NINE: ¿QUÉ SON LAS MUJERES PARA LOS HOMBRES? - Canal Hablamos

NUEVO

23 junio 2018

NINE: ¿QUÉ SON LAS MUJERES PARA LOS HOMBRES?



Toda persona relacionada con el mundo del arte, en sentido amplio, ha necesitado en alguna ocasión un elixir concreto para su supervivencia profesional. Ese compuesto maravilloso, llamado inspiración, no puede comprarse en ningún lado, debe salir de uno mismo aunque cualquier ayuda siempre es buena y, en esta ocasión, es femenina.  Si desean conocer una historia de éxitos y fracasos y, en definitiva, disfrutar del musical de la temporada deben visitar el Teatro Amaya.

Nine, basada en la película semi-autobiográfica de Federico Fellini llamada 8 ½, nos cuenta la historia de Guido Contini (Álvaro Puertas) un galardonado director de cine en busca de un nuevo guion para volver a recuperar su fama en los escenarios. Una decena de hermosas mujeres entre las que se encuentran su esposa Luisa (Roko), su amante Carla Albanese (Chanel Terrero), su musa Claudia Nardi (Patrizia Ruiz), una periodista convertida en amor platónico, Stephanie (Chus Herranz), su productora Liliane Le Fleur (Marcela Paoli), su primera experiencia sexual Saraghina (María José Garrido) y su madre (Angels Jiménez) son el centro de su existencia y también lo serán en su nueva obra. Su viaje a través de su pasado y presente, lo hace navegar en un mar desconocido hasta encontrar la historia definitiva para su película: un musical sobre Casanova.

El género musical es una de las modalidades más complejas del teatro, tanto desde el punto de vista técnico como procedimental. Son muchos elementos a tener en cuenta para que una obra pueda triunfar aunque comúnmente pueden resumirse en cuatro: música, canciones, diálogo y baile. Sin olvidar el componente esencial en cualquier modalidad teatral, una historia con sentido capaz de provocar al espectador. Todos estos ingredientes están presentes en esta comedia musical, dirigida por Javier Adolfo con sello Broadway, que ocupa un lugar preferencial en el mausoleo del teatro cantado.


Sobre una base musical sencilla y muy pegadiza está estructurada la composición musical de esta obra y sirve como una especie de introito y como motivo a lo largo de la representación. Sin duda alguna, las canciones son utilizadas para que cada personaje pueda expresar sus sentimientos, en algunas ocasiones difíciles de exteriorizar. Este arduo trabajo, dirigido por el conocido pianista y experto en obras musicales como El Ascensor, Borja Arias, permite además que actores y actrices puedan brillar como artistas.

El personaje central de la obra es el director de cine italiano venido a menos, Guido Contini, interpretado por Álvaro Puertas. Este actor y cantante curtido en espectáculos musicales como La bella y la bestia o Los Miserables realiza un trabajo magnífico. Su evolución en la obra va in crescendo y ligada a la forma en la que su personaje va exponiendo su particular juego entre la realidad y ficción, la verdad y la mentira. Su calidad vocal es incontestable y en cada canción sorprende al espectador.

Los personajes femeninos son los encargados, por un lado, de ir dibujando el perfil del casanova  italiano y explicar, así, la historia pasada y presente de su vida y por otro, de introducir una red de dificultades amorosas. Su mujer Luisa Contini, interpreta por Roko, es quien mayor presencia tiene en la obra.  Esta cantante y compositora es un nombre propio en el teatro musical y en talents televisivos pero sin duda, es mucho mejor disfrutar de su voz en directo. Los juegos vocales y melismas envueltos en la elegancia de su personaje son otros de los reclamos para asistir a esta representación.



El director artístico Javier Adolfo sabe jugar con el contraste de personalidades femeninas que sirve además, para poner el punto cómico a la obra. Otro acierto radica en el protagonismo de todas las actrices en algún instante del espectáculo; desde la presión de la productora francesa interpretada por Marcela Paoli, la inspiración posada en la musa representada por Patrizia Ruiz, el amor prohibido con una periodista que da vida Chus Herranz, su amante oficial interpretada por Chanel Terrero, su escape sexual de la juventud representado por María José Garrido, hasta la figura materna con voz de Angels Jiménez. Además este personaje será el desencadenante del final de la representación. Todas las actrices deleitan a los presentes con solos, dúos y coros sorprendentes.

Los tempos de la representación son correctos, pese a algún desequilibrio en el final, al igual que la balanza entre el texto recitado y cantado, a pesar de ir perdiendo la esencia italiana de su personaje principal. En el terreno musical, otro de los puntos fuertes es el amplio abanico de estilos, desde ritmos tropicales hasta géneros cabareteros e, incluso, gags musicales. De nuevo, el artífice es el director musical Borja Arias y su equipo formado por especialistas de todas las familias instrumentales. Todo ello, perfectamente acompañados tanto por la melodía base como por las voces femeninas.


Otro peso importante en este musical, y en cualquier otro, recae en la dirección coreografía, dirigida por Ender Bonilla. La estructura particular de esta obra, representada en países como Estados Unidos, Tokio o República Checa, incita a una composición escénica llamativa y provocadora, como es el caso. Las coreografías simétricas destacan por su complejidad pero sobre todo por la sensualidad y erotismo revestidos de profesionalidad y perfecta ejecución. Además, en un instante concreto puede verse un ejercicio de acrobacia área con aros pero camuflado entre el cuerpo de baile.

La construcción escénica en este tipo de musicales “brodwerianos” también juega un papel importante. Marcos Carazo apuesta, con éxito, por un escenario a doble altura donde se sitúan las protagonistas. No obstante, sí hubiera sido aún más interesante explotar ese juego de alturas para realizar, por ejemplo, una metáfora escénica de superioridad e inferioridad y mayor movilidad de los elementos sobre el escenario. Por otra parte, las transiciones entre escenas son rápidas y los recursos lumínicos, a cargo de Manuel Dávila, sonoros, de Raúl Bustillo, y de ambientación son perfectos.


En Nine disfrutarás de una comedia musical en mayúsculas donde las mujeres son las verdaderas protagonistas


Autores: Mario Fratti, Arthur Kopi y Maury Yeston
Director: Javier Adolfo
Reparto: Alvaro Puertas, Roko, Patrizia Ruiz, Chanel Terrero, Marcela Paoli, Idaira Fernández, Chus Herranz, Angels Jiménez
Funciones: hasta el 1 de julio
Lugar: Teatro Amaya (Paseo del General Martínez Campos, 9, 28010)

No hay comentarios:

Publicar un comentario

-->