EL MÉDICO EL MUSICAL: EL DON DE UN HOMBRE CONVERTIDO EN ESPECTÁCULO - Canal Hablamos

NUEVO

17 octubre 2018

EL MÉDICO EL MUSICAL: EL DON DE UN HOMBRE CONVERTIDO EN ESPECTÁCULO



Una nueva consulta abre en el centro de Madrid. Su titular es un virtuoso, aplicado, inteligente y multidisciplinar especialista con una extensa experiencia por medio mundo. Esta podría ser una pequeña carta de presentación de unos de los personajes más conocidos de la literatura universal creado por el escritor estadounidense Noah Gordon –asistente al pase de prensa de este gran musical creado y producido íntegramente en España– que verá la luz el 17 de octubre en el Teatro Nuevo Apolo. Si disfrutaron de la novela, con más de 10 millones de ejemplares vendidos, y desean poner cara y voz a sus protagonistas les recomiendo asistir a esta consulta.

Antes de analizar de forma profusa esta representación musical es pertinente destacar la constancia y el ahínco personal y profesional de dos de los creadores de este espectáculo: el compositor Iván Macías y el productor Pablo Martínez. Su historia guarda muchas similitudes con el protagonista de la novela. Ambos viajaron hasta la ciudad de Boston para presentar personalmente este proyecto al mismísimo Noah Gordon y a su hijo Michael. Las mejores palabras para continuar fueron: “La emoción de la novela ha conseguido traspasar a la música para que pueda oír mi libro. Estoy encantado de que los lectores ahora puedan experimentar las aventuras de Rob J. Cole de una manera nueva y maravillosa”. Esta es una perfecta y breve descripción de lo que podrá sentir el espectador si asiste a este grandioso musical.

Félix Amador, autor del libreto, y todo el equipo nos invita a revivir el viaje de Rob J. Cole (Adrián Salzedo). La vida de este pequeño cambia por completo el día del fallecimiento de su madre, Agnes (Noemí Mazoy) al descubrir un insólito don en sus manos: puede predecir la muerte de otros. Para ganarse la vida, acompaña a Barber (Joseán Moreno) un mercachifle vendedor del elixir de la felicidad. Con diecinueve años, un médico judío, Merlín, (Fernando Samper), le habla de una prestigiosa escuela de medicina dirigida por el mejor médico de la época, Avicena (Ricardo Truchado), en Isfahan, en la lejana Persia. Rob deja atrás el sombrío Londres y se dispone a cruzar medio mundo para convertirse en médico.

Durante su viaje a través del desierto en una caravana conoce a Mary Cullen (Sofía Escobar) una joven escocesa de la que quedará enamorado. Una vez llegado a su destino nada le será fácil. Allí deberá lidiar con el Sha (Alain Damas), con la peste, la guerra y con una religión desconocida para él. Sólo la amistad (QandrassehBeltrán Iraburu–, KarimJuan Delgado– y Mirdin Raul Ortiz– su vocación y el amor le empujarán a sobrevivir.


Fidelidad a la novela con una realismo desbordante

El Libreto de Félix Amador, con una treintena de premios de narrativa breve y poesía, puede resumirse en la frase de: un joven en busca de hacer realidad su sueño, convertirse en médico. Esta sencillez en la idea central es una de las primeras virtudes de esta adaptación de la novela. Por un lado, el público solo debe disfrutar de las brillantes voces, de la sensacional interpretación y del poderío escénico sin temor a perderse en el argumento; por otro, el elenco sólo debe preocuparse de sacar todo de sí. Amador confecciona un texto con fidelidad plena a la novela publicada en más de 30 países aunque, como no podía ser de otro modo, en el libreto también se potencian las escenas cómicas y dramáticas y los valores del amor y amistad. En definitiva, un realismo desbordante. Una, de las muchas, dificultades del género musical es equilibrar la balanza entre las frases declamadas y cantadas. En esta ocasión, la proporción es perfecta. El texto recitado sirve para dar agilidad a la trama y el cantado para potenciar, de nuevo, la carga emotiva y extraer enseñanzas y conclusiones de las situaciones de los protagonistas.

