LA CORRALA DEL REINA VICTORIA – LA REVOLTOSA: LARGA VIDA A LA ZARZUELA - Canal Hablamos

NUEVO

13 julio 2019

LA CORRALA DEL REINA VICTORIA – LA REVOLTOSA: LARGA VIDA A LA ZARZUELA



¡La corrala no se vende se defiende! Gritan los vecinos de los barrios populares madrileños ante un posible desahucio para convertir sus casas en un lujoso hotel para turistas. La resolución judicial aún puede tardar pero tienen la fortuna de que durante los meses de julio y agosto el Teatro Reina Victoria se convierte en la corrala de la villa y pone a su disposición sus instalaciones para albergar una selección de las mejores zarzuelas: La Revoltosa, El Bateo, La verbena de la Paloma y Agua, azucarillos y aguardiente, de la mano de la Compañía Lírica Ibérica.

En el año de las grandes superproducciones musicales, otras obras del mismo género parecen quedar ensombrecidas o supeditadas a las primeras; sin embargo, si profundizamos mínimamente sobre el tema es una percepción equivocada. La prueba está en la obra que nos ocupa. Alguien podría asociar a la zarzuela con una composición arcaica de temática antigua con música pasada de moda y condenada al fracaso o a estar albergada en discos de vinilo empolvados en un obscuro y triste desván. Nada más lejos de la realidad. Bien es cierto que los títulos clásicos narran historias pasadas teñidas de las características sociales de la época, aunque hay temas, como los amores y desamores, nunca pasados de moda. Si a esto le sumamos una actualización en forma y contenido, tenemos zarzuela para rato. En definitiva, ni el género chico tiene nada que envidiar a otras obras de contenido musical –algunos números incluso parecen estar inspirados en él– ni veremos su desaparición. No obstante, es pertinente agradecer al teatro Reina Victoria y a José Luis Gago, como coordinador general de la producción, el seguir apostando por este genuino y castizo género.

Las dos primeras semanas de julio, la obra a representar es La Revoltosa, con libreto de José López Silva y Carlos Fernández Shaw y música compuesta por el maestro Ruperto Chapí. Quizá sea uno de los títulos más conocidos y definitorios de las características del sainete lírico, en este caso de un acto. Existen patrones comunes entre todas ellas aunque cada libretista va incorporando su sello personal. Con el paso de los años, de adaptaciones y trasposiciones, esta mirada particular va fusionándose con la propia del responsable de llevarlo a escena como Estrella Blanco, al frente de la dirección artística, José Luis Gago en la escénica y Fran Fernández Benito, al frente de la dirección musical y orquesta. Su trabajo en sus respectivos ámbitos es fabuloso y el resultado, evidentemente, huele a zarzuela.


Los asistentes revivirán la historia de amor entre Felipe (Darío Gallego) y Mari Pepa (Mariana Isaza), dos vecinos de una corrala madrileña los cuales parecen no soportarse, aunque la realidad sea bien distinta y lo que les separe sea solamente no reconocer el amor mutuo. La belleza de la joven tiene prendados a Tiberio (Alberto Porcell), Cándido (José Luis Gago) y Atenedoro (Alejandro Rull), quienes están deseando tener una cita a solas con Mari Pepa a escondidas de sus respectivas parejas Soledad (María Gutiérrez), Gorgonia (Estrella Blanco) y Encarna (Sonia Gascón). Las tres mujeres urdirán un plan para escarmentar a los hombres y, de paso, acabará desvelando los verdaderos sentimientos de la pareja protagonista.

Como podrán extraer de esta breve sinopsis, la temática amorosa aderezada con divertidos enredos es el eje central de la representación y no dista mucho de cualquier proceso de enamoramiento actual. De hecho, ojalá todos estuvieran narrados bajo el marco de la prosa versada, la ironía inteligente, la abundancia de adjetivos para reflejar lisonjas y alabanzas, sonoros epítetos de adulación y halago y demás figuras retóricas. Incluso las discusiones, acompañadas de tacos, produce deleite escucharlas por su ingenio y virtuosismo. Hasta para el insulto hay que tener clase.

