ANTES MUERTA QUE CONVICTA: BEATRIZ RICO EN ESTADO DE GRACIA - Canal Hablamos

NUEVO

28 agosto 2018

ANTES MUERTA QUE CONVICTA: BEATRIZ RICO EN ESTADO DE GRACIA




Cuántas veces habremos escuchado o leído en los medios de comunicación una noticia sobre la investigación por delitos de corrupción de alguien cercano al poder. Pero… ¿por qué nadie se preocupa de la mujer con la que este comparte alcoba? Si desean conocer una divertida historia sobre la nueva vida de Carolina, de la mano de Beatriz Rico, pueden visitar los Teatros Luchana.

La grandeza de una actriz está en saber meterse en diferentes papeles y defenderlos como si formaran parte de uno mismo. Bajo esta premisa la incombustible artista asturiana nos relata la vida de Carolina, una mujer condenada a trabajos sociales limpiando teatros de Madrid tras pasar varios meses en la cárcel. El motivo de tal desventura es el fichaje amoroso con Don Mauricio, un empresario de altos vuelos y apariencia low cost con negocios turbios y final entre rejas. La infancia de la protagonista se desarrolló en un pequeño pueblo de Huelva pero su sueño era ir a la capital para, entre otras cosas, casarse con un hombre rico. Este objetivo lo cumplió con Mauri, aunque con un final distinto al que ella esperaba; no obstante, le sirvió para descubrir su verdadero deseo: entrar en un concurso de televisión.


Como pueden observar, el argumento no puede ser más original y es, por tanto, uno de los puntos fuertes de este relato cómico. Antes incluso de comenzar el monólogo, propiamente dicho, una fanfarrona voz en off ya nos invita a apagar el móvil, requisito indispensable en todos los teatros, pero sobre todo a pasar un buen rato. La multifacética Beatriz Rico nos presenta a un personaje muy bien construido y que sabe mantener a lo largo de la hora y media de duración de la función. Una protagonista con estados cambiantes de ánimo, con referentes tan dispares como Melania Trump o Isabel Pantoja pero con un gusto muy concreto, su pasión por el dinero. En definitiva, una mujer muy pragmática, tanto o más, como quien la interpreta.

Queda claro que este guion, con la colaboración del cómico Salomón (Paramount Comedy, Corta el Cable Rojo…), y de la actriz y directora Pepa Rus (Aída, Gym Tony, Lifting, Microteatro…), es pura ficción pero sí concuerda con la actitud enérgica, sincera, luchadora, pragmática y extrovertida de Rico. Siguiendo con el texto, muchas de las frases relativas a temas de política y corrupción, en boca de Carolina, son vox populi y además otorgan al monólogo actualidad e inmediatez. No me convence tanto la forma de estructuración del relato, pues si partimos de la clasificación primigenia de introducción, nudo y desenlace, este último, desde mi óptica, es demasiado precipitado en comparación con los otros dos. Por otra parte, el uso de las digresiones, las comparaciones ingeniosas y la relación con los presentes es sobresaliente. Esto último es muy relevante, pues en ocasiones el público cuando acude a una función parece estar atado a la silla o con un miedo irrefrenable por si fuera elegido para salir al escenario, situaciones no aplicables a este espectáculo por la buena sintonía entre actriz y público y las dosis de verdad en algunas de sus frases; esto hace que hablemos casi de un diálogo o una conversación en una cafetería.


Me suele enfadar bastante, aunque reconozco que es humano y también caigo en el error, cuando a un artista se le asocia unidireccionalmente con un trabajo concreto como una serie o película, pues todo su pasado profesional parece olvidarse. En el caso de Beatriz Rico ocurre este fenómeno pero a la inversa por la gran cantidad de películas, más de una veintena, series de éxito y actuaciones en el teatro. Esta seguridad sobre las tablas se nota en la naturalidad en contar las anécdotas de la protagonista, en la manera de interpretar gags y chistes, en la forma de moverse sobre el escenario y, de nuevo, de conectar con los presentes. Por si no fuera suficiente un relato cargado de humor, los espectadores también podrán disfrutar de los divertidos momentos musicales de la artista, vocalista en la banda Be Rock, y de su facilidad para imitar voces tanto masculinas como femeninas.

Todo esto está muy bien, pero si acuden a ver Antes muerta que convicta no podrán olvidar la parte donde el tono cómico del monólogo camina hacia el dramático y el público podrá conocer un pedazo de la vida de Rico. De este instante íntimo solo desvelaré una frase llena de sabiduría y verdad: “El mejor regalo que una persona puede hacer a otra es su tiempo”. En definitiva, solo queda aplaudir a Carmen y Beatriz Rico por luchar y alcanzar sus respectivos sueños.


En Antes muerta que convicta disfrutarás de un monólogo ágil, fresco y divertido, pero sobre todo de la actuación de Beatriz Rico


Autora e intérprete: Beatriz Rico
Lugar: Teatro Luchana (Calle de Luchana, 38, 28010)

No hay comentarios:

Publicar un comentario

-->