La dirección global recae en José Luís Sixto, experto en la dirección musical, y Francesc Abós, maestro coreógrafo. Su trabajo conjunto es sobresaliente, pues permite proyectar sobre el escenario las emociones de los protagonistas y el carácter didáctico, luchar por lo que uno cree y crecerse ante las adversidades. Siempre es complejo dirigir una construcción musical pero más aún cuando el reparto supera la cuarentena. Se puede correr el riesgo de cierta entropía escénica o de una mala colocación, errores no aplicables en esta ocasión.  La inteligencia de los directores se observa, por ejemplo, en el buen aprovechamiento del amplio fondo del escenario y en la colocación perfecta del elenco: en el proscenio se sitúan los protagonistas  de cada escena y en la parte trasera los demás actores y actrices.

Al ser una representación extensa, más de dos horas y media con 15 minutos de intermedio incluido, es imprescindible dotar a la obra de un ritmo constante. Sixto, miembro de la Academia de las Artes Escénicas, no solo lo consigue, sino que lo borda por la potencia del relato y por la puesta en práctica, sin abusar de las continúa entradas y salidas del reparto o demás técnicas manidas. Otro elemento esencial, tanto en la trama como en la construcción artística, es el crisol de religiones cristiana, judía y musulmana con una recreación perfecta y exacta de elementos característicos como la dicción, danzas – que posteriormente comentaré– o vestimentas (a cargo del maestro y diseñador Lorenzo Capriles). 


Melodía embriagadora, vibrante y atrayente

El elemento definitorio para hablar del género musical es la fusión entre la música y la canción. La melodía en El Médico está compuesta por el director onubense Iván Macías, uno de los mejores pianistas españoles de su generación. Su amplia trayectoria y sus conocimientos musicales se ponen al servicio de una música embriagadora, vibrante y atrayente. Las frases recitadas con la melodía de fondo son aún más profundas y envolventes. Esto es posible gracias al trabajo del director Oscar Martín Castro y de todo su equipo. La ubicación de la orquesta, formada por más de 20 músicos, en la parte inferior del escenario y la calidad técnica no tiene nada que enviar al género operístico. En definitiva, una obra conjunta colosal y con escasos precedentes en el teatro musical español.

Talento vocal con perfectas polifonías

En el aspecto vocal se abre un apasionante debate sobre la pertinencia de contar o no con cantantes para el teatro musical. En esta ocasión, no existe tal conflicto porque entre el elenco conviven tanto profesionales del mundo de la canción con actores y actrices especializados en este género. En definitiva,  el resultado final es soberbio y sin ningún recelo hacia el género chico. Anteriormente hacía referencia a la facilidad a la hora de seguir el argumento, porque así podemos disfrutar, aún más, de la evolución de los personajes, de la magnífica interpretación y de la polifonía de voces. En El Médico encontramos solos, dúos y coros, con cantantes únicamente seleccionados para potenciar e incrementar la fuerza vocal de algunos protagonistas.

El punto de partida es la historia contada desde los ojos de un niño cuyo deseo era ser médico. Ese muchacho convertido en hombre es Rob J. Cole, interpretado por Adrián Salzedo. Este actor, cantante y bailarín, participante en Tini, el gran cambio de Violetta, se va superando en cada trabajo y, desde mi óptica, su papel en este musical es su cénit, porque le permite vibrar como actor y vocalista. Desde el punto de vista artístico, Salzedo irradia alegría, frescura y vitalidad –incluso en los instantes más dramáticos– y en el terreno vocal su fuerza y calidez son dignas de elogio. Resulta complicado destacar algún número musical concreto pero hay dos que marcan un antes y un después en este personaje y coinciden con su metamorfosis: el primero es “yo partiré” donde decide embarcarse en esta aventura y el segundo es el llanto y suspiro que le permiten continuar cuando todo parecía perdido.

Sofía Escobar da vida a Mary Cullen, una joven adelantada a su época con enorme dulzura, hospitalidad y cariño a su padre. Su pelo rojo como el fuego le traerá algún inconveniente al que deberá enfrentarse con madurez y pragmatismo. Esta actriz y cantante portuguesa, protagonista femenina de El Fantasma de la Ópera, destaca por su dominio en los agudos y realiza dúos asombrosos con Adrián Salzedo –donde su personaje le declarará su amor eterno– o con el tenor venezolano Alain Damas, en el papel de Sha de Persia, con la canción “Soñaba”. Junto a ellos, destacan el actor y cantante Joseán Moreno como el cirujano barbero, Barber y padre adoptivo de Rob J. Cole –protagonista de uno de los mejores números conjuntos de esta obra con "La Panacea Universal"– y el actor de doblaje y musicales Ricardo Truchado, como el médico y maestro Avicena.

