CLÍMAX: SATISFACCIÓN VISUAL Y TEATRAL - Canal Hablamos

NUEVO

18 mayo 2019

CLÍMAX: SATISFACCIÓN VISUAL Y TEATRAL



Todos buscamos comprender y ser comprendidos además de amar y ser amados. La búsqueda por lograrlo también puede hacernos no disfrutar de otros momentos o no saber apreciarlos. De pequeños instantes, de historias pasadas y de deseos futuros nos habla esta comedia representada en el Teatro Alfil en su séptima temporada.

En Clímax conocemos a cuatro variopintos personajes en situaciones inesperadas a cada cual más rocambolesca. En un lugar, al principio indeterminado, dos voces (Nicolás Gaude y Alicia Fernández) hacen por comunicarse e intentar ayudarse. A partir de ahí emanan diferentes relatos humanos como un adolescente desesperado por la búsqueda de un amor imposible (David Trabucchelli), dos mujeres (Alicia Fernández y Cristina Soria) felices ante la expectativa de un sueño a punto de realizarse y, por último, una mujer enfrentada a la persona que le robó el amor de su juventud.

Alejandro Melero, profesor de Guión y Narrativa Audiovisual de la Universidad Carlos III de Madrid, firma el texto como autor en un trabajo solvente y divertido a la vez. La metáfora para describir su libreto es la de un puzle donde el público debe descubrir dónde insertar cada pieza (relato). En este sentido, la estructuración de la obra, en forma de sketches, resulta inusual al no encontrar una relación evidente entre las historias que no, así, entre los relatos. En ellos, sí vislumbramos un hilo conductor en forma de sentimientos humanos. Todos los protagonistas necesitan y buscan “un poco de cariño”, como llega a reconocer uno de ellos. Sin embargo, hubiera sido positivo trazar algún puente entre algunas de las escenas para aprovechar, por ejemplo, el potente y sorpresivo comienzo y contar con un final más resolutivo.


En relación a la gramática textual, Melero (autor de obras como Nuestro Hermano, Dímelo al oído o Éxtasis)  demuestra su maestría académica al proponer comparaciones ingeniosas, diálogos con gran carga emocional envueltos en conversaciones intrascendentes de naturaleza cómica; dichas conversaciones ponen de manifiesto su capacidad sanadora y reflexiva tanto para los protagonistas como para el espectador. No obstante, algunos diálogos son algo extensos y rompen con el ritmo ágil de la representación.

La dirección recae en Paco Rodríguez e Isidro Romero con diversos trabajos anteriores, precisamente, con el autor de esta obra; de ahí la buena trasposición entre el libreto y la dirección. De su trabajo me quedo con el potencial humano imprimido a Clímax, así como su carácter actual. De igual forma, Rodríguez (Tú a Boston y yo...., Crazy Tracy y La Partida) y Romero (Una vida perfecta, Dímelo al oído) con su dirección reivindican el desnudo humano y la diversidad sexual. A pesar de los avances en este arte, todavía observo reticencias en ambos temas en contraposición, por ejemplo, con los géneros cinematográficos.  

El elenco, bajo la producción de LaindaloCreaciones, realiza un magnífico trabajo, interpreta diferentes papeles con solvencia, sabe escenificar todos los sentimientos e inseguridades y, en definitiva, potencia las emociones de sus respectivos personajes. Además, a mi juicio, sus protagonistas alcanzan de algún modo el título de la representación.


Nicolás Gaude –con innumerables papeles en series televisivas (Servir y Proteger, Amar es para Siempre) y producciones teatrales (No se puede mirar, Nude&Naked) – clava la cara de estupefacción y desconcierto en la primera de las escenas y, a diferencia de su personaje, no está desubicado en el escenario. Además, demuestra su vis cómica en su papel de masajista y consultor amoroso. En definitiva, un actor todoterreno con enorme gestualidad facial y corporal. El actor David Trabucchelli, con estudios en Arte Dramático, deja ver su portentoso físico al pasar más tiempo sin ropa que con ella. Bromas aparte, este modelo nos regala escenas muy divertidas y cariñosas a la vez.

Alicia Fernández –con papeles en teatro (El instante antes de que todo acabe), cine (Yucatán, Villaviciosa de al lado) y televisión (I-Family) – pone el listón más alto interpretativamente hablando. En la primera escena da vida a una joven ilusa y soñadora, interpretándola con gran delicadeza. A medida que avanza la obra, cambia de registro y demuestra su fortaleza y seguridad escénicas. Por último, Cristina Soria – actriz de amplia formación con innumerables apariciones en cine, teatro y televisión– demuestra su dominio en el género del sketch y tiñe a su personaje y a la obra en su conjunto de un dramatismo y realismo sensacionales.

La construcción escenográfica, a cargo de Pamela Sánchez, es sencilla, funcional y recrea los espacios donde se desarrollan las acciones. Además, encaja a la perfección con la distribución del teatro, la cual me recordó a las antiguas salas de espectáculo de variedades.


En Climax disfrutarán de una comedia divertida, humana, actual con situaciones rocambolescas y con cuatro grandes actores


Alberto Sanz Blanco
Periodista


Autor: Alejandro Melero.
Dirección: Paco Rodríguez e Isidro Romero.
Reparto: Alicia Fernández, Cristina Soria, Nicolás Gaude, Berta Hernández, David Carrillo y David Trabucchelli.
Lugar: Teatro Alfil (Calle del Pez, 10).

No hay comentarios:

Publicar un comentario

-->