MUSEO DE LAS ILUSIONES: ¿SENTIR LO IMAGINARIO O IMAGINAR LO SINSENTIDO? - Canal Hablamos

NUEVO

27 octubre 2020

MUSEO DE LAS ILUSIONES: ¿SENTIR LO IMAGINARIO O IMAGINAR LO SINSENTIDO?

 


Con tanto sufrimiento colectivo, la capacidad de ilusionar se ha visto mermada. No hay sensación más placentera que la de experimentar una emoción positiva por un hecho, aunque provenga de un objeto. Si desean dudar de sus sentidos, entusiasmarse con efectos increíbles y explorar un abanico de nuevas y desconocidas ilusiones pueden visitar el Museo de las Ilusiones, situado en la calle Doctor Cortezo número 8, y dejarse llevar por ellas.


La sociedad ha establecido como norma consuetudinaria que un museo es un lugar de silencio donde los visitantes observan las obras sin posibilidad de tocarlas. Esta concepción es opuesta a este museo –cuyo concepto original nació en Zagreb, Croacia, en 2015– donde lo ideal, además de ver, es tocar. Los asistentes disfrutarán de una experiencia visual, sensorial y educativa nacida de objetos artificiales aparentemente simples pero que colocados de forma estratégica sorprenderán hasta los más escépticos.


En el primer instante, nada más pisar la entrada del recinto, observé caras de asombro por la ruptura del marco de lo convencional antes mencionado. Una vez entendido el concepto de museo, gracias a las explicaciones del personal, el visitante irá introduciéndose en el mundo de las ilusiones mientras deambula por las diferentes estancias, participa de sus juegos, fotografía los mejores momentos y aprende con los increíbles efectos visuales.


Los visitantes, más de mil diarios, disfrutarán en vivo de las conocidas ilusiones ópticas generadas por una estimulación excesiva en los ojos o el cerebro –como hologramas, estereogramas o el siempre divertido universo caleidoscópico– lo que podemos denominar de carácter fisiológico y también las de carácter cognitivo como el conocido jarrón de Rubin en el que percibimos dos caras o un jarrón indistintamente. Las ilusiones fotográficas también están presentes y, si me permiten la broma, no son recomendadas para personas asustadizas porque además de trucos creativos con cuadros, láminas e imágenes unos ojos están pendientes de todos sus movimientos. En sus pasillos seremos capaces de cambiar de tamaño, multiplicarnos, invertirnos, inclinarnos, jugar con nosotros mismos y hasta hacernos desaparecer. Un recorrido divertido, inteligente y divertido donde también se permiten inmortalizar los mejores momentos con nuestra cámara.



Además de su carácter innovador, es reseñable el carácter didáctico. Todas las “obras” van acompañadas de sus respectivas leyendas donde explican qué ilusión vamos a experimentar y cómo llevarla a cabo, además de sugerentes frases de celebres personajes repartidas por las paredes del recinto. Estoy convencido que algunos de los asistentes habrán oído hablar de algunas de ellas pero ¿Cuántos lo habrán sentido? Quizá lleguen a la conclusión de las limitaciones del sentido visual del ser humano y la posibilidad de distorsión en lo relativo a la forma, el color, la dimensión y la perspectiva de lo observado. De ahí que esta actividad sea una alternativa de ocio local ideal para acudir con familia, amigo, parejas o, por qué no, también en compañía de uno mismo.


Entre las más de 50 ilusiones de pequeño, mediado y gran formato, los asistentes también podrán crear sus propias ilusiones con juegos y puzles educativos e intrigantes. Estos rompecabezas tienen la cualidad de ser divertidos a la vez que frustrantes y podemos adquirirlos en la tienda oficial del museo para seguir practicando en casa. Por otra parte, como no puede ser de otro modo, el museo, presente en 20 países alrededor de mundo, cumple con todas las medidas de seguridad necesarias (límite de aforo, control de temperatura, mascarilla y desinfección permanente de las instalaciones) para que el visitante solo tenga que preocuparse de disfrutar.


En el Museo de las ilusiones traspasarán la barrera de la lógica con ilusiones ópticas al alcance de todos en un recorrido divertido, original, innovador y didáctico

 

Alberto Sanz Blanco

Periodista

 

Dirección: Calle del Doctor Cortezo, 8. 28012 Madrid

Contacto: 911 03 34 55 madridinfo@museumofillusions.es

Horario: miércoles, jueves y viernes (12:00 a 22:00), último pase a las 21:00h. Sábado (10:00 a 22:00), último pase 21:00 y domingo (10:00 a 21:00), último pase 20:00h.

 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

-->