DOS MÁS DOS: HABLEMOS DE HUMOR Y SEXO - Canal Hablamos

NUEVO

02 julio 2018

DOS MÁS DOS: HABLEMOS DE HUMOR Y SEXO




Reconózcanlo. En algún momento han tenido en mente alguna fantasía sexual o, por lo menos, algún deseo subido de tono. Si ocurre dentro de la pareja no debe ocasionar ningún problema. Ahora bien, si los pensamientos tienen nombres ajenos a la relación… los cimientos podrían moverse. En mi caso, no les voy a aconsejar ninguna práctica sexual pero sí pueden visitar el Teatro La Latina para conocer los deseos de dos parejas en continua evolución.

Sobre el intercambio de parejas gira esta representación adaptada por Olga Iglesias, Maite Pérez Astorga y David Serrano. Una noche de celebración pasada por copas, Tomás (Álex Barahona) y Silvia (Kira Miró) les cuentan a sus amigos que son swinger y que el intercambio de pareja podría ser la solución a la rutina amorosa instalada en Julieta (Miren Ibarguren) y Adrián (Daniel Guzmán) tras 17 años casados y un hijo. En un primer momento impera el “no es no” pero la curiosidad, acompañada de la confianza entre los cuatro, va apoderándose de Julieta quien intentará arrastrar a su pareja. Todo parece ser un juego, pero hasta en los juegos hay normas que de no respetarse pueden dinamitar los sentimientos.

La idea original nace de la película dirigida por Daniel Cúparo y Juan Vera bajo el mismo nombre. El tema central tiene, sin duda, la suficiente potencia tanto para un filme como para una representación teatral cómica, además de cierto desconocimiento por parte del espectador en el mundo de las relaciones abiertas. Sobre estos mimbres trabajan los tres adaptadores de esta obra y su trabajo es resuelto con acierto. El género más próximo es el de comedia dramática (por conjugar elementos humorísticos y dramáticos) con tintes amorosos. Ahora bien, los tempos cinematográficos no son iguales a los teatrales, pues en los primeros siempre puede haber más técnicas disuasorias en el supuesto de agilizar la película. En este sentido, los tempos en la obra no terminan de convencerme. El inicio es rompedor y novedoso pero el elemento central (la práctica del intercambio de parejas) es desvelada al principio de forma abrupta y rápida y el sentido de la trama va perdiendo interés. El desenlace, por su parte, es escalonado y desde mi óptica algo extenso.


Con independencia de aspectos técnicos, el fin principal de una comedia es hacer reír al espectador por medio de situaciones divertidas o embarazosas o por el uso de gags o chistes. Esta obra cumple con creces dicho objetivo. No obstante, en algunos instantes los diálogos son excesivamente largos y se inclinan más al género dramático que al cómico. Por otra parte, la recreación de escenas pasadas, con una mezcla de flashback y presente, es perfecta. Otro detalle positivo en la adaptación de Iglesias, Pérez Astorga y Serrano es la abundancia de argumentos y técnicas de persuasión para conseguir variar las posturas de los personajes.

Una de las esencias de esta obra es contar con un reparto de actores y actrices archiconocidos y de alto nivel y, sin lugar a dudas, es mejor verlos en directo. Los cuatro se complementan a la perfección en el escenario, tanto ellos como sus respectivos personajes, y su visión antagónica sobre el amor y la vida son el centro de las risas del público. Para esta obra era necesario contar con artistas de alto potencial cómico, como lo son los cuatro seleccionados.

Daniel Guzmán interpreta a Adrián, un afamado arquitecto con jugosos proyectos profesionales pero con una vida amorosa complicada. Su personaje es el centro de las miradas de su pareja y sus dos amigos, pues es el más reticente a practicar los intercambios. Pero precisamente estos miedos son transformados en frases y situaciones desternillantes. Gúzman, con más de una quincena de obras teatrales y series televisivas a sus espaldas, borda las caras de estupefacción, inocencia y curiosidad por las propuestas de los demás protagonistas. A pesar de dar vida a un personaje incómodo por las circunstancias y su moral conservadora, el goyarizado director novel defiende su papel con comodidad por guardar similitudes con alguno de sus personajes interpretados en series.


La mujer de Adrián, Julieta, es representada por Miren Ibarguren. Desde mi óptica es el personaje más cómico de la representación, incluso cuando la situación no lo es; además de una de las mejores actrices en el género del humor. En este sentido, la crudeza y sus hachazos dialécticos con su pareja son sensacionales. Probablemente el público conozca a Ibarguren por su papeles en series televisivas, así mismo ha participado en más de una decena de obras teatrales y esa seguridad es proyectada, en esta ocasión, en un personaje inseguro con ganas de nuevas experiencias amorosas.

La pareja experimentada en relaciones abiertas está formada por Kira Miró y Álex Barahona. Actor y actriz muestran una coordinación perfecta sobre el escenario e imprimen ese carácter liberal y transgresor a sus respectivos personajes. Miró ha participado en conocidísimas series televisivas pero me fascina su amor por el teatro al dar vida a personajes en salas modestas. Su personaje es un tanto plano, dominado por las técnicas de seducción y persuasión, aunque los instantes más dramáticos son interpretados de forma sobresaliente. Por último, Barahona da vida a Tomás, socio del despacho de arquitectos junto a su amigo. En el terreno profesional se siente inferior a Adrián por algunos de sus desprecios, pero superior por su fructífera relación amorosa. Por tanto, es su contrapunto perfecto. En el terreno interpretativo, probablemente sea el actor con menor vis cómica pero defiende bien su papel de guaperas y tiene un lugar destacado en el final de la representación.  

En esta ocasión la escenografía y decorado son accesorios aunque los cambios de estilo, en relación a las situaciones donde trascurre la acción (hogar, estudio de arquitectura, cine…) son limpios y rápidos así como los contrastes de luces y sombras. Dos más dos no termina en la sala del Teatro La Latina, pues si acuden con sus respectivas parejas probablemente se susciten preguntas sobre los límites, si los hay, en el amor y la fidelidad.

En Dos más dos serás partícipe del intercambio de parejas mientras, entre risas, deberás fijar tu posición


Autores: Daniel Cúparo y Juan Vera
Adaptación: Olga Iglesias, Maite Pérez Astorga y David Serrano
Reparto: Daniel Guzmán, Miren Ibarguren, Kira Miró y Álex Barahona
Lugar: Teatro La Latina (Plaza de la Cebada, 2, 28005 Madrid)

No hay comentarios:

Publicar un comentario

-->