Como antes hice referencia, cuando nos encontramos ante una versión de un clásico, con independencia del género o temática, es necesario mantener la esencia y trama originales e incorporar la mirada propia del director, normalmente en consonancia con la coyuntura presente. Ambas premisas están presentes en La Revoltosa y cumple con el objetivo de la compañía: “Es la nuestra una apuesta clásica en lo visual, pero con especial cuidado en las formas para hacer encajar la zarzuela tanto a un público habitual como al desconocedor del género”. Con mucho ingenio y atino, esta versión cuenta con referencias a la actualidad política y social. En referencia a esta última, cabe mencionar el pertinente introito con la temática de los desahucios. Todo ello sin perder el espíritu popular, castizo y localista basado en valores tradicionales, con una tendencia a lo cómico que incita a mantener la sonrisa de principio a fin.


En lo relativo a la puesta en escena, José Luís Gago se decanta con acierto por la estética realista y costumbrista con una escenografía rica en detalles que representa a la perfección una corrala madrileña. Lo más representativo y vistoso de la zarzuela son los números basados en romanzas, dúos, coros y concertantes, además de pasajes instrumentales. En este sentido, la proporción entre las partes instrumentales, vocales y habladas es perfecta. Estrella Blanco, al frente de la dirección artística, también realiza un magnífico trabajo, y junto con Gago, consigue que el elevado número de actores y actrices no se traduzca en entropía escénica y las entradas y salidas de los personajes sean limpias y vistosas.

Como cualquier género musical, la exigencia y calidad vocales deben ser superlativas, como así ocurre en esta representación. Todos los artistas, ataviados con trajes de época supervisados por Mario Pera, están a un altísimo nivel y brillan por sus solos, dúos y polifonías grupales, además de por la correcta ejecución de la complicada técnica del parlato. Resulta complicado, debido al elevado número de actores y actrices, hacer mención a todos ellos. No obstante, sí destacaría uno de los dúos por su sentimentalismo y ejecución exquisita de la pareja protagonista interpretada por el tenor Darío Gallego y la soprano Mariana Isaza. Así mismo, la presencia escénica, la voz cálida y profunda, y vis cómica de polifacético cantante y actor de teatro, cine y televisión, Rafa Casette. La gestualidad facial y corporal y el contraste de voces de los tres pretendientes interpretados por Alberto Porcell, José Luis Gago y Alejandro Rull; así como la comicidad y potencia vocal del trío de mujeres y maridos de los anteriores, a quienes les dan vida María Gutiérrez, Estrella Blanco y Sonia Gascón. Por último, es de justicia mencionar la brillante, compleja y vistosa actuación coreográfica, supervisada por Alejandra Rodrígez, de los bailarines José Rabasco y Nadia Pascual.

Otro pilar fundamental es la orquesta de cámara en directo, con once instrumentos: percusión, violín primero, violín segundo, viola, contrabajo, fagot, trompeta, flauta, piano, oboe, trompa, chelo y pícolo, entre otros. Los encargados de ejecutar las conocidas y contagiosas melodías, basadas en el folclorismo y espíritu popular urbano, son los miembros de la orquesta Camerata Villa de Madrid –bajo la dirección del maestro Fran Fernández Benito– los cuales me sorprendieron, de además por su brillante ejecución instrumental por su juventud, no ligada a la inexperiencia. En conclusión ¡Larga vida a nuestra zarzuela!



En La corrala del Reina Victoria disfrutarán de una selección de las mejores, castizas y costumbristas zarzuelas, de la mano de la Compañía Lírica Ibérica, con enorme lirismo vocal y una realista puesta en escena


Alberto Sanz Blanco
Periodista @AlbertoSBlanco

Libreto: José López Silva y Carlos Fernández Shaw
Música: Ruperto Chapí.
Dirección artística: Estrella Blanco
Dirección escénica: José Luis Gago
Dirección musical: Fran Fernández Benito
Reparto: Mariana Isaza, Darío Gallego, Rafa Casette, José Luis Gago, Estrella Blanco, Alejandro Rull, María Gutiérrez, Alberto Porcell, Sonia Gascón, Olivia Pablo, Carmen Sanchís, Inés López, Eva Badía, José Rabasco y Nadia Pascual.
Lugar: Teatro Reina Victoria (Carrera de S. Jerónimo, 24, 28014 Madrid)




No hay comentarios:

Publicar un comentario

-->