar los reveses que te da por que alguno contiene muchas enseñanzas.
    La obra es muy chula y pienso que los diálogos tienen que ser largos para poder entender lo que quien decir los personajes.
    Los hermanos Aguinaga nunca decepcionan pues sus obras son imaginativas con mensajes y un humor sarcástico que al salir de la sala continuas sonriendo.
    Ni que decir que los actores son muy buenos.
    En definitiva una obra que merece la pena ver.

    ResponderEliminar

-->