“LAS CHICAS DEL ZAPPING”: LAS REINAS DEL CAMBIO DE CANAL - Canal Hablamos

NUEVO

03 junio 2018

“LAS CHICAS DEL ZAPPING”: LAS REINAS DEL CAMBIO DE CANAL



Volvemos en 3 minutos. Con solo oír esta frase suele empezar nuestra odisea con el mando a distancia sin tener, en realidad, ningún objetivo concreto, más allá del de pasar el tiempo ojeando programas con la certeza de que no los vamos a ver. A este irrefrenable impulso podemos sumarle la extraña sensación de que los anuncios o espacios televisivos parecen estar hechos a medida de uno mismo, en función de nuestro estado anímico. Si alguna vez han experimentado dichas experiencias, no son seres raros, solo deben visitar el Nuevo Teatro Alcalá.

El grupo teatral formado por los hermanos Quintana nos invitan a conocer el fanatismo de unas divertidas y peculiares empleadas del hogar por el mundo de la televisión. Con este gancho, aparentemente simple, la compañía teatral imprime su sello inconfundible basado en el humor rápido, ágil, dinámico y desenfrenado, con un cóctel de personajes y situaciones que harán reír a los espectadores de principio a fin.

Los sujetos protagonistas de la obra son cuatro trabajadoras del hogar. Este colectivo ha inspirado bastantes obras cinematografías, como Las chicas de la sexta planta y series televisivas, sin embargo no ha sido lo suficientemente explotado por las compañías teatrales. Por ello, la idea original es brillante y muy ingeniosa y corre a cargo de David Quintana que, junto a su hermano Fernando, suman más de 25 años de experiencia sobre los escenarios con la creación de sus propios espectáculos.


El hilo conductor de la representación lo van marcando los cuatro intérpretes, José Cobrana, Ricardo Mata, Carlos Chacón y Joan Salas, al cambiar de canal. Todos ellos dan vida a la parrilla televisiva e imitan a celebridades de todos los tiempos y de diferentes ámbitos, como de la canción, Julio Iglesias o Amaia Romero, de la televisión, Esperanza Gracia, o de la vida política y social. Esta forma de estructurar el espectáculo es perfectamente válida; sin embargo desde mi óptica, hubiera sido aún más interesante introducir algún motivo o temática unificadores como la rivalidad entre las criadas y señoras o la tensión de realizar a contrarreloj las tareas del hogar

Los espectadores, nada más pisar la segunda sala del Nuevo Teatro Alcalá, ya pueden disfrutar de un hilo musical radiofónico con canciones archiconocidas del siglo pasado de artistas internaciones y del mundo de la televisión que han pasado de generación en generación. En la obra teatral, propiamente dicha, la música también es una de las protagonistas. Las escenas se van sucediendo a ritmo de bandas sonoras de películas, fragmentos de teleseries, publicidad televisiva y canciones, con un repertorio musical alegre y melodramático. Por tanto, una de las dificultades de este trabajo es la ardua labor de edición e investigación para agrupar, por ejemplo, canciones por temática o palabras clave. Todas ellas, se integran a la perfección a lo largo de los 80 minutos que dura la función.

José Cobrana, Ricardo Mata, Carlos Chacón y Joan Salas realizan un trabajo encomiable. Los cuatro actores, vestidos de mujer, son capaces de mimetizarse en el sexo femenino pues,  como bien recuerda David Quintana al final de la función, uno no sabe si son hombres vestidos de mujer o viceversa. Pero sin duda, lo más destacable de esta actuación es el dominio absoluto de la difícil técnica de la fonomímica, basada en el movimiento de la boca de una persona fingiendo la reproducción de una voz propia o ajena anteriormente  grabada. De igual manera, el espectador puede llegar a tener dudas de si de verdad declaman su texto o solo mueven los labios, porque el efecto es perfecto.


Por otra parte, el cuarteto de actores muestra su dominio de la pantomima y sus amplias dotes de imitación y parodia sobre este escenario de corbata. Además, en esta línea, fusionan el teatro convencional con el transformismo. Cobrana, Mata, Chacón y Salas derrochan talento y en toda su actuación incorporan una gestualidad facial y corporal desbordantes y muy divertida. En algunos instantes, las canciones las acompañan de una coreografía simple pero muy vistosa y amena. También hay una interacción directa con el público que participa dentro de la obra, sin embargo, la comunicación entre los actores y el espectador podría ser más abundante a lo largo de función.

Mención especial para el diseño de vestuario, a cargo de Matías Zanotti, por realizar una recreación perfecta del traje de trabajo de las empleadas del hogar del siglo anterior y de los personajes de telenovela. También para la construcción escenográfica, por Elliot Kane, pues aun siendo simple, es funcional, útil y muy relacionado con la temática de la representación.


En Las chicas del Zapping disfrutarás de una obra original, ingeniosa y con mucha música y humor. No te darán ganas de cambiar de canal


Autor y director: David Quintana
Reparto: José Cobrana, Ricardo Mata, Carlos Chacón y Joan Salas
Funciones: hasta el 30 de junio
Lugar: Nuevo Teatro Alcalá (Calle de Jorge Juan, 62, 28009 Madrid)

No hay comentarios:

Publicar un comentario

-->