RADIOCOMEDIA: VERDADES Y RISAS COMO ONDAS - Canal Hablamos

NUEVO

03 marzo 2019

RADIOCOMEDIA: VERDADES Y RISAS COMO ONDAS



No descubro nada si afirmo que la radio fue, es y seguirá siendo un medio de comunicación capaz de acompañar a muchos y absorber a todos. Tanto es así que los estadounidenses llegaron a creerse que estaban siendo invadidos por los extraterrestres (y no, no era un programa de humor). En la incipiente democracia española, los hechos más relevantes eran comunicados a través de las ondas, desde el 23-F, “Noche de los transistores”, hasta míticos programas como Protagonistas o Directamente Encarna. Ese espíritu radiofónico con mucha dosis de humor es Radiocomedia, el espectáculo que nos propone David Navarro cada sábado por la noche en el Teatro Príncipe Gran Vía.

Los amantes del humor, en general, y del género monologal cómico, en particular, están viviendo su época dorada. Cada vez son más las compañías y teatros de la capital los que apuestan por ofrecer espectáculos de comedia en vivo o stand-up comedy. No seré yo quien vaticine una burbuja pero a mayor oferta mayor es también la indecisión. Por este motivo, como en cualquier otro ámbito, la fórmula del éxito la resumiría en dos acciones: diferenciarse y arriesgarse. Esto es precisamente lo que hace Navarro, actor, presentador de televisión y humorista con espectáculos anteriores como Cowboy Espacial, en su show. Basándose en el formato clásico de “comedia de pie” es capaz de construir un espectáculo diferente, ágil, divertido y ameno ambientado en la radio de los años 80, donde el humor es el verdadero protagonista. Solo por esta originalidad y osadía su propuesta ya es digna de aplauso.


Algunos creen haberlo inventado todo, pero al igual que las telenovelas antes fueron radionovelas, los monólogos televisivos también lo fueron antes radiofónicos. Todo magazine que se preciara debía contar con una sección donde, de forma satírica, se repasara la actualidad social y política; además de incorporar otros espacios como boletines informativos, entrevistas y la omnipresente publicidad. Todos esos ingredientes, con sintonía y cortinilla incluidas, los encontramos en Radiocomedia. Navarro –ataviado con una camisa corporativa del espectáculo y con unas zapatillas con mucho mundo–, con la ayuda de su acompañante Diana Lucena, propone a los espectadores retrotraerse a la infancia donde, como él, muchos trastearon con un viejo radiocasete, ponían sus canciones favoritas y, en definitiva, jugaban a ser locutores profesionales. Ahora, un Navarro, aunque es de Jaén, más crecidito pretende que el espectador sea partícipe de ese “juego” y disfrute de sus monólogos, música, vídeos y secciones propias de un programa de radio. Reto conseguido.

La estructura de Radiocomedia es otro de los puntos fuertes de este espectáculo. No me apasionan demasiado los monólogos basados en digresiones sin hilo conductor y este, como ya he relatado, lo tiene. Además, no es incompatible con espacios donde Navarro hace gala de su don para la improvisación, el humor canalla y la interacción con los presentes. Sin desvelar demasiado, hay secciones donde los dos protagonistas emulan los boletines informativos, con noticias desternillantes y quién sabe si reales. El consultorio, con llamadas de los oyentes de lo más peculiares. Publicidad, doblando anuncios con voz radiofónica y entrevistas. Esta última sección es, desde mi óptica, la más reseñable por su complejidad. No es fácil contactar cada fin de semana con un personaje diferente, como humoristas, imitadores y profesionales del mundo del espectáculo. Esta variedad también hace que el espectador pueda acudir cuantas veces quiera y siempre verá algo diferente.

A ritmo rockero y con una actuación musical, David Navarro –participante de series como Muchachada Nui, La Familia Mata y Aída– y su acompañante Diana Lucena –actriz con amplia formación– conectan desde el inicio con el espectador por su pasión, vitalidad y energía desbordante y contagiosa. Este tándem es perfecto; mientras el primero va dando rienda suelta a su ingenio –con frases y comparaciones ingeniosas y con monólogos sobre aspectos cotidianos de la vida, como el notable incremento de idiotas, el sufrimiento por amor o las estafas de las multinacionales– Lucena, desde la pecera imaginaria como técnica de sonido, le apostilla, glosa, provoca y ejerce de confidente para insuflarle ánimo y frescura a él y al espectáculo en su conjunto. Porque como ella dice: “Lo haces muy bien”.


Una característica, casi propia, de la radio es la credibilidad, pues así es percibida por los oyentes. Esta particularidad es extraída y proyectada por Navarro y Lucena en Radiocomedia. Prueba de ello, la frase más repetida del monologuista jienense es: “Esto es así” o la metáfora visual propuesta en el cartel del espectáculo y que invito a todos a descubrirla. La confidencialidad también es propia de este medio, tratar al oyente como un igual, como un confidente. En este sentido,  hubiera sido positivo que Navarro narrara algún aspecto más de su vida, como por ejemplo su valiente decisión de dejar atrás su plaza de funcionario en Jaén para embarcarse en el incierto y difícil mundo del humor en la capital.

La puesta en escena es de lo más sugerente y realmente proyecta el estudio de una cadena de radio. Desde el control de producción en forma de un aparato de radio antiguo, hasta el set improvisado de entrevistas. Otros puntos positivos son el uso de la videografía como fondo de acompañamiento de algunos monólogos y minutos musicales y los contrastes en la iluminación, en función de cada momento, pero siempre bajo una atmósfera intimista y acogedora. En definitiva, un arriesgado planteamiento y una genial ejecución con un resultado sobresaliente.


En Radiocomedia disfrutarás de un monólogo diferente, ingenioso e hilarante bajo una estética radiofónica y con un lúcido y certero Navarro como locutor


Alberto Sanz Blanco
Periodista

Creador y monologuista: David Navarro
Participantes: David Navarro y Diana Lucena
Lugar: Teatro Príncipe Gran Vía  (Calle de las Tres Cruces, 8, 28013)


No hay comentarios:

Publicar un comentario

-->