CRONISTA DE SUCESOS: ¿ES USTED EL ASESINO? - Canal Hablamos

NUEVO

28 septiembre 2018

CRONISTA DE SUCESOS: ¿ES USTED EL ASESINO?



Todas las profesiones son necesarias pero imagínense si nadie cuenta qué sucede a nuestro alrededor. Alguien debe ser el altavoz de las noticias e informaciones diarias y ese alguien se llama cronista. Si han oído últimamente sonidos raros en su casa o cree que su vecino no les saluda como todos los días mientras saca a pasear a su perro, deben acudir inmediatamente a la sala Lola Membrives del Teatro Lara. Allí encontrarán a Juan Gamba todos los miércoles y a través de sucesos ocurridos en el pasado les despejará sus preocupaciones.

Tanto los asiduos al teatro como quienes asisten por primera vez esperan ver una obra sorpresiva e impactante. Partiendo de los géneros clásicos o establecidos hay múltiples maneras de conseguirlo. En esta ocasión, el ingrediente principal del éxito es la palabra salpicada de intriga, emoción, ingenio y suspense; porque no hay nada más atrayente que una buena historia teñida de sangre.

Cronista de sucesos es un espectáculo unipersonal de Juan Gamba, quien se viste de periodista para narrar cerca de 30 personajes salidos de la crónica negra. En cada uno de los 7 casos se relatan hechos delictivos o accidentes desgraciados, a veces disparatados, engarzados con un rosario de 'crímenes ejemplares' donde lo periodístico y policiaco se dan la mano y donde el arma más poderosa y letal es la palabra.


La idea original es brillante y no hay nada similar en la amplia cartelera teatral actual. Tenemos varias construcciones de un solo actor pero ninguna como la presente. El género central es el del monólogo en su variante narrativa. Esta categoría permite desarrollar un tema y divagar sobre el mismo, en esta ocasión sobre los sucesos ocurridos en el pasado y reflejados en la prensa. A lo largo de los 75 minutos, Gamba, actor especialista en audiovisuales, repite con orgullo y satisfacción que algunas de las historias proceden de vivencias de su padre, Andrés Berlanga  –reconocido escritor y periodista de sucesos de los años sesenta en Madrid en los prestigiosos medios, diario Ya y Agencia Logos– y también de autores como Max Aub (Crímenes ejemplares), Cornell Woolrich (La ventana indiscreta), Liliana Cinetto (Cuidado con el perro), Pía Barros (Historia para una ventana) y cuentos de la tradición oral donde la muerte siempre acecha.

Antes de abordar la descripción del espectáculo es pertinente centrarnos en la doble fuente de inspiración de los relatos. Las historias y experiencias personales aportan el componente de veracidad y dan credibilidad a los hechos; mientras la novela negra se sirve de sucesos, reales o no, para construir un relato ficticio. Esta doble procedencia hace más grande y transversal al espectáculo, pues aborda el amplio abanico entre lo real, lo irreal y aquellos sucesos inclasificables. Ambos orígenes tiene un punto de unión: sacar a la luz historias poco conocidas. En el caso de las vivencias personales por no estar publicadas, y en el caso de los novelistas escogidos, por alejarse de autores mediáticos y centrarse en otros menos conocidos, a pesar de ser nombres propios de la crónica negra.

El espectáculo comienza con una sugerente voz en off alejada del tono formal de otras representaciones y le sigue un pequeño y maravilloso introito sobre las costumbres y vicisitudes de la vida del cronista donde evoqué a aquella famosa frase de Gabriel García Márquez: “El periodismo es el mejor oficio del mundo”. Ya entrados en materia, Gamba va diseccionando los casos policiales desde diferentes perspectivas: como testigo, como protagonista y como narrador omnisciente. Esta mutación continua de papeles lleva consigo no solo cambiar el sujeto y el tiempo de la representación, si no interpretar a diferentes personajes con sus voces y sus características propias. Gamba, definido como “Un vendedor de palabras que terminó siendo un gran contador de historias.”, borda todos sus personajes e imprime ritmo y energía a toda la función, marcada por un humor irónico e inteligente. No solo interpreta, sino que lo vive. El mejor símil es el del proceso mental inconsciente cuando estamos leyendo un libro y visualizamos en nuestra mente cómo va trascurriendo la historia.


Otra de las características del espectáculo es la descripción minuciosa y detallada de todos los relatos. El espectador no solo es testigo de los hechos, si no partícipe de los mismos, por esas perfectas recreaciones de los lugares de los crímenes; por tanto, Gamba traspasa la barrera del género monologal para convertir su representación en un diálogo. Entre historia e historia, el actor madrileño –participante en más de una decena de construcciones teatrales– describe cuáles son las habilidades de un buen cronista de sucesos, como la de llegar primero al lugar de los hechos, tener contactos y otras que el público irá descubriendo. En definitiva, una clase maestra y exprés del oficio de periodista.

El componente psicológico también está implícito en las narraciones al conocer el porqué de los hechos, cuál ha sido el móvil del protagonista para acabar con la vida de una persona o incitar a su muerte y, en definitiva, lo más insólito y escabroso de la condición humana. Parte de ese trabajo bien ejecutado recae sobre la dirección a cargo de la actriz, cómica e improvisadora Ángela Conde.

La construcción escenográfica es simple pero inspiradora, atrayente y, como no podía ser de otro modo, recrea el lugar de un crimen. El conjunto, como se describe en el programa de mano, invita a pasear por callejuelas a medio iluminar, o por deslumbrantes hoteles a plena luz del día; con un saxo lastimero de fondo, anuncio de una posible víctima... o un culpable. Hubiera sido interesante que los elementos accesorios situados sobre el escenario de corbata como el teléfono o el perchero sirvieran como inicio de los relatos (una llamada de teléfono, el sonido del motor de un coche, una prenda caída del perchero…). La iluminación intimista y el juego de luces, a cargo de Carlos Marcos Molins, termina de introducir al espectador en este carrusel de crónica negra.


En Cronista de sucesos disfrutarás de una sesión de intriga, ironía y finales sorprendentes de la mano del talento interpretativo de Juan Gamba


Autor: Juan Gamba y Andrés Berlanga
Idea e intérprete: Juan Gamba
Directora: Ángela Conde
Lugar: Teatro Lara (Calle Corredera Baja de San Pablo, 15, 28004 Madrid)


No hay comentarios:

Publicar un comentario

-->