Mención especial para el elenco infantil, y para su director Jesús Torres, por sus voces agudas y angelicales y por sus papeles inocentes, transformados fruto de su arduo trabajo en poderío escénico. Algunos de ellos (Victoria Galán, Diego Poch, Paula González, Abril Aguirre, Alicia María Scutelnicu, Noelia Rincón) interpretan al protagonista de la novela. La perfecta elección de todas las voces ha sido posible gracias al trabajo de la directora vocal María José Santos y a unos escrupulosos y exigentes procesos de selección.



Poderío escénico por las complejas coreografías y las fabulosas construcciones técnicas y escenográficas

Los números coreográficos son otro de los elementos definitorios del género musical. En este tipo de obras, con un elevado número de artistas, la coordinación es fundamental para brillar sobre el escenario. En El Médico encontramos espectaculares y coloridas coreografías de Jerome Robbins con un amplio abanico de formas como las distributivas, parciales e individuales. En esta ocasión destacaría la coreografía folclórica –por la importancia de las danzas populares hebreas como los famosos Hava naguila, inspirados en salmos– y los números simétricos grupales por su belleza y pomposidad gracias, de nuevo, al trabajo del diseñador Lorenzo Capriles, del vestuarista Eduardo de la Fuente y del diseñador de peluquería y maquillaje, Feliciano San Román.

Además de por las voces, melodías, textos y coreografías, el público elige el género del musical por la fastuosidad de los decorados y escenografías para introducirle en la historia y al mismo tiempo hipnotizarle. El diseño escenográfico, a cargo de Alfons Flores, es magnífico pues no solo crea elementos palpables y objetivos como el andamio central sino atmósferas subjetivas. El espectador, gracias a los decorados y plataformas móviles, viaja desde el sombrío Londres hasta la mágica Persia a través del inmenso desierto; no obstante, el humo ambiental en ocasiones es excesivo. El elemento más característico y visible del montaje es el suelo con tres anillos giratorios para crear la sensación de la inmensidad del escenario y pasar de una perspectiva bidimensional a una casi tridimensional. En este sentido y para potenciar dicho efecto, se nota la inteligencia de Flores al colocar espejos en los extremos. Otro detalle, probablemente desapercibido, son las frases más célebres de los protagonistas, acopladas a ambos apéndices del escenario.

En la presentación a la prensa, el maestro musical Iván Macías adelantó una peculiaridad, que los asistentes descubrirán al final de cada representación, para elogiar el arduo trabajo, a veces olvidado, de la dirección técnica a cargo de Matías Carbia. El diseño de proyección y videoescena, a cargo de Sabrina Sanchez o Kali Romiglia, está algo lejos de otras cobras actualmente en cartelera como El curioso incidente del perro a media noche; no obstante, la escena de la tormenta del desierto es alucinante y cuenta con un realismo mágico. Por último, los números de magia diseñados por Jorge Blas, la perfecta iluminación de Luís Perdiguero repartiendo los puntos lumínicos por el escenario y el diseño de sonido de Olly Steel terminan de encumbrar esta representación.


En El Médico el musical revivirás la historia escrita por Noah Gordon mientras viajas de Londres a la antigua Persia, vibras con las voces del reparto y sueñas con las melodías mágicas


ALBERTO SANZ BLANCO
PERIODISTA

Director: José Luis Sixto
Compositor y Director Musical: Iván Macías
Libreto: Félix Amador
Coreógrafo: Francesc Abós
Escenografía: Alfons Flores
Vestuario: Lorenzo Caprile
Magia: Jorge Blass
Reparto: Adrián Salzedo  Rob J. Cole., Sofía Escobar  Mary Cullen., Joseán Moreno  Barber, Alain Damas Sha de Persia y Ricardo Truchado maestro Avicena.
Elenco: Beltrán Iraburu, Juan Delgado, Raúl Ortiz, Noemí Mazoy, Álvaro Puertas, Fernando Samper, Alverto Aliaga. Ensamble: Carlos Solano, Judith Tobella, Teresa Ferrer,  Ezequiel Salman, Santiago Cano, Jaume Giró, Mª José Santos, Héctor Otones, Diego Falcón, Tatiana Monells, Carlos Olivella, Pablo López, Antonio M.M., Eva Manjón, Idaira Fernández, Alba Cuartero, Amanda Digón y Eva Marco.
Lugar: Teatro Nuevo Apolo (Plaza Tirso de Molina, 1, 28012 Madrid)

No hay comentarios:

Publicar un comentario

-->