QUE NADIE SE MUEVA: ¡ALTO A LA AUTORIDAD Y A LAS RISAS! - Canal Hablamos

NUEVO

15 enero 2020

QUE NADIE SE MUEVA: ¡ALTO A LA AUTORIDAD Y A LAS RISAS!



Si nos entran a robar en casa llamamos a la Policía. Si no encontramos una dirección y vemos de soslayo a algún agente le preguntamos. Si nos caduca o hemos perdido algún documento de identidad acudimos a la comisaría más cercana y así un largo etcétera. En definitiva, las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado sirven para prácticamente cualquier cosa, incluido para protagonizar una divertida parodia sobre los distintos cuerpos policales, como la que pueden presenciar en los Teatros Luchana.

Un cadáver, precedido de una llamada anónima, ha aparecido en medio del escenario y los miembros del público son los principales sospechosos. La lógica apunta a que sea la Policía Nacional (Elena Lombao) quien se encargue de investigarlo y esclarecer lo sucedido pero, de forma inesperada, también aparecen un agente de los Mossos D´Escuadra (Agustín Jiménez), un miembro de la Ertzaintza (Jon Plazaola) y hasta la mismísima Benemérita (Sara Gómez). En conclusión, cuatro representantes de las Fuerzas de Seguridad del Estado, un cadáver y un crimen que resolver; si bien lo más complicado del caso será colaborar entre ellos y averiguar quién es el muerto y a quién le corresponde.

Con la sinopsis expuesta, los profesionales en escena y el sello de Promotora 600, productora del espectáculo, no hace falta remarcar que estamos ante una comedia contemporánea con tintes surrealistas. En televisión habíamos visto algo similar pero nunca en teatro. Este es el primer acierto de Jon Plazaola y Esteban Roel como responsables del texto. Con ingenio y mucha guasa, ambos dramaturgos construyen una comedia donde detrás de los chistes fáciles, de escenas incomprensibles y de algún que otro desvaríe hay una sobresaliente sátira política de la España que nos ha tocado vivir y una contundente crítica, envuelta de sutileza, de las malas condiciones labores de las FCSE y de la ansiada pero nunca conseguida, equiparación salarial real.



Dentro de la dramaturgia, el plano teatral sea probablemente lo menos vistoso a mi juicio. El hilo argumental sustentado en el cadáver no da tanto juego como en un principio esperaba y la sucesión de escenas y la forma de unirlas tampoco terminó de convencerme del todo. No obstante, esta mirada ortodoxa en obras cómicas, donde el surrealismo ocupa la forma y el fondo de la acción, no tiene tanta importancia como en otras representaciones regidas por patrones más clásicos. Dicho de otro modo, estoy convencido que el espectador reirá y disfrutará de los hilarantes gags, de las divertidas parodias y de la suma de los factores antes mencionados sin reparar tanto en la estructuración o continuidad de la trama.     

Esteban Roel se desdobla de su faceta como dramaturgo y toma la batuta de la dirección. La principal dificultad, resuelta con acierto, reside en aportar orden al caos que le rodea (en el sentido teatral y positivo de la acción). Otro reto superado por este director mexicano, nominado al Premio Goya a la Mejor Dirección Novel por Musarañas, está en saber dirigir a cuatro actores de reconocido prestigio en el mundo del humor. Tampoco podemos pasar por alto la alta interacción del reparto con los presentes, con sorpresas para el público, ni la implicación de los mismos en el desarrollo de la representación. Un detalle que el espectador siempre sabe agradecer.

En obras cómicas, por muy ameno y divertido que sea el texto, sin una buena implementación sirve para poco, pues como sabrán ustedes el fin último es la risa del espectador. Los dos actores y las dos actrices en escena saben cómo provocar esa carcajada, aunque en algunos instantes noté un énfasis excesivo como si trataran de convencer al público de que ciertas frases eran chistes.



La primera en llegar al lugar de los hechos es Elena Lombao, quien da vida a Manuela Marchena, agente de la Policía Nacional con gran conocimiento de la teoría pero con escasa experiencia. Esta presentadora y actriz, participante en conocidas series televisivas, goza de enorme expresividad facial y corporal y todo lo que “toca” lo convierte en comedia, como ya pudimos apreciar en obras teatrales anteriores como Ben-hur. En esta ocasión, sabe imprimir a su personaje un carácter inocente y pueril muy cómico así como una contundente defensa a la causa feminista.  Desde Barcelona, o al menos eso dice él, llega Pep Llorens, un Mossos D´Escuadra con poco cariño a la capital y mucho al uso de la fuerza. El pragmatismo, la contundencia y el humor desmedido son cualidades de Agustín Jiménez, uno de los mejores cómicos de este país con innumerables apariciones en teatro, cine y televisión. Además, cuando la representación parece dormitar, este monologuista sabe cómo reactivarla con interpelaciones al espectador.

Jon Plazaola, humorista y actor conocido por su papel en la exitosa serie Allí abajo, deja la chaqueta de director y encarna, como no podía ser de otro modo dado su procedencia, a un Ertzaintza. De su actuación destacaría la naturalidad y la buena desenvoltura en el escenario, que yo traduciría en realismo y esa ecuación termina por resultar muy cómica. Si no eran suficientes cuerpos policiales, Sara Gómez encarna a Bene, miembro de la Guardia Civil con autoridad suficiente para coordinar, o por lo menos intentarlo, a todo el equipo. Esta actriz, conocida por sus papeles en series como Bicho malo (nunca muere), Tierra de lobos o Gym Tony pone el listón más alto interpretativamente hablando y es quien controla el pulso de la representación. Su actuación está cargada de vivacidad, potencia y garra y de forma global, denota una madurez con respecto a otros papeles.

La construcción escenográfica es simple pero funcional y recrea el ruedo de una plaza de toros, con burladero incluido; pues efectivamente los protagonistas deben lidiar con dificultades o con ellos mismos. Otro aspecto positivo es el sobresaliente encaje de los recursos sonoros en el desarrollo de la acción, como herramienta de dinamización. En definitiva, una comedia al margen de la ley y de armas tomar.


Un asesinato que resolver por un cuarteto de agentes de la “autoridad” en mano de cuatro grandes cómicos ¿Qué puede salir mal? Por si acaso, “Que nadie se mueva”


Autores: Jon Plazaola y Esteban Roel
Director: Esteban Roel
Reparto: Jon Plazaola, Agustín Jiménez, Sara Gómez y Elena Lombao
Lugar: Teatros Luchana (Calle de Luchana, 38, 28010)


No hay comentarios:

Publicar un comentario

-->